El mercado único digital omnipresente

El mercado único digital impulsa la economía y mejora la calidad de vida mediante el comercio electrónico y la administración electrónica. Los servicios del mercado y de las administraciones públicas están transformándose, pasando de ser plataformas fijas a convertirse en plataformas móviles y cada vez son más omnipresentes. Esta evolución requiere un marco regulador europeo para desarrollar la computación en nube y la conectividad de datos móviles sin fronteras, al tiempo que se salvaguardan la privacidad, los datos personales y la ciberseguridad. Los logros legislativos del Parlamento en la construcción del mercado único digital europeo aportan 177 000 millones de euros al crecimiento europeo al año.

Base jurídica

Artículo 4, apartado 2, letra a), y artículos 26, 27, 114 y 115 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE).

Objetivos

El mercado único digital consiste fundamentalmente en eliminar las barreras nacionales a las transacciones efectuadas en línea. Se basa en el concepto de mercado común, concebido para eliminar las barreras comerciales entre los Estados miembros, con el objetivo de aumentar la prosperidad económica y contribuir a «una unión cada vez más estrecha entre los pueblos europeos», y que ha dado lugar al concepto de mercado interior, definido como «un espacio sin fronteras interiores, en el que la libre circulación de mercancías, personas, servicios y capitales estará garantizada». Como continuación de la Estrategia de Lisboa[1] la Estrategia Europa 2020 introdujo la Agenda Digital para Europa[2] como una de las siete iniciativas emblemáticas, reconociendo el papel clave de capacitación que el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) tendrá que desempeñar para que la UE consiga sus ambiciones para el año 2020 (2.4.3). El mercado único digital ha sido reconocido por la Comisión como una prioridad en su Estrategia para el Mercado Único Digital[3].

El mercado único digital tiene potencial para mejorar el acceso a la información, lograr mejoras de eficiencia al rebajar los costes de las transacciones, desmaterializar el consumo y reducir la huella ambiental, así como para introducir mejores modelos empresariales y administrativos[4]. El incremento del comercio- electrónico genera beneficios tangibles para los consumidores, como productos nuevos en rápida evolución, precios inferiores, más opciones y una mejor calidad de los productos y servicios, gracias al comercio transfronterizo y a la mayor facilidad para comparar las ofertas[5]. Una mayor gobernanza electrónica facilita la conformidad en línea y el acceso a oportunidades de empleo y de negocio tanto para los ciudadanos como para las empresas[6]

Resultados

Relanzar la economía europea a través del mercado único digital: habida cuenta de que todavía no se ha explotado plenamente el potencial del mercado interior, el Parlamento, el Consejo y la Comisión han realizado esfuerzos para reactivarlo y situar al público, los consumidores y las pequeñas y medianas empresas (pymes) en el centro de la política del mercado único[7]. El mercado único digital debe desempeñar un papel fundamental en dichos esfuerzos.

En su Comunicación titulada «Europa 2020 – Una estrategia para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador» (COM(2010)2020), la Comisión presentó siete iniciativas emblemáticas, entre ellas la Agenda Digital, concebidas para convertir «a la UE en una economía inteligente, sostenible e integradora que disfrute de altos niveles de empleo, de productividad y de cohesión social».

Además de la Estrategia Europa 2020, en mayo de 2010 la Comisión publicó, un informe titulado «Una nueva estrategia para el mercado único — Al servicio de la economía y la sociedad de Europa», con el objetivo de desarrollar una estrategia exhaustiva para el mercado único que cubriera todas las políticas afectadas, incluida la política digital. También presentó distintas iniciativas destinadas a reforzar el mercado único mediante la eliminación de barreras. Estas Comunicaciones de la Comisión y la Resolución del Parlamento, de 20 de mayo de 2010, sobre cómo ofrecer un mercado único a los consumidores y los ciudadanos[8], prepararon el camino para una Comunicación titulada «Hacia un Acta del Mercado Único» (COM(2010) 608), en la que la Comisión presentó una serie de medidas concebidas para impulsar la economía de la UE y crear puestos de trabajo. A raíz de su Comunicación, de 11 de enero de 2012, titulada «Un marco coherente para aumentar la confianza en el mercado único digital del comercio electrónico y los servicios en línea» (COM(2011) 942), en junio de 2012 la Comisión publicó una Comunicación titulada «Mejorar la gobernanza del mercado único» (COM(2012) 259). En ella proponía que se centrara la atención en aquellos sectores con mayor potencial de crecimiento, incluidas las industrias de red (por ejemplo, energía y telecomunicaciones). En octubre de 2012, la Comisión presentó un segundo conjunto de propuestas, el «Acta del Mercado Único II» (COM(2012) 573), que comprende doce acciones clave centradas en cuatro vectores para el crecimiento, el empleo y la confianza: redes integradas, movilidad transfronteriza de ciudadanos y empresas, economía digital y acciones que refuercen la cohesión y la confianza de los consumidores.

El 6 de mayo de 2015, la Comisión adoptó la Estrategia para el Mercado Único Digital, compuesta por tres pilares: 1) mejora del acceso de los consumidores y las empresas a los bienes y servicios digitales en Europa; 2) creación de unas condiciones adecuadas y equitativas para el éxito de las redes digitales y los servicios innovadores; 3) aprovechamiento máximo del potencial de crecimiento de la economía digital; La Comisión estableció una hoja de ruta con dieciséis acciones clave en el marco de estos pilares, que deberán ponerse en marcha antes de que finalice 2016[9], y creó una herramienta en línea para medir los avances de Europa hacia una economía y sociedad digitales, el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales[10] (DESI, por sus siglas en inglés), que engloba cinco indicadores pertinentes en relación con la actual combinación europea de políticas digitales, lo que permite obtener una visión de conjunto del comportamiento de cada uno de los Estados miembros. Desde la publicación de la estrategia, la Comisión ha presentado una serie de propuestas legislativas en pos de la consecución del mercado único digital. Lo que se pretende mediante estas nuevas propuestas legislativas es abordar cuestiones como el bloqueo geográfico injustificado[11], la paquetería transfronteriza[12], la portabilidad transfronteriza de los servicios de contenidos en línea[13], la revisión del Reglamento sobre la cooperación en materia de protección de los consumidores[14], los servicios de comunicación audiovisual[15], los contratos de compraventa en línea y otras ventas a distancia de bienes[16] y los contratos de suministro de contenidos digitales[17]. La Comisión también ha publicado comunicaciones en las que expone futuros enfoques políticos, por ejemplo sobre las plataformas en línea[18].

Papel del Parlamento Europeo

El Parlamento ha desempeñado un papel protagonista en el relanzamiento del mercado interior, es un firme partidario del mercado único digital y participa en la fijación del programa de este[19].

En su Resolución, de 20 de abril de 2012, sobre un mercado único digital competitivo — la administración electrónica como factor puntero[20], destacaba la necesidad de un marco jurídico claro y coherente para el reconocimiento mutuo de la autenticación electrónica, la identificación electrónica y la firma electrónica, necesario para permitir que los servicios transfronterizos de administración electrónica funcionen a escala de la Unión.

El 11 de diciembre de 2012, el Parlamento aprobó dos resoluciones no legislativas relativas al mercado interior, una sobre la culminación del Mercado Único Digital[21] y otra sobre una Estrategia de libertad digital en la política exterior de la UE[22]. La finalidad de las resoluciones era desarrollar una política y una práctica con miras a establecer un auténtico mercado único digital en la Unión que pueda tratar los 27 conjuntos distintos de normas en ámbitos clave como el IVA, los servicios postales y los derechos de la propiedad intelectual. Conectar a las pymes con la revolución digital a través de un comercio electrónico genuino, bien desarrollado y paneuropeo es una de las recomendaciones para la Comisión y el Consejo con vistas a romper las barreras digitales entre Estados miembros.

El 4 de julio de 2013, el Parlamento aprobó una nueva Resolución sobre la culminación del mercado único digital[23], que se centraba en la liberación del pleno potencial del mercado único digital; el cierre de la brecha de pericias; el aumento de la confianza, la seguridad y la tranquilidad de los consumidores; la creación de una oferta atractiva legal de contenido digital; el despliegue de los servicios de movilidad, y la dimensión internacional. Esta resolución incluía orientaciones políticas que posteriormente siguió la Comisión en su Estrategia para el Mercado Único Digital. Los logros del Parlamento en el ámbito digital se basan en los trabajos preparatorios completados por el Grupo de Trabajo sobre Comercio Electrónico y Mercado Único Digital bajo la presidencia de la diputada al PE Róża Gräfin von Thun und Hohenstein.

En respuesta a la Estrategia para el Mercado Único Digital, el 19 de enero de 2016 el Parlamento aprobó una Resolución titulada «Hacia un Acta del Mercado Único Digital»[24], en la que se pide a la Comisión que ponga fin a las prácticas de bloqueo geográfico injustificadas, mejore el acceso de los consumidores de la Unión a los bienes y los servicios, garantice un nivel de protección del consumidor equivalente y preparado para el futuro con independencia de si se adquieren contenidos digitales en línea o fuera de línea, busque soluciones innovadoras para la paquetería transfronteriza a fin de mejorar los servicios y reducir los costes, elimine las barreras para las pymes, las empresas de nueva creación y las empresas en fase de expansión y aproveche las oportunidades que brindan las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, tales como los macrodatos, la computación en nube, la internet de los objetos y la impresión en 3D. El Parlamento ha defendido que debe mantenerse una política favorable a la innovación respecto de las plataformas en línea (por ejemplo, los motores de búsqueda o las tiendas de aplicaciones) que facilite la entrada en el mercado, y se ha inclinado por una revisión de la Directiva sobre la privacidad electrónica para garantizar la coherencia de sus disposiciones con las nuevas normas de la Unión sobre protección de datos.

El Parlamento está construyendo el mercado único digital a través de una actividad legislativa intensiva. Los actos legislativos más recientes abarcan lo siguiente: la introducción de garantías de la neutralidad de la red; la eliminación de las tarifas de itinerancia el 15 de junio de 2017[25]; la prohibición de prácticas de bloqueo geográfico injustificadas[26]; la introducción de un portal digital único[27]; y la adopción de la Directiva relativa a medidas para reducir el coste del despliegue de las redes de comunicaciones electrónicas de alta velocidad[28], el Reglamento relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior[29], y la Directiva sobre normas europeas de ciberseguridad[30]. En lo que respecta al paquete de medidas de protección de datos[31], el Reglamento (UE) 2016/679 y la Directiva (UE) 2016/680 se publicaron en el Diario Oficial de la Unión Europea el 4 de mayo de 2016[32]. Estas leyes garantizan el derecho a la portabilidad de datos, un acceso más fácil de los ciudadanos a los datos propios y a información sobre la forma en que se tratan, y el derecho a saber si los datos han sido pirateados, además de aclarar el «derecho al olvido»[33]. Dicho Reglamento entró en vigor el 25 de mayo de 2018. Los Estados miembros deberán transponer la Directiva a su Derecho nacional a más tardar el 6 de mayo de 2018[34]. El Parlamento está llevando a cabo actualmente una amplia actividad legislativa en relación con las propuestas presentadas para dar seguimiento a la Estrategia para el Mercado Único Digital y a su propia Resolución sobre la iniciativa «Hacia un Acta del Mercado Único Digital»[35].

Los logros legislativos del Parlamento aportan cada año 177 000 millones de euros al crecimiento de la UE. Los beneficios más importantes de la legislación europea se encuentran en ámbitos como las comunicaciones y los servicios electrónicos europeos (86 100 millones EUR), los flujos de datos y la inteligencia artificial (51 600 millones EUR), el portal digital único (20 000 millones EUR), y el Reglamento sobre el bloqueo geográfico y las disposiciones sobre plataformas en línea (14 000 millones EUR)[36].

El estudio realizada para el Parlamento indica que el mercado único digital encierra importantes posibilidades de cara a reducir los costes y las barreras para las empresas y los ciudadanos en Europa[37] y conseguir que la economía de esta pase a ser más ecológica[38] y más social[39]. En el caso de Europa, una parte importante de estas posibilidades puede hacerse realidad impulsando la administración electrónica y servicios conexos, como la sanidad electrónica[40].

 

[1]La Estrategia de Lisboa aspiraba a hacer de la Unión «la economía basada en el conocimiento más competitiva y dinámica del mundo, capaz de generar un crecimiento económico sostenible que ofrezca más y mejores puestos de trabajo y una mayor cohesión social».
[2]Mercado único digital -http://ec.europa.eu/digital-agenda/
[4]Véase «Streaming and Online Access to Content and Services» (Emisión por internet y acceso en línea a contenidos y servicios), estudio elaborado para la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor del Parlamento en 2014:
http://www.europarl.europa.eu/RegData/etudes/etudes/join/2014/492435/IPOL-IMCO_ET(2014)492435_EN.pdf
[5]Para una estimación de los beneficios de las iniciativas recientes, consúltese «Roadmap to Digital Single Market» (Hoja de ruta hacia el mercado único digital), nota informativa elaborada para la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor del Parlamento en 2012: http://www.europarl.europa.eu/document/activities/cont/201209/20120914ATT51402/20120914ATT51402EN.pdf
[6]Véase «A European Single Point of Contact» (Punto de contacto único europeo), estudio elaborado para la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor del Parlamento en 2013: http://www.europarl.europa.eu/RegData/etudes/etudes/join/2013/507453/IPOL-IMCO_ET(2013)507453_EN.pdf
[7]Las medidas anteriores buscaban mejorar el funcionamiento del mercado interior y garantizar la protección del consumidor, por ejemplo a través de la Directiva 95/46/CE sobre protección de datos, la Directiva 2000/31/CE sobre comercio electrónico, el conjunto de medidas sobre telecomunicaciones, que incluía la Directiva 2002/58/CE sobre la privacidad electrónica , la Directiva 2007/64/CE sobre servicios de pago, la Directiva 2011/83/UE sobre los derechos de los consumidores y el Reglamento (UE) n.º 531/2012 sobre la itinerancia.
[11]Propuesta de Reglamento sobre las medidas contra el bloqueo geográfico y otras formas de discriminación por razón de la nacionalidad o del lugar de residencia o de establecimiento de los clientes en el mercado interior (COM(2016)0289).
[12]Propuesta de Reglamento sobre los servicios de paquetería transfronterizos (COM(2016)0285).
[13]Propuesta de Reglamento por el que se garantiza la portabilidad transfronteriza de los servicios de contenidos en línea en el mercado (COM(2015)0627).
[14]Propuesta de Reglamento sobre la cooperación entre las autoridades nacionales encargadas de la aplicación de la legislación en materia de protección de los consumidores, COM(2016)0283.
[15]Propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se modifica la Directiva 2010/13/UE, sobre la coordinación de determinadas disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados miembros relativas a la prestación de servicios de comunicación audiovisual, a la vista de la evolución de las realidades del mercado (COM(2016)0287).
[16]Propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a determinados aspectos de los contratos de compraventa en línea y otras ventas a distancia de bienes (COM(2015)0635).
[17]Propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a determinados aspectos de los contratos de suministro de contenidos digitales (COM(2015)0634).
[18]Comunicación de la Comisión, de 25 de mayo de 2016, titulada «Las plataformas en línea y el mercado único digital — Retos y oportunidades para Europa» (COM(2016) 0288).
[19]Para acceder a una visión general interactiva de las actividades legislativas del Parlamento en el ámbito del mercado único digital, sírvase consultar el siguiente enlace: http://www.europarl.europa.eu/RegData/etudes/ATAG/2015/542204/IPOL_ATA(2015)542204_EN.pdf
[26]Reglamento (UE) 2018/302 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 28 de febrero de 2018, sobre medidas destinadas a impedir el bloqueo geográfico injustificado y otras formas de discriminación, DO L 60 I de 2.3.2018, p. 1.
[27]Reglamento (UΕ) 2018/1724 (DO L 295 de 21.11.2018, p. 1).
[30]Directiva (UE) 2016/1148 (DO L 194 de 19.7.2016, p. 1).
[31]Protección de datos personales: tratamiento y libre circulación de datos, http://www.europarl.europa.eu/oeil/popups/ficheprocedure.do?reference=2012/0011 (COD) & l = en
[32]DO L 119 de 4.5.2016, p. 1 y 89.
[34]«Las prioridades de la Comisión Europea», http://ec.europa.eu/justice/data-protection/
[36]Estudio titulado «Contribution to Growth: The European Digital Single Market.. Delivering economic benefits for citizens and businesses» («Contribución al crecimiento: El mercado único europeo. Aportar beneficios económicos a los ciudadanos y las empresas), elaborado por el Departamento Temático A y Bruegel para la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor, http://www.europarl.europa.eu/RegData/etudes/STUD/2019/631044/IPOL_STU(2019)631044_EN.pdf
[37]Estudio «Reducing Costs and Barriers for Businesses in the Single Market» (Reducción de los costes y obstáculos para las empresas en el mercado único), elaborado por el Departamento Temático A y London Economics para la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor en 2016: http://www.europarl.europa.eu/RegData/etudes/STUD/2016/578966/IPOL_STU(2016)578966_EN.pdf
[38]Estudio «A Longer Lifetime for Products: Benefits for Consumers and Companies» (Mayor vida útil de los productos: ventajas para los consumidores y las empresas), elaborado por el Departamento Temático A y TNO para la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor en 2016.
[39]Estudio «Social Economy» (Economía social), elaborado por el Departamento Temático A y Optimity Advisors para la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor en 2016: http://www.europarl.europa.eu/RegData/etudes/STUD/2016/578969/IPOL_STU(2016)578969_EN.pdf
[40]Estudio «Ubiquitous Developments of the Digital Single Market» (Servicios de ubicuidad en el mercado único digital), elaborado por el Departamento Temático A y la agrupación de Wik-Consult, RAND Europe y TNO para la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor en 2013 http://www.europarl.europa.eu/RegData/etudes/etudes/join/2013/507481/IPOL-IMCO_ET(2013)507481_EN.pdf

Mariusz Maciejewski / Christina Ratcliff / Andreea Dobrita