Acceso directo a la navegación principal (Pulse "Intro")
Acceso a los contenidos de la página (pulse en "Entrada")
Acceso directo a la lista de otros sitios web (Pulse "Intro")

NOT FOUND !Elżbieta Bieńkowska

Audiencia

 

Elżbieta Bieńkowska

Cartera: Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes
 
Día 4 , jueves 2 octubre 2014 - 13:30 , Bruselas  
 
Preguntas / Respuestas
 
1. Competencia general, compromiso europeo e independencia personal

¿Qué aspectos de sus cualificaciones y experiencia personales considera usted particularmente pertinentes para desempeñar el cargo de comisaria y fomentar el interés europeo general, especialmente en el ámbito cuyas competencias le corresponda a usted ejercer? ¿Cuáles son sus motivaciones? ¿Cómo va a contribuir a elaborar la agenda estratégica de la Comisión?


¿Qué garantías de independencia puede usted dar al Parlamento Europeo y cómo garantizaría usted que ninguna de sus actividades pasadas, actuales o futuras puede comprometer la realización de las labores que se le encomienden dentro de la Comisión?


Toda mi carrera profesional ha estado guiada por el compromiso de apoyar y desarrollar el proyecto europeo. He participado en la implementación, a nivel local, del programa Phare de la Unión Europea. Como ministra de Desarrollo Regional, he adquirido una mayor experiencia en la administración de las políticas de la UE, en particular con la aplicación de los Fondos Estructurales. En mi futuro papel de comisaria de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes, estoy determinada a desarrollar una relación estrecha con el Parlamento Europeo a fin de que podamos trabajar juntos y generar beneficios concretos para nuestros ciudadanos.


Los ámbitos del mercado interior, la industria, el emprendimiento y las pymes han sido la piedra angular de mi trabajo cotidiano, puesto que los Fondos Estructurales contribuyen a apuntalar el mercado interior y sirven para aumentar la competitividad de la industria, incluidas las pymes. Como ministra y vicepresidenta, he tenido la oportunidad de trabajar en varios sectores clave de la economía, fundamentalmente el transporte, la construcción y el sector marítimo, del que era directamente responsable.


Debemos consolidar la recuperación económica y construir una Europa generadora de empleo y crecimiento para sus ciudadanos. Este será mi principal objetivo en un terreno tan amplio e importante como es el del mercado interior, la industria, el emprendimiento y las pymes, que desempeña un papel crucial en la actual coyuntura socioeconómica.


Soy plenamente consciente del papel que estoy llamada a desempeñar y de las responsabilidades que conlleva en términos de independencia, en particular respecto a mis anteriores funciones. Por consiguiente, como comisaria, me comprometo a respetar plenamente las obligaciones establecidas en los artículos 17, apartado 3, y 245 del TFUE, así como en el Código de conducta de los comisarios, que establecen las garantías de independencia y los principios éticos que deben respetar los miembros de la Comisión. A fin de salvaguardar la independencia de la Comisión, me comprometo asimismo a no aceptar instrucciones de ningún gobierno, institución, organismo o entidad y a actuar al servicio del interés general de Europa. Me abstendré de toda acción incompatible con mis funciones o con la ejecución de las mismas. No aceptaré ningún otro trabajo, remunerado o no, durante mi mandato. He cumplimentado mi declaración de intereses, que se ha hecho pública y que actualizaré, si procede.


Suscribo íntegramente nuestro nuevo compromiso de transparencia establecido en las directrices políticas del presidente electo y me comprometo a hacer públicos todos los contactos y encuentros que mantenga con organizaciones profesionales y trabajadores por cuenta propia en relación con cualquier asunto que tenga que ver con la elaboración de políticas de la UE y su aplicación.

 
 
2. Gestión de la cartera y cooperación con el Parlamento Europeo y sus comisiones

¿Cómo evaluaría usted su papel como miembro del Colegio de Comisarios? ¿En qué sentido se consideraría a sí misma responsable ante el Parlamento de sus propias acciones y de las de su servicio?


¿Qué compromisos específicos está dispuesta a asumir en materia de incremento de la transparencia, intensificación de la cooperación y seguimiento efectivo de las posiciones y solicitudes de iniciativas legislativas formuladas por el Parlamento? En relación con las iniciativas previstas y los procedimientos en curso, ¿está dispuesta a facilitar al Parlamento la información y los documentos pertinentes en pie de igualdad con el Consejo?


Como miembro de la Comisión, suscribo plenamente el principio de colegialidad y tengo la intención de trabajar en plena y estrecha cooperación con los vicepresidentes y los demás comisarios, bajo la dirección del presidente de la Comisión. Por lo que se refiere al trabajo realizado por mis propios servicios, asumiré la responsabilidad política de sus actuaciones en mi ámbito de competencias, sin perjuicio del principio de colegialidad. Las relaciones entre los servicios, mi Gabinete y yo misma se basarán en la lealtad, la confianza, la transparencia y un flujo recíproco de información y ayuda.


Soy plenamente consciente de mis responsabilidades ante el Parlamento. En consecuencia, me comprometo a informar íntegra y periódicamente al Parlamento sobre mi trabajo, de modo que pueda ejercer su control democrático de manera efectiva. Apoyo sin reservas la intención del presidente electo de intensificar la relación particular que existe entre el Parlamento Europeo y la Comisión.


La cooperación interinstitucional es fundamental para garantizar la eficacia, la legitimidad y la buena gobernanza del proceso de toma de decisiones de la UE. Dicha cooperación debe apoyarse en tres aspectos fundamentales: la transparencia, la confianza mutua y el espíritu de colaboración. A tal fin, me comprometo a respetar plenamente el Acuerdo marco sobre las relaciones entre el Parlamento Europeo y la Comisión Europea.


Con respecto al seguimiento de las posiciones y peticiones del Parlamento Europeo, aplicaré lo dispuesto en el Acuerdo marco y, en mis ámbitos de responsabilidad, me aseguraré de que la Comisión responde a las resoluciones y peticiones parlamentarias presentadas con base en el artículo 225 del TFUE en un plazo máximo de tres meses desde su adopción. En este contexto, apoyo y respaldo plenamente el compromiso del presidente electo Juncker de que la futura Comisión prestará especial atención a los informes de iniciativa legislativa.


Velaré por que el Parlamento esté plenamente informado, al mismo tiempo que el Consejo, de todas las iniciativas jurídicas y políticas que pertenezcan al ámbito de mis competencias, a fin de que pueda ejercer un control democrático eficaz, y haré todo lo que esté en mi mano para garantizar la transparencia y el intercambio fluido de información.


Las reuniones de las comisiones parlamentarias y las sesiones plenarias, así como toda actividad parlamentaria pertinente, representan ocasiones únicas para construir y fortalecer el diálogo político entre ambas instituciones. De confirmarse mi nombramiento, tengo la intención de aprovechar plenamente esta oportunidad desde el inicio de mi mandato y a lo largo del mismo. Considero que la estrecha relación entre los diputados del Parlamento Europeo y los comisarios es indispensable para garantizar una cooperación interinstitucional franca y leal, y un diálogo político constructivo.

 
 
Preguntas de la Comisión de Industria, Investigación y Energía:

3. Prioridades


¿Cuáles son las prioridades principales que tiene la intención de desarrollar como parte del ámbito que cubre la cartera para la que ha sido propuesta, teniendo en cuenta la importancia que se atribuye al empleo, el crecimiento, la competitividad y el desarrollo sostenible? ¿Qué calendario prevé para la consecución de dichas prioridades? ¿Qué iniciativas legislativas y no legislativas específicas tiene la intención de proponer y con arreglo a qué calendario?


El presidente electo Juncker ha declarado que reforzar la competitividad de Europa y estimular el empleo, el crecimiento y las inversiones serán las prioridades clave de la Comisión. Mi aspiración y objetivo general es utilizar todo el potencial inherente a las diferentes políticas que configuran mi cartera con el fin de impulsar la economía real para que se convierta en un motor de crecimiento competitivo en beneficio de los ciudadanos europeos. En caso de confirmarse mi nombramiento como comisaria, me gustaría centrar mi actuación en cuatro aspectos que considero prioritarios en este momento.


1) La profundización del mercado interior será una de las grandes prioridades de mi mandato. No es solo un pilar fundamental de la Unión Europea, sino también el principal motor del crecimiento y la competitividad. Quiero un mercado único que sea justo, que favorezca el comercio, las inversiones y la productividad, y que fomente la libertad de elección, creando nuevas oportunidades tanto para los ciudadanos como para las empresas.


Ahora que los logros del mercado interior se están cuestionando como resultado de la crisis económica, debemos hacer frente a este desafío, no solo preservando nuestro mercado sino también consolidándolo. Para ello, debemos explicar a los ciudadanos de Europa las ventajas que obtienen del mercado único, pero tendremos también que abordar algunas de sus deficiencias (obstáculos persistentes, regulación excesiva, problemas en materia de subsidiariedad, etc.).


El mercado único debe servir como plataforma para reforzar la integración y la convergencia en los veintiocho Estados miembros. Debemos esforzarnos permanentemente para garantizar que las normas del mercado único siguen siendo un marco propicio a las iniciativas privadas y públicas en el futuro. La mejora de la reglamentación exige definir las prioridades, reducir la burocracia y la carga administrativa y trabajar con los Estados miembros para aplicar las normas vigentes.


En colaboración con el Parlamento Europeo, los Estados miembros y las partes interesadas, voy a proponer una estrategia renovada para el mercado interior que fije las prioridades de la acción tanto legislativa como de otro tipo sobre la base de un análisis económico en profundidad. A mi juicio, dicha estrategia debe orientarse en particular a los sectores o ámbitos que presentan un mayor potencial económico o que pueden aportar beneficios netos para los consumidores y las empresas.


La actividad económica se caracteriza cada vez más por cadenas de valor transfronterizas que combinan el comercio de bienes y de servicios en varios Estados miembros y se expanden en los mercados internacionales. No creo que debamos considerar los servicios o los bienes de manera aislada, sino como parte integrante de una economía europea más competitiva. Lo que pretendo es que nuestras empresas puedan aprovechar plenamente las ventajas que aportan unos mercados europeos verdaderamente integrados, que tengan en cuenta la relación estrecha que existe entre el sector manufacturero y el de los servicios y la necesidad de crear un entorno empresarial que favorezca el crecimiento y la innovación, incluido un marco adecuado para que los derechos de propiedad intelectual estimulen y protejan la creación y la innovación. Asimismo, deben tenerse debidamente en cuenta los aspectos sociales de los procesos descritos anteriormente.


2) Mi segunda prioridad será fortalecer la base industrial de la UE. Europa no puede prosperar sin industria y debe, por tanto, preservar y reforzar su base industrial. Mi propósito es trabajar sin pausa para lograr el objetivo de la Comisión de aumentar el peso de la industria en el PIB de la Unión desde el 16 % que existe actualmente hasta el 20 % en 2020.


El refuerzo de la competitividad de la industria no será el resultado de una acción aislada ni de un ámbito único. La consecución de este objetivo pasa por unir nuestros esfuerzos e iniciativas, tanto a nivel nacional como de la UE, y abrirlos a toda una serie de ámbitos, desde la energía y el clima hasta la competencia y el comercio, el empleo, las políticas regionales o la innovación. Por lo tanto, es esencial integrar de manera eficaz la competitividad en todas las políticas de la UE. La Comisión y los Estados miembros deben desarrollar un enfoque asociativo también a escala regional y local. Sé por experiencia que existe un enorme potencial de movilización de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos para apoyar la recuperación industrial, sobre todo a partir de estrategias de especialización inteligente.


En el inicio de mi mandato tengo la intención de preparar un conjunto de medidas para adaptar la base industrial de la UE a una economía globalizada y a los cambios tecnológicos, demográficos y ecológicos, en torno a cuatro áreas fundamentales. 1) acceso a recursos esenciales para la industria como son la financiación, las materias primas, la energía asequible y una mano de obra cualificada; 2) acceso a los mercados; 3) inversión en nuevas tecnologías y 4) entorno empresarial.


El sector manufacturero se compone de un conjunto de sectores estratégicos caracterizados por un empleo de gran valor añadido, como son el sector del automóvil, el aeronáutico, la ingeniería, la construcción, la industria química, los productos cosméticos, los dispositivos médicos y el sector farmacéutico. Su estrecha vinculación con el sector de los servicios y su contribución decisiva a la innovación y la exportación hacen de él un motor fundamental de crecimiento e inversión y una pieza clave en la evolución hacia una economía europea más sostenible y competitiva en el futuro. Pondré todo mi empeño en mantener un diálogo estructurado con las partes interesadas para garantizar unas condiciones seguras en las que Europa pueda mantener su liderazgo mundial en estos sectores. Es necesario a tal fin que el marco reglamentario sea el adecuado para los objetivos de competitividad y funcionamiento del mercado interior, garantizando un elevado nivel de seguridad para las personas y de protección del medio ambiente y de los consumidores.


Prestaré también atención a otros sectores prometedores como el de los bienes de consumo. Trabajaré en pos de la aplicación de las Conclusiones del Consejo Europeo sobre las industria de la defensa y sus mercados en la parte que atañe a la Comisión, así como de la hoja de ruta presentada por la Comisión en este sector. El sector de la defensa es de gran importancia estratégica para la seguridad de Europa y puede beneficiarse de la cooperación reforzada entre Estados miembros y de una mayor apertura a nivel de la UE.


Las condiciones marco para la innovación seguirán siendo esenciales para relanzar la competitividad de la industria europea. Debemos crear un entorno favorable a la innovación que apoye las ideas desde su concepción hasta su comercialización, para lo cual utilizaré instrumentos políticos que van desde la infraestructura y el respeto de los DPI (patentes, marcas, diseños o modelos, indicaciones geográficas o secreto comercial), pasando por apoyar el recurso a la innovación y las tecnologías, hasta la financiación y la contratación pública. Junto con el comisario de Investigación, Ciencia e Innovación vamos a utilizar el programa Horizonte 2020 y otros instrumentos políticos de la UE con el fin de apoyar la innovación industrial cercana al mercado y las tecnologías facilitadoras esenciales.


3) Mi tercera prioridad será crear para las empresas un clima propicio a la innovación y al crecimiento en Europa, apoyando el espíritu emprendedor y las pymes. A este respecto, espero con interés la revisión de la Estrategia Europa 2020 para el crecimiento y el empleo. Pienso que debemos reactivar la cultura del emprendimiento en Europa y explotar plenamente el enorme potencial de las pymes, que constituyen la columna vertebral de nuestra economía. Mi intención en este terreno es garantizar la completa aplicación del Plan de Acción sobre Emprendimiento de 2010 y renovar la visión de la «Small Business Act» para Europa. En concreto, me gustaría que todos los Estados miembros se comprometieran a realizar una profunda simplificación de la reglamentación aplicable a las pymes . También tengo la intención de sacar el máximo partido del programa Erasmus para Jóvenes Emprendedores. Si bien hemos recuperado la estabilidad financiera, las condiciones de crédito de las instituciones financieras siguen siendo muy rígidas, en particular para las pymes. En colaboración con el Banco Europeo de Inversiones, debemos facilitar el acceso a fuentes de financiación alternativas, de modo que las empresas puedan realizar las inversiones que precisan, reforzando el mercado de capital riesgo en Europa. Además, se espera que de aquí a 2020 el programa COSME movilice entre 14 000 y 21 000 millones EUR en garantías de préstamo y más de 3 000 millones para capital riesgo.


4) Un cuarto ámbito de enorme importancia para la industria y las pymes es la dimensión externa del mercado interior y el acceso a los mercados de terceros países. Pienso colaborar estrechamente con mi colega responsable de Comercio para garantizar que la política comercial apoya el establecimiento de condiciones de competencia equitativas a nivel mundial y contribuye a reforzar la base industrial europea.


Para ello debemos avanzar en la convergencia reglamentaria, y sobre todo en el ATCI con los EE.UU. Considero la «diplomacia económica» como algo absolutamente necesario para garantizar el acceso de la industria europea a insumos fundamentales, como las materias primas críticas, y para abrir oportunidades de negocio a las empresas europeas, en particular las pymes. Trabajaré en favor de una estrategia europea integrada para la internacionalización de las pymes, que aporte valor añadido más allá de las actividades nacionales de promoción del comercio.


¿Cómo va a asegurar personalmente la buena calidad de las propuestas legislativas y la plena transparencia de las actividades de los grupos de presión (dirigidas a usted y sus servicios), así como la consulta coherente y equilibrada de todas las partes interesadas, teniendo asimismo en cuenta la necesidad de efectuar rigurosas evaluaciones de impacto?


El diálogo con las partes interesadas me parece un aspecto esencial de la reglamentación inteligente y un «deber» indispensable para presentar propuestas legislativas de calidad. El propósito de la legislación de la UE es ofrecer resultados a los ciudadanos y las empresas, y quiero escuchar atentamente sus opiniones y demandas.


Durante mi mandato, llevaré con total transparencia mis contactos con los grupos de presión y pediré a mis servicios que hagan lo mismo, incluido el recurso al Registro de Transparencia. Tanto mis servicios como yo misma colaboraremos con todas las partes interesadas, representantes de empresas, consumidores, pacientes, trabajadores, ONG y mundo académico, inclusive en los grupos de expertos. Velaré por que la composición de estos grupos de expertos sea equilibrada y refleje la diversidad de posiciones e intereses en juego.


Pediré a mis servicios que incrementen la información sistemática a las partes interesadas sobre cualquier consulta, valoración o evaluación de impacto previstas, de modo que puedan preparar sus contribuciones. En mi ámbito de competencia haré lo necesario para que, a través de las consultas de las partes interesadas, se recopilen datos suficientes que permitan evaluar los posibles impactos de la legislación en el crecimiento, el empleo, la innovación y la competitividad, cumpliendo íntegramente las normas de consulta de la Comisión.


Puesto que las pymes, los consumidores y las partes interesadas que no forman parte de la industria tienen a veces dificultades para hacer llegar sus opiniones a los responsables políticos, pretendo buscar otros medios para garantizar su participación. Trabajaré con los Estados miembros y las regiones para mejorar la representación de los intereses de las pymes en la elaboración de las políticas a nivel de la UE. Por ejemplo, las opiniones de las pymes estarán en el centro de las actividades futuras de la red Enterprise Europe, integrada por unas 600 organizaciones empresariales y cuyos recursos y actividades se dedican específicamente a promover la participación de las empresas europeas en el diseño de las políticas.


Voy a estar directamente en contacto con las administraciones nacionales y otras instituciones de la UE, como el Comité Económico y Social Europeo y el Comité de las Regiones, que pueden recabar y transmitir las opiniones de un amplio conjunto de interesados.


En último lugar, aunque no por ello menos importante, estaré encantada de emprender una de las principales tareas que nos ha confiado el presidente Juncker, a saber, informar periódicamente a los ciudadanos para que conozcan lo que la UE hace por ellos.


4. Cooperación/escrutinio


Como comisaria de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes, ¿cómo va a garantizar la coordinación con los vicepresidentes responsables de los equipos en los que recae su ámbito político y con los otros comisarios con sus propios equipos, así como velar por una cooperación reforzada con la Comisión de Industria, Investigación y Energía? En particular, ¿qué medidas va a adoptar para facilitar el escrutinio por parte de esta comisión de los procedimientos legislativos y no legislativos (incluida la elaboración de actos legislativos y actos delegados y de ejecución) así como de su ejecución? ¿Cómo tiene la intención de velar por que se mantenga debidamente informada a esta comisión sobre todo acuerdo internacional de su ámbito político, teniendo en cuenta la experiencia obtenida en relación con las negociaciones ATCI?


El abanico de políticas que inciden en la industria y en las pymes es muy amplio. Como comisaria responsable de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes, considero que tengo un importante papel que desempeñar apoyando al vicepresidente responsable de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad en la integración eficaz de las cuestiones de competitividad en todos los ámbitos políticos. Le apoyaré reuniendo y movilizando el ambicioso paquete de medidas sobre empleo, crecimiento e inversión cuya presentación está prevista para los tres primeros meses de mi mandato.


Asimismo, en estrecha colaboración con el vicepresidente para la Unión de la Energía, tengo la intención de contribuir a la aplicación del paquete sobre el clima y la energía a fin de garantizar que la descarbonización y la reindustrialización sigan siendo objetivos que se refuerzan mutuamente, en particular fomentando la eficiencia energética y la inversión en tecnologías con baja emisión de carbono. Es fundamental que actuemos en estos campos para reducir las diferencias del precio de la energía con nuestros principales competidores y seguir siendo competitivos, sobre todo en lo que respecta a las industrias con alto consumo energético, al tiempo que creamos una base industrial sólida y sostenible para el futuro.


Creo que la experiencia de mis servicios en los ámbitos del mercado interior, la industria, el emprendimiento, las pymes, la mejora de la reglamentación y la modernización de la administración pública deben aprovecharse plenamente en el contexto del semestre europeo. Quiero contribuir a profundizar en el seno de la Comisión y de mis propios servicios los conocimientos específicos por país para lo cual trabajaré con un amplio elenco de actores nacionales, en estrecha colaboración con el vicepresidente responsable del Euro y el Diálogo Social.


La transformación digital de la economía traerá repercusiones de gran calado para todos los sectores de la industria, las pymes, los ciudadanos y los consumidores. Las tecnologías digitales transforman radicalmente el suministro de bienes y servicios e inciden en las cadenas de valor industriales en el conjunto de Europa. Por lo tanto, deseo contribuir lo más posible al trabajo del vicepresidente responsable del Mercado Único Digital y a mi colega encargado de la Economía y Sociedad Digitales. Fomentaré el emprendimiento digital y apoyaré la utilización y explotación de las tecnologías digitales por parte de la industria y las pymes, incidiendo principalmente en las técnicas de fabricación avanzadas y en el sector de los servicios.


Atribuyo una enorme importancia a la dimensión externa del mercado interior y al acceso a los mercados de terceros países. En estrecha colaboración con mi colega responsable de Comercio, tengo la intención de fomentar las oportunidades comerciales de las empresas en el extranjero y reforzar nuestra base industrial, garantizando condiciones de competencia equitativas a nivel mundial. Por último, otra de mis principales prioridades será mejorar la reglamentación para establecer un entorno favorable al crecimiento que beneficie a las empresas europeas; contribuiré asimismo a la aplicación de un Programa de Adecuación y Eficacia de la Reglamentación, bajo la dirección del vicepresidente competente.


Con sumo placer asistiré regularmente a las reuniones de esta comisión a fin de debatir las iniciativas legislativas en curso y futuras, así como la implementación de las normas en vigor. Estoy a su disposición para mantener contactos bilaterales o para cualquier otra actividad parlamentaria que requiera mi presencia. Me comprometo a informarles regularmente sobre la evolución de las negociaciones internacionales en mi ámbito de competencia. Las negociaciones sobre el ACTI han puesto de manifiesto la necesidad de una mayor transparencia y, en este sentido, estoy convencida de que el establecimiento de una estrecha relación nos permitirá trabajar en equipo para lograr la necesaria transformación industrial y desarrollar un entorno más favorable para las empresas en Europa.

 
 
Preguntas de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor:

5. Crecimiento, competitividad y creación de empleo


¿Qué medidas tiene la intención de adoptar para mejorar el crecimiento, la competitividad y la creación de empleo en el mercado único? ¿Qué estrategia global prevé para un desarrollo equilibrado del mercado único que pueda aportar beneficios concretos a las empresas, los consumidores y los empleados? ¿Qué medidas va a tomar para que las empresas, en particular las pymes, puedan tener acceso al mercado único y disfrutar de sus beneficios? ¿Qué medidas concretas va a adoptar para seguir desarrollando la solidez actual del mercado único de productos y servicios? ¿En qué sectores de los servicios se van a centrar sus actividades y políticas y por qué?


Como bien ha destacado el presidente electo Juncker, el mercado interior es lo mejor que tiene Europa para crear empleo y crecimiento; debemos apoyarnos en la fuerza de este mercado y explotar al máximo el potencial que ofrece en todas sus dimensiones.


Nuestra capacidad para crear un entorno empresarial propicio a la innovación y al crecimiento será la clave para alcanzar esos objetivos. Debemos reducir la burocracia, ofrecer a las empresas nuevas oportunidades de innovar y expandirse y a los consumidores la posibilidad de aprovechar plenamente el mercado interior. Quiero un mercado interior que beneficie a todos los ciudadanos, ya sean empresarios, consumidores o trabajadores, y llevaré adelante este empeño apoyándome en los principios rectores siguientes:


- la reglamentación europea solo debe introducirse cuando pueda aportar un valor añadido;


- nuestra acción debe centrarse en los sectores y medidas que más efectos produzcan;


- nuestro trabajo debe basarse en datos económicos sólidos y en un conocimiento profundo de los mercados de los Estados miembros;


- necesitamos herramientas eficaces para poner en marcha nuestras políticas y hacer un seguimiento de las mismas en estrecha colaboración con los Estados miembros;


- las reformas que propongamos deben ser socialmente responsables.


En lo que se refiere a la acción política, creo que hay que seguir trabajando en los siguientes ámbitos:


1) Mejorar la integración de los mercados de servicios para fomentar oportunidades transfronterizas


Mi prioridad inmediata será la aplicación eficaz de la Directiva sobre los servicios y la correcta implementación de la Directiva modernizada sobre las cualificaciones profesionales. Tengo la intención de presentar, al inicio de mi mandato, un informe sobre los obstáculos que persisten para el pleno funcionamiento del mercado interior de los servicios. Una estrategia renovada podría definir la manera de eliminar los obstáculos que siguen afectando a los proveedores de servicios (posiblemente mejorando el recurso al principio del reconocimiento mutuo), simplificar más los procedimientos administrativos (desarrollando las ventanillas únicas) y garantizar que los consumidores puedan ejercer mejor sus derechos en el mercado interior a la hora de adquirir servicios transfronterizos.


Todas las medidas que se tomen para integrar más los mercados de servicios deben tener en cuenta las posibles consecuencias sociales, que deberán abordarse adecuadamente. La cooperación entre los Estados miembros es importante para evitar la utilización indebida de las normas existentes, en particular de la Directiva sobre el desplazamiento de trabajadores.


Se ha demostrado que las ventajas económicas resultantes de una reducción de las barreras en el mercado interior de los servicios son especialmente importantes en algunos sectores, como los servicios a las empresas y la construcción, entre otros.. Si bien en estos dos sectores existe la prestación de servicios entre Estados miembros, el nivel del comercio y la inversión transfronterizos siguen estando por debajo de su potencial, lo que deja un amplio margen para el crecimiento. Mi idea es estudiar en profundidad ambos sectores para determinar de qué manera puede explotarse ese potencial.


El sector minorista presenta también una importancia económica considerable (11 % del PIB de la UE y 15 % de su tasa de empleo). Pienso que es fundamental mejorar el funcionamiento del mercado interior en este ámbito para fomentar la viabilidad de las pymes y garantizar la sostenibilidad de la cadena de suministro entre empresas. Los minoristas tradicionales deben poder aprovechar plenamente las oportunidades que ofrece el comercio electrónico.


Trabajaré asimismo para que la regulación de los servicios profesionales en los Estados miembros sea adecuada a los objetivos perseguidos. Apoyaré los esfuerzos de modernización y las reformas estructurales de los Estados miembros a través del actual proceso de examen inter pares (sobre la base de la Directiva relativa a las cualificaciones profesionales).


2) Facilitar un acceso justo y abierto a los mercados de contratación pública


El marco legislativo europeo para la contratación pública al servicio del crecimiento ya es una realidad. Ahora pretendo que funcione en la práctica, es decir, lograr que los mercados de contratación pública funcionen adecuadamente y dar a las empresas, en particular a las pymes, pleno acceso a dichos mercados a escala europea. Existe demasiado localismo y burocracia, a veces incluso corrupción, y, en general, no hay suficiente integración ni oportunidades para las empresas de la UE. Cooperaré estrechamente con los Estados miembros para modernizar los sistemas de contratación pública, centrando los esfuerzos conjuntos en los aspectos sistémicos más importantes y en los sectores más afectados.


Quiero también seguir trabajando para abrir los mercados de contratación en todo el mundo; en efecto, muchos de los mercados de contratación de nuestros socios comerciales están cerrados mientras que los nuestros están abiertos.


3) Desarrollar la propiedad intelectual e industrial para incentivar y difundir la innovación.


Los derechos de propiedad intelectual son una herramienta fundamental para promover la innovación y el crecimiento. Las industrias con elevado recurso a los DPI generan el 40 % de la actividad económica total de la UE y aproximadamente el 35 % del empleo total. Mi prioridad será crear las infraestructuras adecuadas para los DPI industriales a fin de impulsar la innovación, fomentar la inversión y contribuir a que nuestra industria explote sus inventos.


En esta misma línea, debemos completar lo antes posible la aplicación del paquete sobre patentes, así como finalizar la reforma en curso del Derecho Europeo de Marcas y las negociaciones acerca de la propuesta sobre secretos comerciales.


4) Velar por el correcto funcionamiento del mercado interior de bienes.


El mercado interior de bienes ha sido pionero en la integración europea y ha contribuido significativamente a la prosperidad de los ciudadanos europeos. A pesar de los importantes avances logrados hasta la fecha, es necesario suprimir los obstáculos que aún persisten para lograr el pleno funcionamiento del mercado interior, por ejemplo con un mayor recurso al reconocimiento mutuo y a la normalización.


Estudiaré la manera de mejorar el funcionamiento del principio de reconocimiento mutuo. Actualmente se lleva a cabo una evaluación a este respecto e informaré al Parlamento Europeo de la evolución de la situación en este importante frente. Considero la normalización europea como la piedra angular del funcionamiento del mercado interior y como un instrumento poderoso para los productos y servicios sectoriales. La Comisión está llevando a cabo un examen independiente del sistema de normalización. A finales de 2015 presentaré al Parlamento Europeo y al Consejo un informe sobre la aplicación del Reglamento relativo a la normalización.


Aunque pienso que las normas aplicables a los diferentes sectores de productos funcionan bien en su actual marco, creo que debemos hacer más hincapié en que las normas vigentes se conozcan más, en su aplicación y su simplificación. Mejorar la aplicación de las normas es una prioridad. Intensificaremos el diálogo con las empresas para identificar mejor los obstáculos al cumplimiento de la legislación. En este contexto, presentaré una nueva iniciativa legislativa sobre la aplicación de la legislación relativa a los productos a fin de animar a las empresas a cumplir la legislación sobre el mercado interior de los productos y reducir la carga de las inspecciones de rutina. La racionalización de las sanciones administrativas por incumplimiento debe ser un instrumento de nuestra política para mejorar el cumplimiento de la legislación sobre los productos.


En concreto, apoyaré sin reservas la adopción rápida de la revisión de la legislación sobre dispositivos médicos, que es importante para la protección de la salud pública, la innovación y la competitividad.


Lograr que los ciudadanos y las empresas, en particular las pymes, puedan beneficiarse plenamente del mercado interior es una prioridad horizontal común a estos cuatro ámbitos. De confirmarse mi nombramiento como comisaria, me gustaría explorar nuevas maneras de comunicar mejor a las pymes las oportunidades que ofrece el mercado interior. Además de reforzar la red Enterprise Europe, procuraré mejorar el papel de los puntos de contacto sobre los productos y aprovechar los canales de comunicación existentes entre la Comisión Europea y los Estados miembros.


¿Prevé reforzar el papel de la gobernanza del mercado único en el curso del ejercicio del semestre europeo? ¿Cómo tiene la intención de proceder concretamente en esta dirección? ¿Cómo prevé continuar el proceso político iniciado por el Acta del Mercado Único? ¿Ha previsto vincular el ejercicio del Acta del Mercado Único con la gobernanza del mercado único y el papel de la integración del mercado único en el semestre europeo?


La gobernanza del mercado interior siempre ha estado presente en el examen de los resultados de los Estados miembros, especialmente en el contexto del semestre europeo.


Ahora que hemos superado los desafíos más urgentes, la atención debería centrarse en las reforma nacionales que, a medio y largo plazo, permitirán mejorar la competitividad y recuperar el crecimiento y el empleo perdidos en los últimos años. Un mejor funcionamiento del mercado interior en los Estados miembros puede ser fundamental a tal fin, en algunos Estados miembros más que en otros. El informe sobre la integración del mercado interior, que forma parte del estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento en años recientes, refleja esta necesidad de poner el foco de atención en el mercado interior, un enfoque que me gustaría mantener y reforzar.


Esto significa en concreto que en el diálogo con los Estados miembros sobre las reformas económicas nacionales se debe dar prioridad a las medidas del mercado interior, sobre todo cuando dichas medidas contribuyen a un mercado nacional más competitivo y a una administración nacional más eficiente. Por ejemplo, si decidimos reforzar las ventanillas únicas y dotar de mayor transparencia y eficacia a los sistemas de contratación pública, estaríamos beneficiando no solo a las empresas de otros Estados miembros sino también a las empresas locales e incluso a los contribuyentes. Y, siempre que esté justificado, deberán incluirse recomendaciones de actuación en el semestre europeo.


Por otra parte, con el fin de aportar una contribución adicional al semestre europeo, es preciso que identifiquemos indicadores realistas de los resultados del mercado interior en los diferentes sectores y en cada uno de los Estados miembros. La parte reglamentaria y de procedimiento del mercado interior ya están adecuadamente cubiertas por el cuadro de indicadores del mercado interior, que incluye datos y cifras sobre transposición, infracciones, capacidad administrativa de cooperación transfronteriza y resolución de problemas. Sin embargo, debemos seguir trabajando para completar esta información con indicadores sobre las realidades económicas que resultan de la legislación relativa al mercado interior. Un reciente estudio encargado por la Comisión IMCO indica que debemos desarrollar o reutilizar indicadores que reflejen la facilidad o dificultad de hacer negocios en un sector determinado y en cada uno de los Estados miembros. Me interesa mucho explorar esta vía a fin de hacer una contribución sólida sobre el mercado interior al semestre europeo.


El mercado interior es una de las mayores realizaciones de Europa y el que debe darle su ventaja competitiva. Es un bien común para todos los europeos y tiene una incidencia en casi todas las políticas económicas y de los consumidores. Sin embargo, precisamente porque es tan amplio, corremos el riesgo de perder el rumbo si no lo enfocamos adecuadamente. Por eso coincido con la idea fundamental representada por las leyes del mercado único: dar un enfoque político a los aspectos que más interesan a las empresas y los ciudadanos, garantizar que el mercado interior esté al servicio de todos y ser pragmático en cuanto a las herramientas que deben aplicarse, a sabiendas de que la legislación no es siempre la mejor manera de gobernar el mercado interior. Me gustaría llevar adelante la política del mercado interior con este espíritu.


¿Cómo tiene la intención de asegurar la correcta y plena aplicación de la Directiva relativa a los servicios garantizando al mismo tiempo la igualdad de condiciones para todos los actores interesados pertinentes?


La aplicación de la Directiva sobre los servicios, que debía empezar a aplicarse a finales de 2009, ha sido la prioridad de acción de la Comisión saliente en este ámbito. Puesto que se considera que todavía puede generar importantes beneficios económicos, su aplicación eficaz sigue siendo una prioridad absoluta.


En cuanto a las medidas nacionales prohibidas por la Directiva, redoblaré los esfuerzos desplegados en el marco de la actual campaña de tolerancia cero y perseguiré las infracciones jurídicas de la Directiva que sean evidentes. No habrá tolerancia para los Estados miembros que infrinjan la Directiva. Las normas acordadas deben respetarse. En cuanto a las restricciones autorizadas por la Directiva, mi intención es seguir trabajando con los Estados miembros para garantizar que dichas barreras son proporcionadas y no restringen innecesariamente la libre circulación de servicios en el mercado interior.


La aplicación de la Directiva sobre los servicios debe ir acompañada de profundas reformas en determinados sectores, como se propondrá en la estrategia a la que me he referido anteriormente.


¿Cómo va a contribuir a maximizar las oportunidades en materia de crecimiento inteligente e inclusivo, innovación, competitividad, sostenibilidad y empleo derivadas de los nuevos cambios realizados en la contratación pública en Europa ?


Con un porcentaje del 19 % del PIB, la contratación pública ocupa un lugar demasiado importante como para que no funcione. Está además directamente vinculada a algunos de los principales retos políticos que debemos abordar, por ejemplo, el crecimiento y el empleo, la disciplina fiscal, la modernización de la administración pública, la innovación, la confianza de los ciudadanos de la UE en sus autoridades públicas o el crecimiento verde e inclusivo.


Debemos abrir los mercados a la contratación pública, lo que significa contar con un verdadero mercado interior menos localista en las contrataciones públicas, más transparente y que ofrezca un trato más justo a los operadores de otros países. Invitaré a los Estados miembros a que supriman las prácticas que menoscaban la transparencia y la igualdad de trato para las empresas no nacionales, empezando por aquellos sectores más afectados. Trabajaré asimismo en colaboración con mi colega responsable en materia de Competencia para asegurarnos de que las empresas también actúan como les corresponde. No debemos permitir que las compañías segmenten artificialmente el mercado de contratación pública.


Los mercados deben abrirse también en el pano internacional. Con el resto del mundo creciendo a un ritmo más rápido que Europa, estos mercados no pueden permanecer cerrados al comercio mientras que los mercados europeos siguen abiertos. Debemos culminar la adhesión de China al Acuerdo sobre Contratación Pública (ACP), alcanzar un acuerdo ambicioso sobre los capítulos relativos a la contratación pública del Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión (ATCI) y finalizar el Acuerdo de Libre Comercio con Japón. En este contexto, obraré para alcanzar un acuerdo sobre el Instrumento de Contratación Pública Internacional, que debería permitirnos reunir en torno a la mesa de negociaciones a los terceros países con mercados cerrados. A tal fin trabajaré en estrecha colaboración con mi colega responsable de Comercio.


Confrontada a graves amenazas para su seguridad y a restricciones presupuestarias, Europa no puede permitirse gastos de defensa ineficaces ni una duplicación de capacidades. Trabajaré en pos del buen funcionamiento del mercado interior de la defensa que reconcilie la apertura y la competencia con las preocupaciones legítimas de seguridad. La aplicación plena y correcta de la Directiva sobre contratos públicos en materia de defensa es fundamental a tal efecto. No se trata solo del mercado interior, se trata de proteger la competitividad de la industria de defensa europea de modo que pueda suministrar, a precios asequibles, las capacidades de defensa que necesitan nuestros Estados miembros.


Identificaremos las deficiencias en materia de contratación pública y las abordaremos mediante la profesionalización de los compradores, la eliminación del despilfarro y la reducción de la burocracia y las formalidades administrativas. La profesionalización en el sector público es esencial y debemos contar con autoridades de contratación que tengan competencias de gestión y sepan qué productos deben comprarse y venderse. Será también necesario que las administraciones públicas se pongan al día con la revolución digital. La contratación pública electrónica ofrece ventajas extraordinarias; es más barata, rápida, transparente y accesible. Definiré con los Estados miembros estrategias nacionales ambiciosas para que la contratación pública sea más digital, más profesional y más estratégica, por ejemplo para que sirva de catalizador para mejorar la innovación en sectores industriales clave de la economía europea. Un motor para ello es el paquete de medidas sobre contratación recientemente adoptado. Colaboraré también estrechamente con mis colegas encargados de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas y Política Regional, bajo la dirección del vicepresidente responsable del Euro y el Diálogo Social a fin de garantizar que esta cuestión se aborda tanto en el contexto del semestre europeo como en la gestión de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos.


Una mayor eficacia en la contratación pública puede también ir acompañada de una mayor agregación de la demanda y en este sentido es necesario incentivar, por ejemplo, la contratación conjunta transfronteriza.


Por último, aunque no por ello menos importante, en colaboración con mi colega responsable de Migración y Asuntos de Interior, analizaré las posibilidades de desarrollar políticas que combatan la corrupción en la contratación pública y contribuyan a fomentar una cultura de integridad en todos los participantes en el procedimiento. La corrupción en este ámbito genera un despilfarro de recursos y merma la calidad de los bienes, las obras y los servicios adquiridos. El fraude, la corrupción y las prácticas irregulares minan también la confianza de los ciudadanos y las empresas en las autoridades públicas.


¿Qué opina de la situación del paquete sobre seguridad de los productos y vigilancia del mercado?


La adopción del paquete de medidas sobre vigilancia del mercado y seguridad de los productos supone un paso importante para reforzar la protección de los consumidores y crear condiciones equitativas para las empresas. Estoy muy satisfecha del apoyo general que ha recibido del Parlamento Europeo en primera lectura. A fin de alimentar los debates en el Consejo, la Comisión va a publicar un estudio para evaluar los efectos del marcado de origen en las empresas, los consumidores, la competitividad y el crecimiento. A mi juicio, esta evaluación en profundidad permitirá al Consejo reanudar el debate sobre el fondo de esta cuestión. Estoy convencida de que, con el apoyo del Parlamento Europeo, y en particular de esta Comisión, lograremos llegar a un acuerdo con el Consejo. Por mi parte, haré todo lo que esté en mi mano para llegar a un compromiso.


¿Cómo tiene previsto colaborar con el Vicepresidente responsable del mercado único digital y el comisario de Economía y Sociedad Digitales para asegurar que el fomento del uso de las tecnologías digitales y los servicios en línea se convierte en una política horizontal que cubre todos los sectores de la economía?


Trabajaré estrechamente con ambos comisarios para hacer realidad el mercado único digital, ya que son numerosos los ámbitos en los que nuestras políticas pueden reforzarse mutuamente.


Los consumidores de hoy en día quieren comprar en toda Europa desde sus ordenadores sin moverse de casa, lo que hace que el mercado único digital cada vez se distinga menos del mercado único físico. En consecuencia, nuestras políticas también deben aspirar a integrar completamente ambos mercados. Un caso evidente es el del comercio electrónico: una vez realizada la compra en línea, tanto el comprador como el vendedor desean contar con servicios de entrega eficientes.


Combatir la fragmentación reglamentaria en el mercado interior y reducir las cargas administrativas contribuirán sin duda a un mercado único digital fuerte y más integrado.


Promover e incentivar la innovación es otra vía de actuación particularmente importante para el mercado único digital y el marco relativo a los derechos de propiedad intelectual desempeñará un papel importante al respecto. Nuestras empresas innovadoras necesitan sistemas de patentes, diseños y marcas eficaces y bien calibrados. Precisan, asimismo, una protección de los secretos comerciales y del capital de conocimiento, así como medios de recurso efectivos y eficaces para aquellas que sufren vulneraciones de los derechos de propiedad intelectual a escala comercial, tanto dentro como fuera de la UE


Como he señalado en la pregunta 4, debemos fomentar el emprendimiento y garantizar que nuestras industrias, en particular las pymes, pueden utilizar eficazmente las nuevas tecnologías. Deberíamos tener en cuenta las recomendaciones que presentará a finales de 2014 el Foro sobre emprendimiento digital y desarrollar la Iniciativa sobre cualificaciones digitales que incluye la Gran Coalición para el Empleo Digital.


Por último, un mercado interior moderno necesita una administración pública moderna. Debemos aprovechar plenamente los instrumentos de administración en línea en todos los niveles de gobierno. Debemos proseguir y promover la transición a la contratación pública y la facturación electrónicas, así como desarrollar las ventanillas únicas y otros instrumentos como el sistema de información sobre el merado interior.


En términos generales, combatir la fragmentación reglamentaria en el mercado interior y reducir las cargas administrativas contribuirán sin duda a un mercado único digital fuerte y más integrado.


6. Legislar mejor


¿Cómo va a mejorar las evaluaciones de impacto, ex ante y ex post, a fin de asegurar una evaluación integral y equilibrada de las nuevas propuestas legislativas y de la legislación existente sobre el mercado interior? En particular, ¿de qué modo va a garantizar que se basen en hechos y en pruebas mejoradas y corregidas de las pymes y del mercado interior?


Una de mis principales prioridades será elaborar disposiciones legislativas de calidad e «inteligentes». Es absolutamente necesario legislar mejor si se quiere ofrecer a las empresas un entorno favorable a su crecimiento y garantizar un elevado nivel de seguridad y protección medioambiental. En estrecha colaboración con el vicepresidente encargado de la mejora de la legislación, haré todo lo posible para responder a las expectativas del Parlamento Europeo y los Estados miembros, pero también de las partes interesadas y los ciudadanos.


Mi futuro ámbito de competencias, si se ratifica mi nombramiento como comisaria, es crucial para continuar el programa de mejora de la legislación, ya que comprende aproximadamente 130 actos legislativos fundamentales, que representan el grueso de la legislación sobre el mercado interior de bienes y servicios. Pediré a mis servicios que hagan un uso extensivo de los instrumentos existentes para evaluar los costes y beneficios de la legislación, sobre todo las evaluaciones de impacto, en particular la prueba de las pymes y la verificación de la competitividad, así como las evaluaciones ex-post, incluidas las comprobaciones de adecuación y las evaluaciones del coste acumulativo.


Lo primero que haré será mejorar más si cabe la calidad del procedimiento de evaluación de impacto en la nueva legislación. La «prueba del mercado interior», la «verificación de la competitividad» y la «prueba de las pymes» deben ocupar un lugar central en los análisis de impacto de la Comisión. Tengo la intención de promover el recurso a todos los instrumentos disponibles a fin de garantizar el diálogo con los consumidores, las empresas pertinentes, las pymes y también nuestros interlocutores sociales.


Mi segundo objetivo será aligerar la legislación, simplificándola y reduciendo su coste. La iniciativa del Programa de Adecuación y Eficacia de la Reglamentación (REFIT) debe mantenerse y reforzarse. Entre los ejercicios de evaluación que se están llevando a cabo para analizar el funcionamiento de la legislación relativa al mercado interior y sus consecuencias para las partes interesadas, cuyos resultados se tendrán en cuenta en el proceso de toma de decisiones, cabe señalar las evaluaciones de la legislación sobre productos químicas, el principio del reconocimiento mutuo, la comprobación de adecuación en el sector de la construcción y la evaluación del sistema de protección de los diseños en la UE. Espero que las nuevas evaluaciones de costes acumulativos que examinan el impacto de la legislación de la UE en sectores industriales específicos, como los productos químicos o las industrias forestales, también nos proporcionen la información esperada.


¿Cómo va a proponer incrementar la participación prelegislativa de las comisiones parlamentarias, en particular con respecto a las iniciativas legislativas adoptadas en virtud del artículo 225 del TFUE? ¿Qué medidas va a adoptar para asegurar la plena y correcta consulta de las partes interesadas con vistas a garantizar la adecuación de la legislación para el crecimiento, la creación de empleo, la innovación y la competitividad?


Como vicepresidenta y ministra, siempre he estado atenta a las necesidades del Parlamento y deseo continuar este mismo diálogo con el Parlamento Europeo en mi nuevo puesto. A mi juicio, una mejor preparación de las políticas y la legislación de la UE es imprescindible para legislar mejor y el Parlamento puede desempeñar un papel crucial con su participación en la elaboración de las iniciativas de la Comisión. Espero con interés las posiciones del Parlamento expuestas en las resoluciones no legislativas o en su contribución al diálogo estructurado. 


Considero que la colaboración con las partes interesadas forma parte integrante de una reglamentación inteligente. Para más información, les ruego se remitan a mi respuesta a la pregunta 3 de la Comisión ITRE.


¿Cómo va a garantizar una mejor ejecución y aplicación de la legislación relativa al mercado único y velar por que los Estados miembros cumplan sus compromisos?


Seré una acérrima defensora del mercado interior. Debemos colocar la ejecución de las normas del mercado interior a la cabeza de nuestra agenda política. Las actividades dirigidas al cumplimiento de dichas normas deben tener mayor visibilidad y peso, y deben ir acompañadas de una mejor política de comunicación hacia el público y la sociedad civil en cuanto a nuestros objetivos, estrategias y resultados concretos. Nuestra política de aplicación de la legislación debe aspirar a ser más estratégica, coherente y centrada en los problemas más graves a los que se enfrenta el mercado interior, y que son motivo de preocupación para los ciudadanos y las empresas.


Para lograrlo, debemos definir un enfoque coherente que englobe diferentes instrumentos y autoridades de los Estados miembros.


Todo comienza con la calidad de la legislación que producimos, que debe ser de un nivel muy elevado y tener en cuenta desde el principio los desafíos concretos del futuro. Este es, en parte, el papel de la Comisión: las propuestas que elaboramos deben estar concebidas de manera que sea posible su ejecución y aplicación plena. Evidentemente, el Consejo y el Parlamento Europeo también desempeñan un papel muy importante evitando soluciones de compromiso demasiado ambiguas para poder aplicarse.


La cooperación con los Estados miembros también es crucial. Estamos a su disposición para ayudarles durante el proceso de transposición y aplicación de las normas acordadas, y para examinar con ellos las posibles soluciones a los problemas que se planteen. El cumplimiento y la aplicación de la legislación sobre el mercado interior dependen de los recursos de que dispongan los inspectores nacionales y las autoridades de vigilancia del mercado. Tengo la intención de examinar de cerca la forma de ayudar a los Estados miembros a consagrar más tiempo y recursos a la vigilancia de los mercados nacionales de bienes y productos. La propuesta relativa a la vigilancia de los mercados que se debate actualmente en el Parlamento es un paso en la buena dirección.


En segundo lugar, tenemos que dotar a los ciudadanos y las empresas con los medios para que hagan valer sus derechos, proporcionándoles una información clara y sencilla sobre sobre sus derechos, así como sobre las normas y los procedimientos (como el portal «Tu Europa»), y un acceso rápido y eficaz a mecanismos de resolución de problemas.


En tercer lugar, frente a los problemas graves que puedan surgir en la aplicación del mercado interior, no dudaré, en caso necesario, en incoar procedimientos de infracción contra los Estados miembros. Dicho esto, pienso que muchos de los problemas pueden evitarse o resolverse con mayor celeridad por otros medios. El mecanismo informal de resolución de litigios SOLVIT es un instrumento que ha dado muy buenos resultados en este terreno y que merece todo el apoyo posible. El sistema de notificación en virtud de la Directiva 98/34 es otro ejemplo muy eficaz de cómo anticipar los problemas, y debería utilizarse en toda su extensión.


En esta misma línea, debemos acelerar y facilitar los procedimientos administrativos, que constituyen una fuente de obstáculos innecesarios. Esto mismo puede aplicarse a la cooperación transfronteriza entre autoridades públicas. En esta óptica, pienso que un enfoque digital por defecto es la única solución y, por consiguiente, tengo la intención de ampliar los instrumentos existentes que funcionan bien (como el sistema de información del mercado interior) y de adoptar, conjuntamente con mis colegas, nuevas iniciativas en el ámbito de la administración pública en línea.


Por último, debemos examinar de manera más sistemática lo que de verdad ocurre en el mercado interior. Es necesario recopilar datos de fuentes diferentes, también directamente de los ciudadanos, las empresas y los consumidores. Esta información nos permitirá definir las prioridades para el cumplimiento de la legislación y para legislar mejor. Estoy convencida de que este enfoque global, que incluye también un seguimiento sistemático a través del cuadro de indicadores del mercado único, será un poderoso complemento del tradicional instrumento de aplicación del procedimiento de infracción.