Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2018/2119(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0159/2019

Textos presentados :

A8-0159/2019

Debates :

PV 13/03/2019 - 17
CRE 13/03/2019 - 17

Votaciones :

PV 13/03/2019 - 19.13

Textos aprobados :

P8_TA(2019)0201

Textos aprobados
PDF 158kWORD 52k
Miércoles 13 de marzo de 2019 - Estrasburgo Edición provisional
Semestre Europeo para la coordinación de las políticas económicas: Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento para 2019
P8_TA-PROV(2019)0201A8-0159/2019

Resolución del Parlamento Europeo, de 13 de marzo de 2019, sobre el Semestre Europeo para la coordinación de las políticas económicas: Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento para 2019 (2018/2119(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), en particular el artículo 121, apartado 2, los artículos 126 y 136, y el Protocolo n.º 12,

–  Visto el Protocolo n.º 1 sobre el cometido de los Parlamentos nacionales en la Unión Europea,

–  Visto el Protocolo n.º 2 sobre la aplicación de los principios de subsidiariedad y proporcionalidad,

–  Visto el Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria,

–  Visto el Reglamento (UE) n.º 1175/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de noviembre de 2011, por el que se modifica el Reglamento (CE) n.º 1466/97 del Consejo, relativo al refuerzo de la supervisión de las situaciones presupuestarias y a la supervisión y coordinación de las políticas económicas(1),

–  Vista la Directiva 2011/85/UE del Consejo, de 8 de noviembre de 2011, sobre los requisitos aplicables a los marcos presupuestarios de los Estados miembros(2),

–  Visto el Reglamento (UE) n.º 1174/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de noviembre de 2011, relativo a las medidas de ejecución destinadas a corregir los desequilibrios macroeconómicos excesivos en la zona del euro(3),

–  Visto el Reglamento (UE) n.º 1177/2011 del Consejo, de 8 de noviembre de 2011, por el que se modifica el Reglamento (CE) n.º 1467/97, relativo a la aceleración y clarificación del procedimiento de déficit excesivo(4),

–  Visto el Reglamento (UE) n.º 1176/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de noviembre de 2011, relativo a la prevención y corrección de los desequilibrios macroeconómicos(5),

–  Visto el Reglamento (UE) n.º 1173/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de noviembre de 2011, sobre la ejecución efectiva de la supervisión presupuestaria en la zona del euro(6),

–  Visto el Reglamento (UE) n.º 473/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de mayo de 2013, sobre disposiciones comunes para el seguimiento y la evaluación de los proyectos de planes presupuestarios y para la corrección del déficit excesivo de los Estados miembros de la zona del euro(7),

–  Visto el Reglamento (UE) n.º 472/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de mayo de 2013, sobre el reforzamiento de la supervisión económica y presupuestaria de los Estados miembros en la zona del euro cuya estabilidad financiera experimenta o corre el riesgo de experimentar graves dificultades(8),

–  Vistos la Comunicación de la Comisión, de 21 de noviembre de 2018, titulada «Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento para 2019: Por una Europa más fuerte en un contexto de incertidumbre a escala mundial» (COM(2018)0770) y el Informe sobre el Mecanismo de Alerta 2019 (COM(2018)0758),

–  Visto el informe anual del Consejo Fiscal Europeo de 10 de octubre de 2018,

–  Vistas las previsiones económicas europeas de la Comisión (de otoño de 2018 e invierno de 2019),

–  Visto el Reglamento (UE) 2017/825 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de Mayo de 2017, relativo a la creación del programa de apoyo a las reformas estructurales para el período 2017 a 2020 y por el que se modifican los Reglamentos (UE) n.º 1303/2013 y (UE) n.º 1305/2013(9),

–  Visto el Informe de 2018 sobre el envejecimiento, publicado por la Comisión el 25 de mayo de 2018,

–  Vista la Recomendación de Recomendación del Consejo, de 21 de noviembre de 2018, sobre la política económica de la zona del euro (COM(2018)0759),

–  Vista su Resolución, de 16 de febrero de 2017, sobre la mejora del funcionamiento de la construcción de la Unión Europea aprovechando el potencial del Tratado de Lisboa(10),

–  Vistos el Informe de los cinco presidentes, de 22 de junio de 2015, titulado «Realizar la Unión Económica y Monetaria europea», el Libro Blanco de la Comisión sobre el futuro de Europa, de 1 de marzo de 2017, y el documento de reflexión de la Comisión sobre la profundización de la Unión Económica y Monetaria, de 31 de mayo de 2017,

–  Visto el Informe del Eurogrupo a los dirigentes sobre la profundización de la Unión Económica y Monetaria, de 4 de diciembre de 2018,

–  Vista la declaración de la Cumbre del Euro de 14 de diciembre de 2018,

–  Vista la Resolución del Comité Europeo de las Regiones, de 10 de octubre de 2018, sobre las políticas económicas para la zona del euro y con vistas al Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento 2019(11),

–  Visto el artículo 52 de su Reglamento interno,

–  Vistos el informe de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, las opiniones de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria y la Comisión de Desarrollo Regional y la posición en forma de enmiendas de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género (A8-0159/2019),

A.  Considerando que la economía europea entra ahora en su séptimo año de crecimiento ininterrumpido; que las previsiones de crecimiento del PIB de la zona del euro y de la Unión se han ajustado a la baja y que se prevé un crecimiento, respectivamente, del 1,3 % y el 1,5 % en 2019 y del 1,6 % y el 1,8 % en 2020 (EU27); que se espera que la tasa de crecimiento se modere aún más, en parte debido a la creciente inquietud ante las perspectivas de crecimiento mundial; que el rendimiento de los Estados miembros en materia de economía y empleo sigue siendo dispar;

B.  Considerando que en diciembre de 2018 el desempleo en la zona del euro y en la Unión se situaba, respectivamente, en el 7,9 % y el 6,6 %; que la tasa de desempleo en muchos Estados miembros sigue estando por encima de los niveles anteriores a la crisis, particularmente en el caso del desempleo de larga duración, y que el desempleo juvenil siendo elevado en algunos Estados miembros;

C.  Considerando que la tasa de empleo en la Unión está creciendo, aunque de manera desigual en los Estados miembros; que en el tercer trimestre de 2018 había 146 millones de ocupados en la zona del euro, la cifra más alta jamás registrada; que muchos de los puestos de trabajo creados son a tiempo parcial;

D.  Considerando que el crecimiento económico sigue siendo frágil y varía entre los Estados miembros, entre continuas tensiones geopolíticas que afectan al comercio global y persistentes incógnitas en torno a las futuras relaciones de la Unión con el Reino Unido;

E.  Considerando que Europa aún sufre un déficit de inversiones, pese a que desde hace años disfruta de unos tipos de interés excepcionalmente bajos y a que las condiciones de financiación siguen siendo favorables;

F.  Considerando que, según las previsiones de Eurostat, la tasa de dependencia de la población de más edad en la Unión, si se mantienen las políticas actuales, se incrementará del 29,3 % en 2016 al 52,3 % en 2080, lo que equivale a menos de dos personas en edad laboral por cada persona de edad avanzada; que existen enormes diferencias entre los Estados miembros a este respecto;

G.  Considerando que en las dos últimas décadas la productividad total de los factores en la zona del euro se ha quedado a la zaga de las principales economías mundiales;

H.  Considerando que se espera que la ratio deuda/PIB de la zona del euro continúe la tendencia a la baja de los últimos años y que pase de alrededor del 87 % en 2018 a alrededor del 85 % en 2019; que, según las previsiones de la Comisión, se espera, no obstante, que diez Estados miembros presenten ratios deuda/PIB de más del 60 % en 2019 y que en siete Estados miembros la ratio permanezca por encima del 90 %; que las medidas de reducción de la deuda se han aplicado con lentitud en algunos Estados miembros; que, según las previsiones, cinco Estados miembros de la zona del euro con ratios elevadas de deuda respecto del PIB sufrirán en 2019 un déficit estructural significativo;

I.  Considerando que no se prevé que ningún Estado miembro perteneciente a la zona del euro presente un déficit superior al umbral del 3 % del PIB en 2019 y que se espera que el déficit global agregado de la zona del euro haya disminuido hasta el 0,6 % del PIB en 2018 y aumente ligeramente hasta el 0,8 % del PIB en 2019;

J.  Considerando que la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas de los Estados miembros es un motivo de preocupación por lo que respecta a la justicia intergeneracional;

K.  Considerando que el superávit de la balanza por cuenta corriente alcanzó su máximo nivel en 2017 y que se espera que en 2019 y 2020 disminuya ligeramente hasta situarse en torno al 3,6% del PIB en la zona del euro y al 2,3 % del PIB en la Unión, por lo que se sitúa entre los más elevados del mundo;

1.  Acoge con satisfacción el Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento para 2019 de la Comisión, que confirma la importancia de:

   a) aumentar las inversiones de alta calidad;
   b) las reformas que incrementen el crecimiento de la productividad, la inclusividad y la calidad institucional; y
   v) la estabilidad macrofinanciera y unas finanzas públicas saneadas;

2.  Insta a la Unión y a sus Estados miembros a que adopten medidas decisivas y concertadas para cumplir el objetivo de lograr un crecimiento inclusivo y sostenible, que asuman la responsabilidad ante las generaciones futuras y que garanticen la justicia intergeneracional velando por la sostenibilidad y la adecuación de las finanzas públicas y de nuestros sistemas de seguridad social y, con ello, por el futuro de nuestros Estados de bienestar;

3.  Observa que el Informe de la Comisión sobre el envejecimiento de 2018 prevé que, en las próximas décadas, si se mantiene la política actual, aumenten los costes presupuestarios vinculados a las pensiones, la atención sanitaria y los cuidados a largo plazo, dado que sigue progresando de forma significativa el envejecimiento de la población europea;

4.  Insta a los Estados miembros a que se preparen para esta evolución demográfica:

   a) aplicando reformas estructurales socialmente equilibradas para reducir tales costes;
   b) impulsando el crecimiento de la productividad, que es esencial para garantizar un crecimiento económico fuerte y sostenible en el futuro; y
   c) dotándose de las reservas presupuestarias adecuadas para armarse contra los crecientes costes presupuestarios;

5.  Se felicita de que la tasa de empleo en la Unión esté creciendo, aunque lo haga de manera desigual en los Estados miembros; observa que el desempleo de larga duración y el desempleo juvenil siguen siendo elevados en algunos Estados miembros, que precisan de reformas e inversiones continuadas que faciliten la entrada en el mercado laboral de los jóvenes sin trabajo y las personas paradas desde hace tiempo;

6.  Insta a la Comisión a que siga promoviendo la profundización de la Unión Económica y Monetaria (UEM), conforme a la hoja de ruta acordada;

7.  Pide a la Comisión que otorgue máxima prioridad a la realización del mercado único;

Realizar inversiones de gran calidad

8.  Destaca que, para garantizar la justicia intergeneracional a largo plazo, los Estados miembros deben aumentar la productividad mediante inversiones productivas, como inversiones en proyectos de infraestructuras sostenibles que impulsen el crecimiento, coherentes con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, a fin de estimular el más que necesario crecimiento económico potencial;

9.  Acoge con satisfacción la contribución positiva del Plan de Inversiones para Europa al crecimiento económico y la creación de empleo; subraya que el Parlamento ya ha adoptado su posición de negociación sobre el programa InvestEU e insta a concluir cuanto antes un acuerdo político interinstitucional; toma nota de la sugerencia del Tribunal de Cuentas Europeo de mejorar la distribución geográfica de las inversiones respaldadas por el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE);

10.  Observa que sigue existiendo un déficit de inversiones en la zona del euro, pese a los buenos resultados del Plan de Inversiones para Europa; señala que en el contexto actual, caracterizado por signos de ralentización económica y por un aumento de los riesgos y desafíos exteriores, la inversión pública y privada es un factor importante para favorecer el crecimiento y la convergencia a escala europea;

11.  Reitera que, al utilizar sus recursos presupuestarios, los Estados miembros deben establecer una distinción entre la inversión pública productiva a largo plazo y los gastos corrientes;

12.  Hace hincapié en que para impulsar el crecimiento de la productividad es preciso invertir en capacidades, innovación, automatización, digitalización, I+D y movilidad e infraestructura sostenibles, en consonancia con los objetivos de la Estrategia Europa 2020; destaca la necesidad de invertir en capital tanto físico como humano, por lo que pide a los Estados miembros que garanticen la igualdad de acceso a la educación, la capacitación y la reconversión profesional a lo largo de toda la vida;

13.  Considera que llevar a cabo reformas que supriman la carga burocrática desproporcionada en torno a las inversiones facilitaría la actividad económica y, al mismo tiempo, crearía condiciones propicias para un crecimiento a largo plazo;

14.  Subraya que la inversión extranjera directa intraeuropea puede dar lugar a una mayor productividad tanto de la empresa inversora como de las empresas locales de las regiones de acogida y contribuye a generar convergencia económica en Europa; considera que unas normas claras y aplicables, unas condiciones de competencia equitativas y unos costes de cumplimiento reducidos son factores cruciales para atraer inversiones;

15.  Hace hincapié en la urgente necesidad de una Unión de los Mercados de Capitales plenamente operativa, dado que unos mercados financieros más integrados podrían ofrecer mecanismos privados de distribución y reducción de los riesgos, facilitar las inversiones transfronterizas así como el acceso de la economía real a la financiación y promover inversiones privadas sostenibles;

Centrar los esfuerzos de reforma en el incremento de la productividad, la inclusividad y la calidad institucional

16.  Recuerda que, si las demás condiciones no varían, el envejecimiento de la población activa podría constituir una rémora para el crecimiento de la productividad europea en las próximas décadas; sigue preocupado por el escaso incremento de la competitividad y la productividad de la Unión e insta, por tanto, a los Estados miembros a llevar a cabo reformas estructurales socialmente equilibradas y a aumentar la productividad;

17.  Subraya la urgente necesidad de revisar tanto la adecuación como la sostenibilidad financiera a largo plazo de los sistemas públicos nacionales de pensiones; subraya la necesidad de reformar los sistemas de pensiones en los Estados miembros afectados a fin de garantizar la sostenibilidad a largo plazo;

18.  Comparte la opinión de la Comisión de que un mayor crecimiento de la productividad y una mayor inclusividad deben ser un objetivo prioritario de las reformas nacionales;

19.  Hace hincapié en la importancia de aumentar la tasa de participación en la fuerza de trabajo para, entre otras cosas, contribuir a que los sistemas de seguridad social sigan siendo sostenibles, en particular en el contexto de una tasa de dependencia cada vez mayor; insta, por tanto, a los Estados miembros a que adopten medidas para fomentar la integración en el mercado laboral de los jóvenes que ni estudian, ni trabajan, ni reciben formación (ninis) así como de los refugiados;

20.  Señala que una imposición excesiva puede entorpecer las inversiones y el empleo; pide que se reduzca la elevada presión fiscal sobre el trabajo en Europa; considera, además, que la reducción de la presión fiscal sobre las rentas medias y bajas puede aumentar la demanda e impulsar el crecimiento; destaca la necesidad de mejorar la recaudación fiscal, así como de coordinar más adecuadamente las prácticas administrativas en el ámbito de la fiscalidad, y acoge con satisfacción los esfuerzos realizados por los Estados miembros que aplican dichas reformas;

21.  Hace hincapié en que la digitalización, la globalización, la inteligencia artificial, la automatización y el cambio tecnológico ofrecen un gran potencial de crecimiento, están transformando radicalmente nuestros mercados laborales y afectan a la dinámica de crecimiento de las economías europeas;

22.  Destaca el hecho de que la movilización de una población en edad de trabajar cada vez menor requerirá trabajadores más versátiles y cualificados, mercados de trabajo más dinámicos, políticas de empleo activas, el aprendizaje permanente y la formación y el reciclaje de la mano de obra, así como vínculos más fuertes entre los sistemas de educación y formación y las empresas, combinados con sistemas de seguridad social accesibles; insiste en que se tengan debidamente en cuenta estos principios con objeto de apoyar unos mercados laborales inclusivos y que funcionen correctamente, así como de promover la calidad del empleo, como se indica en el pilar europeo de derechos sociales;

23.  Subraya el hecho de que las pequeñas y medianas empresas (pymes), que constituyen un importante motor del empleo, no pueden aprovechar plenamente el potencial del mercado único europeo debido a obstáculos administrativos y legislativos; insta a la Comisión a que reduzca dichos obstáculos; exhorta, además, a la Comisión a que luche contra la tributación injusta y la competencia desleal entre las pymes y las empresas multinacionales; destaca la importancia de proseguir la lucha contra el fraude, la evasión y la elusión fiscales;

24.  Recuerda la importancia que reviste un entorno administrativo y reglamentario favorable para las empresas, al tiempo que se tiene en cuenta una protección suficiente de los consumidores, con el fin de facilitarles el acceso a la financiación y la obtención de fondos transfronterizos; celebra la importancia que se da en el Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento a la necesidad de mejorar la eficacia de la administración pública, lo que debe extenderse a todos los niveles del gobierno; insta a los Estados miembros a que eliminen los obstáculos innecesarios a la inversión privada y pública a escala local y regional;

25.  Hace hincapié en que para hacer frente a posibles perturbaciones futuras es necesario avanzar en la profundización de la UEM; recuerda que la profundización de la UEM requerirá un firme compromiso político, una gobernanza eficiente y una rendición de cuentas democrática; recuerda la importancia que reviste un sector bancario resiliente, así como su regulación eficiente y adecuada, para garantizar la estabilidad financiera; pide la realización progresiva de la Unión Bancaria, con un sistema europeo de garantía de depósitos fiable y esfuerzos permanentes para reducir los préstamos dudosos; toma nota del mandato otorgado por la Cumbre del Euro al Eurogrupo para que elabore un instrumento presupuestario para la convergencia y la competitividad;

Asegurar la estabilidad macroeconómica y unas finanzas públicas saneadas

26.   Señala que la estabilidad macrofinanciera y la solidez de las finanzas públicas siguen siendo una condición indispensable para un crecimiento sostenible;

27.  Señala que una mayor proporción de personas de edad avanzada implica un mayor gasto en atención sanitaria, atención geriátrica y pensiones; observa, además, que en una sociedad en proceso de envejecimiento, si las demás condiciones no varían, la proporción de personas en edad de trabajar disminuye con respecto a la proporción de personas de edad avanzada, lo que significa que hay menos contribuyentes en edad de trabajar por persona de edad avanzada; hace hincapié en que esto supone una carga enorme para las finanzas públicas de los Estados miembros que no han llevado a cabo las reformas necesarias, lo que cuestiona su sostenibilidad;

28.  Pide a los Estados miembros que registran elevados niveles de déficit y deuda pública que realicen esfuerzos continuos para reducirlos; reconoce los esfuerzos realizados por una serie de Estados miembros para consolidar sus finanzas públicas, pero lamenta que algunos no hayan aprovechado la oportunidad para llevar a cabo las reformas necesarias; señala que algunos Estados miembros con un buen margen de maniobra presupuestario han logrado una mayor consolidación, contribuyendo así al superávit por cuenta corriente de la zona del euro;

29.  Celebra los esfuerzos de la Comisión por animar a los Estados miembros que registran déficits por cuenta corriente o una elevada deuda externa a que aumenten su competitividad, así como a los Estados miembros que presentan grandes superávits por cuenta corriente a que promuevan la demanda incrementado el aumento de los salarios en consonancia con el incremento de la productividad y favorezcan este incremento fomentando la inversión;

30.  Insta a los Estados miembros a que establezcan estabilizadores presupuestarios adecuados para las generaciones actuales y futuras; pide una aplicación coherente, así como el cumplimiento, del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), incluidas sus cláusulas de flexibilidad, con el fin de salvaguardar unas finanzas públicas responsables; recuerda la importancia que reviste una aplicación coherente de las normas presupuestarias para asegurar la confianza de los mercados financieros, que es fundamental para atraer inversiones;

31.  Acoge favorablemente la propuesta del Consejo Fiscal Europeo de simplificar radicalmente las normas presupuestarias a fin de avanzar en la mejora del actual marco presupuestario de la Unión; subraya que la flexibilidad, tal como está incorporada a las disposiciones del PEC, permite a los Estados miembros lograr un buen equilibrio entre el objetivo de garantizar una política fiscal prudente y el objetivo de facilitar inversiones productivas; pide a la Comisión que tenga en cuenta todos los factores específicos de cada país a efectos de sus análisis de sostenibilidad de la deuda;

Apropiación nacional

32.  Recuerda que el grado de aplicación de las recomendaciones específicas por país es demasiado bajo; considera que el Semestre Europeo debe centrarse en la apropiación nacional; insta a los Parlamentos nacionales y regionales a que debatan los informes nacionales y las recomendaciones específicas por país y a que dialoguen con los agentes nacionales pertinentes; señala que un Semestre Europeo más eficiente y con una orientación más específica podría reforzar la apropiación;

o
o   o

33.  Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión.

(1) DO L 306 de 23.11.2011, p. 12.
(2) DO L 306 de 23.11.2011, p. 41.
(3) DO L 306 de 23.11.2011, p. 8.
(4) DO L 306 de 23.11.2011, p. 33.
(5) DO L 306 de 23.11.2011, p. 25.
(6) DO L 306 de 23.11.2011, p. 1.
(7) DO L 140 de 27.5.2013, p. 11.
(8) DO L 140 de 27.5.2013, p. 1.
(9) DO L 129 de 19.5.2017, p. 1.
(10) DO C 252 de 18.7.2018, p. 215.
(11) DO C 461 de 21.12.2018, p. 1.

Última actualización: 15 de marzo de 2019Aviso jurídico