Acceso directo a la navegación principal (Pulse "Intro")
Acceso a los contenidos de la página (pulse en "Entrada")
Acceso directo a la lista de otros sitios web (Pulse "Intro")

NOT FOUND !Kristalina Georgieva

Audiencia

 

Kristalina Georgieva

Cartera: Presupuesto y Recursos Humanos - Vicepresidenta
 
Día 4 , jueves 2 octubre 2014 - 13:30 , Bruselas  
 
Kristalina Georgieva (Bulgaria)
Kristalina Georgieva
 
A cargo de la audiencia
 Responsable de la audiencia  Asociada a la audiencia
 
Preguntas / Respuestas
 
1. Competencia general, compromiso europeo e independencia personal

¿Qué aspectos de sus cualificaciones y experiencia personales considera usted particularmente pertinentes para desempeñar el cargo de Comisaria y fomentar el interés europeo general, especialmente en el ámbito cuyas competencias le corresponda a usted ejercer? ¿Cuáles son sus motivaciones? ¿Cómo va a contribuir a elaborar la agenda estratégica de la Comisión? ¿Qué garantías de independencia puede usted dar al Parlamento Europeo y cómo garantizaría usted que ninguna de sus actividades pasadas, actuales o futuras puede comprometer la realización de las labores que se le encomienden dentro de la Comisión?


He dedicado mi vida al servicio de los intereses públicos: primero, como docente, más adelante en un alto puesto directivo del Banco Mundial y, en los últimos cinco años, como Comisaria. Se me ha confiado la supervisión de miles de millones de euros y tengo una demostrada trayectoria de diligencia, labor centrada en la obtención de resultados y rendición de cuentas a los beneficiarios y los contribuyentes. Como Comisaria de Cooperación Internacional, Ayuda Humanitaria y Respuesta a las Crisis supervisé la prestación de asistencia para permitir la supervivencia de casi 500 millones de niños, mujeres y hombres afectados por conflictos y catástrofes naturales en todo el mundo. En ese contexto, el concepto de «rentabilidad» significaba que se salvaban más vidas y que otras se transformaban para mejor. Mi motivación reside en aprovechar al máximo cada euro que aportan nuestros contribuyentes para conseguir los mejores resultados posibles.


También fue esta mi motivación en los diversos cargos que ocupé en el Banco Mundial y especialmente tras la crisis financiera internacional de 2008. Desempeñé un papel crucial en la reforma de la gobernanza del Banco y en la ampliación de capital que llevó aparejada, asegurándome de que la recaudación de recursos adicionales de los contribuyentes fuera acompañada de medidas de aumento de la eficiencia y de mejora del rendimiento del personal.


Siempre he admirado el poder de transformación de la Unión Europea, faro de esperanza, paz y prosperidad para cientos de millones de ciudadanos dentro y fuera de sus fronteras. Esa fuerza ha sufrido el embate de la crisis económica y financiera de la que ahora que estamos saliendo. Por el bien de nuestros ciudadanos y de la causa de la paz y la seguridad en el mundo, debemos superar el impacto de la crisis no solo en lo que afecta a nuestras economías sino también a nuestra unidad europea, nuestra solidaridad y nuestra capacidad para ser una fuerza benéfica en un mundo más vulnerable.


Como el Presidente electo Juncker afirmó en su discurso ante el Parlamento Europeo, Europa ha perdido parte de su credibilidad, de su competitividad y de la confianza en ella depositada por sus ciudadanos. Debemos reconstruirlas y la Comisión tiene la responsabilidad de liderar las acciones necesarias con tal fin.


Si se confirma mi nombramiento, coordinaré como Vicepresidenta de Presupuesto y Recursos Humanos dos sectores que son vitales para que la Comisión aporte resultados a sus ciudadanos. Se trata de utilizar los recursos financieros y humanos que se nos han confiado de la forma más eficaz y eficiente. La Comisión debe mostrarse más ágil y desplegar sus fondos y su personal con miras a la consecución de las prioridades que generan crecimiento, empleo y justicia, amén de una mejor calidad de vida para todos los europeos. Mi labor se guiará por el principio fundamental de que el cambio no solo es inevitable sino también positivo y que, en un mundo en rápida evolución, hemos de tener una mayor capacidad de reacción.


Al mismo tiempo, debemos garantizar una ejecución y un control presupuestarios eficaces, demostrando a los contribuyentes europeos que el dinero que aportan a la Unión en estos tiempos difíciles está bien custodiado, se gasta de forma responsable y produce resultados tangibles.


A lo largo de toda mi carrera he observado las normas de conducta más rigurosas. En 2010 hice una declaración solemne ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en la que garantizaba mi independencia y mi intención de guiarme única y exclusivamente por el interés común europeo. He respetado escrupulosamente esa declaración y aguardo con entusiasmo el momento de reiterarla si se confirma mi designación como miembro de la próxima Comisión. Me atendré estrictamente a las normas de independencia, ética y transparencia fijadas en los artículos 17, apartado 3, del TUE y 245 del TFUE y al Código de Conducta de los Comisarios.

 
 
2. Gestión de la cartera y cooperación con el Parlamento Europeo y sus comisiones

¿Cómo evaluaría usted su papel como miembro del Colegio de Comisarios? ¿En qué sentido se consideraría a sí misma responsable ante el Parlamento de sus propias acciones y de las de su servicio?


¿Qué compromisos específicos está dispuesta a asumir en materia de incremento de la transparencia, intensificación de la cooperación y seguimiento efectivo de las posiciones y solicitudes de iniciativas legislativas formuladas por el Parlamento? En relación con las iniciativas previstas y los procedimientos en curso, ¿está dispuesta a facilitar al Parlamento la información y los documentos pertinentes en pie de igualdad con el Consejo?


La nueva Comisión debe formar un equipo sólido y eficaz. El Presidente electo ha fijado sus prioridades en su Agenda de empleo, crecimiento, equidad y cambio democrático. Como Vicepresidenta de Presupuesto y Recursos Humanos, me aseguraré de que los fondos y el personal se emplean para conseguir resultados acordes con esas prioridades. Hemos de crear una cultura de resultados. Me propongo dejar claro que es responsabilidad de cada Comisario hacer el mejor uso posible del dinero de los contribuyentes y garantizar que nuestro cualificado y motivado personal rinde al máximo de sus posibilidades, objetivos para cuya consecución respaldaré a mis homólogos los demás Comisarios.


Me tomo extremadamente en serio mi responsabilidad de negociar el presupuesto anual, especialmente en lo que respecta a los pagos, y de supervisar el procedimiento anual de aprobación de la gestión presupuestaria. Con igual seriedad asumo la responsabilidad de dirigir los preparativos de la revisión del marco financiero plurianual y la elaboración de una propuesta para el periodo posterior a 2020. Soy consciente de la importancia de gestionar con prudencia y eficacia no solo los recursos financieros de que disponemos, sino también los recursos humanos.


Tenemos la obligación de detenernos a observar más de cerca el valor añadido del presupuesto de la UE. El presupuesto se compone de cifras, pero –lo cual es aún más importante– detrás de esas cifras hay personas. Ya se trate de agricultura, fondos de cohesión, investigación, educación o acción exterior, el objetivo es influir positivamente en la vida de las personas. Me propongo por lo tanto entablar un diálogo con nuestros ciudadanos para explicarles el valor añadido del presupuesto pero también para recabar opiniones sobre cómo conseguir mejores y mayores resultados con nuestras limitaciones presupuestarias.


Y, sobre todo, intensificaré la comunicación con el Parlamento Europeo. Me produjo mucha satisfacción escuchar cómo el Presidente electo manifestaba en su alocución al Parlamento su intención de fortalecer la especial relación existente entre el Parlamento Europeo y la Comisión. Mi experiencia de colaboración con el Parlamento Europeo en los últimos cinco años ha sido muy positiva, asentada en la confianza, el respeto mutuo y la colaboración.


Proseguiré y consolidaré la cooperación establecida por mis predecesores con el Parlamento Europeo en lo que respecta a la revisión intermedia del actual marco financiero plurianual y la preparación del marco posterior a 2020. Contaré con su estrecha colaboración para el procedimiento presupuestario anual en el contexto del Acuerdo Interinstitucional sobre disciplina presupuestaria, cooperación presupuestaria y buena gestión financiera. En busca de continuas mejoras, prestaré además plena atención a las opiniones del Parlamento acerca del procedimiento anual de aprobación de la gestión presupuestaria. Me aseguraré de que la asignación de personal se ajusta al cumplimiento de nuestras prioridades y se lleva a cabo de forma transparente. Con gusto procederé de forma periódica a la notificación y la puesta en común de información sobre el programa de trabajo de la Comisión, según lo convenido en el Acuerdo Marco, y a facilitar un eficaz control democrático por parte del Parlamento. Aguardo expectante la posibilidad de participar en las negociaciones tripartitas importantes.


Por lo que respecta a la necesidad de dar curso a las posiciones y peticiones del Parlamento Europeo, aplicaré las disposiciones del Acuerdo Marco y, en mis ámbitos de responsabilidad, me aseguraré de que la Comisión responde a las resoluciones o peticiones parlamentarias presentadas con arreglo al artículo 225 del TFUE en un plazo de tres meses desde su adopción.


A este respecto, respaldo y suscribo plenamente el compromiso del Presidente electo Juncker que requiere que la futura Comisión preste una especial atención a los informes de iniciativa legislativa.


Ejecutaré mis responsabilidades en total cooperación con los demás miembros de la Comisión y de acuerdo con los métodos de trabajo establecidos por el Presidente electo. Me propongo dispensar un trato igual al Parlamento Europeo y al Consejo conforme ordena el procedimiento legislativo ordinario pero también en mi función de Comisaria responsable ante los miembros del Parlamento Europeo elegidos por sufragio directo.


Y, por supuesto, si se confirma mi nombramiento como Vicepresidenta, honraré plenamente nuestro nuevo compromiso con la transparencia fijado en las orientaciones políticas del Presidente electo. Me comprometo a hacer públicos cuantos contactos y reuniones mantenga con organizaciones profesionales o trabajadores autónomos acerca de cualquier asunto relacionado con la elaboración y la aplicación de políticas de la UE.

 
 
Preguntas de la Comisión de Presupuestos

3. La alarmante situación de los pagos en el presupuesto de la UE


En los últimos años hemos visto una tendencia en el Consejo de desafiar las previsiones de pagos de la Comisión que constituyen el fundamento de las propuestas de esta, de recortar los créditos de pago en sus lecturas de los proyectos de presupuestos anuales y de reducir el nivel de pagos propuestos por la Comisión a través de presupuestos rectificativos. Esto ha dado lugar a un efecto de bola de nieve que ha originado un gran retraso de facturas impagadas y a un crecimiento alarmante de los créditos pendientes de liquidación (RAL), lo cual está en franca contradicción con las declaraciones del Consejo y las conclusiones del Consejo Europeo.


¿Qué medidas prevé adoptar de cara al futuro para convencer a la autoridad presupuestaria de la fiabilidad de las cifras de la Comisión, que constituye el fundamento indiscutible del nivel de créditos de pagos propuesto?


¿Qué medidas prácticas aplicará para resolver la alarmante situación de los pagos y para contrarrestar al crecimiento anormal de los créditos pendientes de liquidación (RAL)?


En los últimos años, el debate presupuestario se ha llevado a cabo en una coyuntura difícil para la economía europea, caracterizada por la introducción de recortes dirigidos a asegurar la sostenibilidad de la deuda en los presupuestos nacionales de muchos Estados miembros. Es una realidad que debemos reconocer y que ha afectado al presupuesto de la UE, provocando por primera vez en su historia una reducción neta del nivel de sus compromisos y de sus pagos. En paralelo, la demanda y la absorción de fondos en apoyo de nuestras políticas comunes han aumentado. Esa situación ha ejercido una presión sin precedentes en el presupuesto, especialmente en lo que atañe a la diferencia entre los pagos programados y los pagos efectuados. La Comisión no puede ya confiar en la existencia de una adecuada distancia entre ambos para pagar puntualmente las facturas y dar cabida a las nuevas prioridades de gasto. La UE tiene aún que ajustarse a la nueva realidad presupuestaria y gestionar consiguientemente la aportación de créditos de pago y la demanda de gasto.


En un tenso clima de negociación presupuestaria, la Comisión se ha esforzado por elaborar previsiones de pago precisas que aseguren un flujo predecible y constante de fondos e inversiones a la economía real, en apoyo del crecimiento y el empleo. Estas previsiones recogen un nivel adecuado de créditos de pago acordes con los compromisos y las obligaciones legales acordadas por los Estados miembros y el Parlamento.


La experiencia pone de manifiesto que la Comisión tiene una trayectoria fiable tanto de previsión como de ejecución de los créditos de pago (reforzada por los presupuestos rectificativos). Por ejemplo, en 2013 la Comisión ejecutó un 99,9 % del conjunto de los créditos de pago. La Comisión ha sido prudente en sus estimaciones en cuanto a los créditos de pago requeridos, teniendo en cuenta las limitaciones presupuestarias a los niveles tanto de la UE como nacionales.


Con todo, pienso que podemos seguir mejorando; debemos intensificar nuestros contactos con la Autoridad Presupuestaria, proporcionándole información detallada sobre las estimaciones de la Comisión y las implicaciones de las distintas vías de actuación. Solicitaré a todos los servicios pertinentes de la Comisión que trabajen codo a codo para seguir afinando sus estimaciones de las necesidades de pagos a partir de una rigurosa evaluación de las tendencias de ejecución y la capacidad de absorción en el pasado. Este trabajo reviste una importancia crucial para el éxito del desenvolvimiento del procedimiento presupuestario anual. Me aseguraré de que la Comisión persevera en su estrecho seguimiento de la ejecución de los pagos y está en condiciones de proponer las medidas correctoras que exija la ejecución de nuestras políticas.


De confirmarse mi nombramiento, mi prioridad inmediata será trabajar con las dos ramas de la Autoridad Presupuestaria para culminar las negociaciones de los proyectos de presupuestos rectificativos para 2014 y el proyecto de presupuesto para 2015 de una forma que permita controlar la expansión de los compromisos pendientes, minimizar los costes para el presupuesto de la UE (y, por lo tanto, los contribuyentes) derivados de los intereses de demora y contribuir de lleno a los objetivos del presupuesto, especialmente el fomento de la inversión, el crecimiento y el empleo en Europa. Soy consciente de la situación especialmente ajustada de los pagos que se deriva del impacto simultáneo de tres factores: un presupuesto reducido, unos cuantiosos compromisos pendientes de liquidación de los programas del periodo 2007-2013 y una inhabitual aceleración de la ejecución en el primer año del nuevo periodo de programación. Una respuesta prudente requeriría medidas para adoptar el proyecto de presupuesto rectificativo (PPR) nº 3/2014, el proyecto de presupuesto para 2015 y movilizar el Margen para Imprevistos de 2014, conforme a lo propuesto por la Comisión. Concentraré mis esfuerzos en impedir una acumulación insostenible de compromisos pendientes de liquidación (también conocidos como «reste-à-liquider» o «RAL»), incluido el creciente cúmulo de facturas impagadas al final del ejercicio. Si bien los RAL constituyen un fenómeno natural de la programación financiera plurianual, su aumento durante el periodo 2007-2013 hasta los 222 000 millones EUR al final de 2013 supone una situación muy preocupante que es preciso subsanar. Para ello, resulta imprescindible liberar pagos adicionales que permitan cumplir las obligaciones legales. Me dirigiré al Consejo a fin de explicarle la gravedad del problema y las repercusiones negativas que podría tener para la inversión a favor del crecimiento en la UE, así como para su posición en el escenario internacional. Defenderé ante el Consejo la necesidad de utilizar los beneficios excepcionales inyectados por las multas en el presupuesto de la UE este año para financiar el PPR nº 3/2014 propuesto. Trabajaré con los servicios competentes de la Comisión para presentarles una visión clara de los costes de la inacción, así como las ventajas de aportar los medios para la ejecución de los programas aprobados sobre la base del MFP.


En este contexto, el Parlamento y la Comisión han defendido reiteradamente la aplicación de la máxima flexibilidad posible en la aplicación del MFP. Esto ha dado lugar a una serie de nuevas disposiciones en el Reglamento relativo al MFP, algunas de las cuales sin embargo parecen dejar cierto margen de interpretación. En particular, los pagos de los instrumentos especiales han de ser contados tanto para la Comisión como para el Parlamento por encima de los límites máximos de los pagos del MFP. Sin embargo, no hay indicación alguna del Consejo de que vaya a aceptar esta interpretación; más bien lo contrario. Esto da lugar a una situación absurda en la que ambas ramas de la autoridad presupuestaria adoptan decisiones presupuestarias considerando distintos márgenes en los pagos a su disposición.


¿Cómo evalúa usted esta situación y que medidas concretas prevé para convencer al Consejo y evitar cualquier tipo de bloqueo en el futuro?


Como miembro de la actual Comisión, apoyo sin reservas la propuesta que hemos presentado de recurrir a una flexibilidad integrada en el presupuesto como única forma de hacer frente a los recortes presupuestarios en una situación de aumento de la demanda de financiación de la UE. El acuerdo político sobre el MFP 2014-2020 se basaba en el acuerdo de que «se debería aplicar la flexibilidad máxima y específica posible para permitir que la Unión cumpla con sus obligaciones con arreglo a lo dispuesto en el artículo 323 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea». Este acuerdo reviste para mí una crucial importancia ya que el MFP 2014-2020 solo podrá aplicarse con éxito si se aplica, en la práctica, una máxima flexibilidad. Esa flexibilidad es un factor crucial para amortizar la diferencia entre los compromisos y los pagos, que para el periodo 2014-2020 asciende a 51 500 millones EUR.


Me propongo trabajar con el Consejo para demostrar los motivos que subyacen a la utilización de esta flexibilidad específica y máxima tal como se propone en el proyecto de presupuesto rectificativo nº 3/2014.


Me aseguraré de que los argumentos en su favor son sólidos y convincentes para reducir y, si es posible, eliminar todo riesgo de interpretaciones divergentes de las disposiciones sobre flexibilidad específica y máxima.


Por lo que respecta a los instrumentos especiales, como Comisaria de Ayuda Humanitaria y Respuesta a las Crisis que se ha servido en muy gran medida de instrumentos como el Fondo de Solidaridad y la Reserva para Ayudas de Emergencia, puedo confirmar que esos instrumentos solo cumplen su función si se utilizan de la forma en la que fueron concebidos, es decir, con disposiciones para que tanto los compromisos como los pagos puedan establecerse por encima de los límites máximos o techos.


Como estamos observando, el mundo es más frágil y cada vez son más frecuentes los eventos perturbadores e imprevistos. En mi ámbito de responsabilidad actual, concurren no menos de cuatro emergencias de «nivel 3», a las que se viene a añadir la crisis del Ébola en África Occidental. Estas situaciones exigen una respuesta rápida y una movilización sumamente veloz de los pagos. Nuestros Estados miembros se ven directamente afectados por presiones e impactos similares, como los que acabamos de experimentar a consecuencia de las restricciones comerciales impuestas por Rusia.


El texto de las Conclusiones del Consejo Europeo es muy claro. En su punto 101, indica que «el MFP incluirá, como norma, todos los elementos para los que está prevista la financiación de la UE, como forma de garantizar la transparencia y la apropiada disciplina presupuestaria. Con todo, dadas sus particularidades, el Instrumento de Flexibilidad, el Fondo de Solidaridad, el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización, la Reserva para Ayudas de Emergencia y el Fondo Europeo de Desarrollo se situarán fuera del MFP». Eso implica que existe, a nivel político, un acuerdo para que estos instrumentos, concebidos con el fin de reaccionar ante eventos imprevistos, se cuenten por encima de los techos del MFP.


Semejante principio se refleja también en el cuarto considerando del Reglamento (EU, EURATOM) nº 1311/2013 del Consejo, de 2 de diciembre de 2013, por el que se establece el marco financiero para el periodo 2014-2020. Es indiscutible que la «flexibilidad máxima posible» solo puede aplicarse si los pagos relativos a los compromisos asumidos por encima del techo que se efectúen mediante la movilización de los instrumentos especiales se cuenten también al margen de ese techo; como ya ha reconocido el Servicio Jurídico del Consejo, no hay argumentos legales que contradigan esta interpretación.


Los compromisos y los pagos de los instrumentos especiales deben recibir un tratamiento coherente. Los pagos son la consecuencia lógica de las obligaciones creadas por los compromisos realizados mediante la movilización de los instrumentos especiales. El impacto de modificar el proceso presupuestario para situar los instrumentos especiales por debajo del techo supondría una aplicación reducida de los programas, lo que sería contrario a su base jurídica. El nivel de los créditos de pago autorizados en el presupuesto de 2013, por encima del techo del MFP de 2013, plasma de forma implícita la consideración que la Comisión otorga a los instrumentos especiales.


Estoy resuelta a justificar ante el Consejo, con argumentos sólidos, que estos instrumentos especiales deben considerarse por encima del límite máximo del MFP. Espero y confío en que gozaré del absoluto respaldo del Parlamento Europeo en este importante debate.


4. Revisión postelectoral del MFP y reforma del sistema de recursos propios


El Parlamento defendió continuamente el principio de una revisión postelectoral del MFP 2014-2020, que ahora está consagrada en el artículo 2 del Reglamento relativo al MFP y en una serie de declaraciones de la Comisión, la última de las cuales es la declaración unilateral de diciembre de 2013. En su alocución al Parlamento Europeo del 15 de julio, el Presidente electo Juncker destacó que esta revisión intermedia debe servir para orientar el presupuesto de la UE aún más hacia el empleo, el crecimiento y la competitividad.


A este respecto, ¿puede ofrecer datos en cuanto al momento en que está prevista la presentación de las propuestas legislativas de la Comisión para la revisión del Reglamento relativo al MFP? y ¿puede indicar si tiene previsto iniciar un diálogo político auténtico y profundo con el Parlamento sobre su contenido y, en caso afirmativo, de qué modo?


En lo que respecta al posible contenido de la revisión, ¿debe esta abordar, a su juicio, la continuación y la financiación adecuada de programas con una consignación anticipada, como la Iniciativa de Empleo Juvenil, las prioridades emergentes, cuyo ejemplo más reciente lo constituyen los planes de inversión a escala de la UE acordados por el Consejo Europeo de junio de 2014 o la crisis ucraniana, el nivel creciente de créditos pendientes de liquidación (RAL) y el persistente problema de los pagos?


Cumpliré íntegramente el compromiso recogido en el Reglamento del MFP que exige a la Comisión presentar la revisión intermedia del MFP al final de 2016 a más tardar. Esta revisión obligatoria irá acompañada, cuando así proceda, de una propuesta legislativa de revisión. Me propongo examinar, en particular, cuatro aspectos de este asunto: 1) el margen global de pagos; 2) el margen global de compromisos; 3) las exigencias de Horizonte 2020 y 4) el posible ajuste de la duración del MFP posterior a 2020 a los ciclos políticos de las instituciones. Es un compromiso que, repito, cumpliré plenamente.


La revisión podría servir también para obtener una evaluación preliminar de los resultados de las distintas medidas de simplificación, aumento del rendimiento o vinculación de la eficacia de los fondos con la buena gobernanza económica en esta fase inicial de programación y ejecución del MFP. Me propongo otorgar una prioridad máxima a esta faceta de «mejora del gasto» y me esforzaré por obtener información del Parlamento, los Estados miembros, el Tribunal de Cuentas y los interesados en una fase muy temprana del proceso. Me propongo asimismo hacer un seguimiento de esta cuestión con todos los Comisarios y servicios competentes de la Comisión. Parto de la idea de hacer de la mejora del gasto una prioridad global y plantearla de forma periódica ante los Comisarios responsables. La necesidad de reforzar programas individuales o iniciativas de gasto como los mencionados en la pregunta dependerá también de los resultados que hayan producido en ese plazo.


El análisis del funcionamiento del margen global de pagos –al que la Comisión se ha comprometido– debe ampliarse para examinar la suficiencia de los límites de pago en general y el funcionamiento de otros instrumentos que aportan flexibilidad a los pagos, como el Margen para Imprevistos.


Ante el objetivo primordial de la UE, a saber, el empleo, el crecimiento y la competitividad, la revisión se centrará en la búsqueda de márgenes de maniobra para posibles iniciativas nuevas. A partir de 2016, el margen global de los compromisos permitirá el uso de los márgenes por debajo de los techos de los compromisos disponibles en los presupuestos anuales para una nueva iniciativa de inversión, crecimiento y empleo, especialmente el empleo juvenil. Pero la revisión intermedia nos brindará también una oportunidad de examinar los instrumentos exteriores de la UE. Tomemos el ejemplo de Ucrania: la crisis actual no solo tiene una importante dimensión humanitaria y de seguridad, sino además repercusiones en materia de confianza empresarial y crecimiento para la UE.


Para asegurar la acogida favorable de toda propuesta legislativa que la Comisión presente al hilo de la revisión, celebraré amplias consultas y aseguraré una estrecha cooperación con el Parlamento y con el Consejo a lo largo de todo el proceso.


El Parlamento Europeo concede una gran importancia a la reforma de los recursos propios del presupuesto de la UE. ¿Qué seguimiento tiene previsto garantizarles a las propuestas presentadas por la anterior Comisión? En particular, ¿cómo prevé aprovechar la revisión postelectoral del MFP como ocasión para examinar y proponer nuevos recursos propios? A su juicio, ¿cuáles podrían ser los candidatos potenciales para estos nuevos recursos propios y cuáles serían los criterios para seleccionarlos?


¿La propuesta de 2011 de un nuevo IVA formaría parte de este paquete a pesar de la lamentable falta de atención que le ha prestado el Consejo?


¿Cómo percibe usted el futuro del impuesto sobre las transacciones financieras (ITF) en el marco de la cooperación reforzada y la posibilidad de poner parte de su recaudación a disposición del presupuesto de la UE en forma de recurso propio?


¿Está usted dispuesta a garantizar que el Grupo de alto nivel presidido por Mario Monti pueda contar con un alto grado de cooperación por parte de la Comisión? En particular, ¿cómo pretende asegurar una estrecha cooperación con los representantes del Parlamento Europeo?


Coincido en opinar que una reforma del sistema de recursos propios de la Unión encierra cierto potencial de mejora de la elaboración del presupuesto y de reducción de las tensiones entre los Estados miembros y entre las instituciones europeas; será, por lo tanto, uno de los temas prominentes de mi programa de trabajo. La Comisión, junto con el Parlamento y el Consejo, está estudiando esta cuestión en el Grupo de alto nivel sobre recursos propios creado como parte del marco financiero plurianual 2014-2020 y en el que aguardo con sumo interés la posibilidad de participar activamente. Animada por ese afán, me propongo establecer muy en breve contactos con su presidente, el profesor Mario Monti, así como con el resto de sus miembros.


Además de los requisitos presupuestarios indispensables como la suficiencia y la estabilidad de los flujos de ingresos, los criterios aplicables a los nuevos recursos propios deben ser compatibles con los objetivos generales de simplicidad, transparencia, equidad y responsabilidad democrática que acompañaron al acuerdo sobre el MFP. No obstante, visto el requisito de unanimidad para todo cambio contenido en la Decisión de Recursos Propios (Decisión 2014/335/UE, Euratom, del Consejo, de 26 de mayo de 2014, sobre el sistema de recursos propios de la Unión Europea, la viabilidad y la aceptabilidad política serán, evidentemente, un criterio clave a este respecto.


El Consejo Europeo de febrero de 2013 concluyó que algunos aspectos importantes de las propuestas de la Comisión sobre los recursos propios requerían un examen más detenido. De ahí que la propuesta de reformular el recurso propio del IVA, que está vinculado con el funcionamiento del mercado único, siga sobre la mesa. La Comisión también confirmó que el impuesto sobre transacciones financieras, aunque se aplique en el marco del «refuerzo de la cooperación», podría aún constituir una base viable para un recurso propio.


La experiencia nos indica que podemos encontrarnos ante un bloqueo de la situación en tanto que los Estados miembros tengan como único interés el impacto distributivo y la optimización de sus saldos individuales. Por ello, en todos mis contactos con las partes afectadas, incluidos los Parlamentos nacionales, subrayaré que el presupuesto de la UE no es un juego de suma cero; me esforzaré por avanzar hacia un concepto común de las sinergias potenciales y el valor añadido que un sistema de recursos propios acertadamente diseñado puede aportar al crecimiento económico, la cohesión social y la integración política, pero también al saneamiento presupuestario.


La cooperación entre la Comisión y los demás miembros del Grupo de alto nivel sobre recursos propios está ya asentada y funciona bien. La Secretaría que apoya al Grupo y a su Presidente está dirigida por la Comisión y comprende personal de las tres instituciones. Se reúne con regularidad, asiste al Presidente, aporta los datos solicitados por el Grupo y permite un flujo continuo y homogéneo de información entre las tres instituciones. Me ocuparé de que el trabajo del Grupo de alto nivel cuente con una asistencia de la mejor calidad posible.


Cumpliré plenamente el compromiso contraído por la Comisión de examinar, en paralelo con la revisión intermedia del MFP, si las iniciativas sobre nuevos recursos propios son apropiadas, basándome en los resultados del trabajo del Grupo.

 
 
Preguntas de la Comisión de Control Presupuestario:

5. Cuestiones generales


¿Cuáles son las principales prioridades que aspira a establecer en el marco de su cartera propuesta en relación con las posiciones políticas del Parlamento Europeo preparadas por la Comisión de Control Presupuestario?


Particularmente en relación con los compromisos vinculantes mencionados en el punto 57 de la Resolución que acompaña a la decisión del Parlamento sobre la aprobación de la gestión presupuestaria de la Comisión para 2012, rogamos especifique las iniciativas específicas legislativas y no legislativas que tiene previsto presentar, y con qué calendario, así como las medidas concretas que tiene previsto adoptar a fin de reforzar las dimensiones tanto de cumplimiento como de rendimiento de la Declaración de fiabilidad emitida anualmente por el Tribunal de Cuentas Europeo.


De forma global, mi prioridad como Vicepresidenta de Presupuesto y Recursos Humanos será contribuir a una cultura del rendimiento renovada y más profunda, reforzando la eficacia y la eficiencia en todos los sectores de la cartera que está previsto encomendarme. A mi juicio, mi mandato consiste en ejecutar el presupuesto en su nuevo marco financiero plurianual y aplicar una política de gasto juiciosa que contribuya al crecimiento, el empleo y la equidad. La Comisión tiene la responsabilidad, junto con otros actores en el proceso presupuestario y, en particular, las autoridades de los Estados miembros, de garantizar que cada euro que se gaste se destine efectivamente a los fines previstos. Mi intención es demostrar el valor añadido del presupuesto de la UE y su contribución a la Estrategia Europa 2020.


¿Cómo me propongo lograr este objetivo?


En primer lugar, el marco financiero plurianual 2014-2020 y las normas financieras correspondientes aportan una sólida base para la obtención de mejores resultados. La buena gestión financiera y la protección del presupuesto contra el fraude que figuran en todas y cada una de las cartas de nombramiento dirigidas por el Presidente electo Juncker a los Comisarios propuestos. En estrecha colaboración con mis homólogos Comisarios, me propongo reflejar al máximo el énfasis que pone el MFP en el rendimiento y los resultados. La mayor calidad de los resultados debe convertirse en un ejercicio colectivo que implique en particular a los Comisarios responsables de los principales sectores de gastos, con especial hincapié en la gestión compartida.


En segundo lugar, me comprometo a mejorar a corto plazo el cumplimiento de las normas y el respeto de los procedimientos, así como la calidad de rendición de cuentas y la presentación de informes. La Comisión debe asegurarse del máximo despliegue de las disposiciones de control y de corrección recogidas en los nuevos programas. Antes de su aplicación por los Estados miembros, la Comisión comprobará los engranajes de los sistemas y durante la fase de aplicación examinará su funcionamiento, interviniendo en caso necesario. Cuando sea necesario introducir correcciones, haré todo lo posible por cerciorarme de que se hace sin dilación.


En tercer lugar, desearía introducir controles basados en el riesgo –un factor esencial en épocas de disminución de los recursos humanos– y hacer el máximo uso posible de las opciones de simplificación de costes. Los objetivos y los indicadores deben utilizarse en la práctica y analizarse asimismo los datos. Incentivaré las suspensiones y las interrupciones de pagos que sean necesarias en el marco de la gestión compartida. La Comisión se ha comprometido a presentar informes periódicos de aplicación, responsabilidad que asumo plena y personalmente.


Me afanaré por implicar más a los Estados miembros en la correcta y eficiente gestión financiera de los fondos de la UE. Habida cuenta de los positivos resultados históricos de la DAS en lo que respecta a la gestión directa y los recursos propios, parece acertado concentrar los esfuerzos en la gestión compartida y las organizaciones internacionales. Desde el día de mi entrada en funciones estableceré contactos con los Estados miembros y las autoridades nacionales de control para trabajar en coordinación con ellos y mejorar la sensibilización y el rendimiento de cuentas a nivel nacional. Aspiro a que los servicios de la Comisión no se limiten a comprobar la calidad de los informes nacionales y a auditar a las autoridades de ejecución y de control, sino que además ayuden genuinamente a los organismos nacionales de control a funcionar de forma más eficiente. El Presidente electo Juncker anima a todos los Comisarios a que se comprometan a crear una nueva asociación con los Parlamentos nacionales y a entablar un diálogo con los ciudadanos. El tema «presupuesto de la UE: impacto y control» debe ser y será recurrente. Estoy por lo tanto dispuesta a explorar distintas vías para seguir promoviendo el uso de las declaraciones nacionales como instrumento de rendición pública de cuentas entre los gobiernos nacionales y sus Parlamentos.


Por lo que respecta a los instrumentos financieros, está previsto que su utilización adquiera mayor importancia en el nuevo MFP y es probable que desempeñen un papel muy relevante en el plan de inversión de 300 000 millones EUR. En este ámbito, cooperaré estrechamente con el Vicepresidente responsable de Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad. Existe ya en el Reglamento Financiero un sólido marco regulador y de control. Se han celebrado acuerdos marco financieros y administrativos entre la Comisión, por un lado, y el BEI o el FEI, por otro, que contienen requisitos horizontales de control y seguimiento y de presentación de informes financieros y operativos con plazos claramente delimitados. En los últimos años, hemos adoptado nuevos instrumentos que refuerzan el control ejercido por la Comisión sobre la gestión del BEI, basados en la presentación regular de informes operativos y financieros del BEI, los controles y las misiones de seguimiento llevadas a cabo por la Comisión y la participación de esta en los comités directores creados para supervisar la aplicación del instrumento financiero. Me esforzaré por conseguir la plena aplicación de estas nuevas modalidades y, a partir de los informes de cada entidad delegada, presentaré a la Autoridad Presupuestaria información de mayor alcance y contenido y con una estructura armonizada tanto en el marco de un informe anual como en la fase de presentación del proyecto de presupuesto anual. Seguiremos muy de cerca el uso de los instrumentos financieros y, a medida que ganemos experiencia, estoy dispuesta a debatir con el Parlamento Europeo y el Consejo la introducción de nuevas mejoras en este marco si procede. Más allá de los instrumentos específicos, la Comisión debe reforzar los mecanismos de retroinformación para la evaluación y la presupuestación basada en los resultados. Estoy plenamente convencida de que, a medio plazo, debemos mejorar nuestros instrumentos de medición del impacto de los fondos de la UE en la economía real y en los ciudadanos. ¿De qué forma estimulan los fondos de la UE el crecimiento y la creación de empleo? ¿Cómo aportan valor añadido? Habremos de hallar respuestas a estas preguntas sobre los resultados concretos de nuestro gastos cuando nos adentremos en la fase de preparación del próximo MFP. Si deseamos que los ciudadanos y los contribuyentes confíen en nosotros, debemos demostrar que hemos gestionado los fondos de la UE con eficacia, de forma rentable y con repercusiones tangibles y que hemos obtenido los resultados que nos proponíamos.


Esta evolución no se producirá de la noche a la mañana. Pero sí deberíamos observar resultados a lo largo de un periodo de varios años. En general, no conviene olvidar que si bien la UE tiene presupuestos anuales, también tiene programas plurianuales. El objetivo es claro: deseamos mejorar ambas dimensiones–tanto el cumplimiento de las normas como la obtención de los resultados– de la declaración de fiabilidad del Tribunal de Cuentas. El desarrollo y la aplicación de controles y estrategias más estrictos para el actual periodo de financiación se hallan por lo tanto en la primera línea de las medidas propuestas. Debemos reforzar la eficacia y la eficiencia de nuestras estrategias de control para utilizar los recursos de que disponemos de la mejor manera posible.


En suma: me propongo trabajar junto con los demás Comisarios y los Estados miembros para determinar las formas de aumentar su contribución a la gestión y el control, la mejor observancia de las normas y la utilización más rentable de los fondos de la UE.


¿Cómo lograr un equilibrio entre su responsabilidad de lucha contra el fraude y la corrupción, incluida la protección de los denunciantes, y la protección de los derechos fundamentales y procesales y los datos de los ciudadanos individuales?


La lucha contra el fraude y la corrupción y la protección de los derechos fundamentales de los ciudadanos son dos objetivos esenciales del Tratado. No son dos principios contradictorios; de hecho, cada vez que se produce algún fraude contra el presupuesto de la UE, se atenta directamente contra los ciudadanos europeos. Es más: la lucha contra el fraude y la corrupción y la protección de los derechos de los ciudadanos se refuerzan mutuamente cuando se dispone de sólidas garantías procedimentales y mecanismos de protección de los datos personales que permiten a los denunciantes dar un paso adelante y notificar toda sospecha de fraude o de corrupción. Si la denuncia es un deber del personal en el desempeño de sus actividades profesionales, la protección de los intereses financieros públicos es un deber de todos.


Permítanme indicarles tres medidas concretas que espero intensifiquen la lucha contra el fraude y la corrupción:


En primer lugar, el Presidente electo Juncker me ha encargado específicamente que refuerce la investigación del fraude contra el presupuesto de la UE. Con tal fin, deseo conseguir una OLAF fuerte, eficiente y respetada, que sea independiente en sus investigaciones y cuya actividad se desarrolle dentro de un respeto absoluto de los derechos fundamentales de los ciudadanos. La OLAF debe cumplir íntegramente su importante mandato, teniendo muy presentes los intereses de los ciudadanos europeos en cada una de sus actuaciones. El nuevo Reglamento de la OLAF codifica las garantías procedimentales previamente reconocidas por el Tribunal de Justicia de la UE. Además, la OLAF ha introducido nuevas orientaciones sobre los procedimientos de investigación. Me comprometo a trabajar con espíritu constructivo con los colegisladores y a proseguir el debate sobre el marco jurídico de la OLAF.


En segundo lugar, la Comisión desea ampliar la protección tanto de los intereses financieros como de los derechos de los ciudadanos. La Fiscalía Europea reforzará considerablemente nuestros medios para luchar eficazmente contra el fraude que afecta a los fondos de la UE, garantizando al mismo tiempo una fuerte protección de las garantías procedimentales. Me dedicaré activamente a este expediente junto con mis homólogos responsables de las cuestiones de justicia; en mi opinión, se trata de un cambio radical con miras a una persecución eficaz de estas conductas.


En tercer lugar, en mi condición de Vicepresidenta responsable de Recursos Humanos, si se confirma mi nombramiento, me esforzaré por garantizar que los denunciantes de nuestras propias instituciones reciban la protección que necesitan y merecen. La OLAF protege la identidad de los denunciantes (e incluso permite la denuncia anónima) y todas las instituciones de la UE tienen el deber de asistir a los miembros de su personal que puedan sufrir consecuencias adversas a raíz de su denuncia. En lo que respecta al personal de la Comisión, las directrices sobre el procedimiento de denuncia de diciembre de 2012 (SEC(2012)679) explican cuándo y cómo denunciar, cuándo recabar asistencia en caso de duda y qué protección ampara a los denunciantes de buena fe. Evaluaré detenidamente el impacto de esas recientes directrices de la Comisión a los tres años de su introducción y las revisaré en caso necesario.


¿Cómo salvaguardará los «recursos propios» de la UE, que corren peligro debido al contrabando, los paraísos fiscales y el fraude del IVA?


El Presidente electo me ha confiado una cartera que abarca la preparación y la ejecución del presupuesto, así como la lucha contra el fraude. Estaré por lo tanto en condiciones óptimas de adoptar un enfoque integrado de la protección del presupuesto de la UE y la lucha contra el fraude.


Permítanme hacer tres observaciones específicas a este respecto:


En primer lugar, en lo que respecta a los recursos propios tradicionales (por ejemplo, los derechos de aduana), me propongo mantener el planteamiento tridimensional que se apoya en los controles de los Estados miembros, las investigaciones de fraude de la OLAF y las inspecciones sobre el terreno de la Comisión. Hasta ahora, este sistema ha permitido defender adecuadamente los intereses financieros de la Unión. Los Estados miembros deben responder financieramente de las deficiencias de sus sistemas de recuperación que den lugar a pérdidas de recursos propios tradicionales. En cada ejercicio, el Tribunal de Cuentas ha dado el visto bueno al capítulo de ingresos del presupuesto.


Además, la Comisión habrá de reforzar su panoplia de instrumentos dirigidos a detectar y atajar el fraude en el ámbito de las aduanas. Por ejemplo, las operaciones aduaneras conjuntas (OAC) han resultado un medio eficaz para la ejecución de intervenciones comunes. Además, la asistencia mutua entre autoridades es una herramienta importante para luchar contra el fraude aduanero; hemos de ultimar las negociaciones de modificación del Reglamento sobre asistencia mutua entre autoridades administrativas (515/97). Consideraré la oportunidad de elaborar una estrategia global de lucha contra el fraude en el ámbito de las aduanas una vez esté en vigor el Reglamento.


En segundo lugar, hemos de seguir prestando una especial atención al contrabando de cigarrillos, pues se estima que mediante el comercio ilegal de productos del tabaco se escamotean cada año 10 000 millones EUR de tasas e impuestos a los presupuestos de la UE y de los Estados miembros. Me propongo facilitar varias iniciativas clave actualmente en curso, por ejemplo, la aplicación del Protocolo del convenio marco de la OMS para el control del tabaco.


En tercer lugar, hay un grave y creciente fenómeno que merece toda nuestra atención: el fraude del IVA. La jurisprudencia del TJUE ha confirmado claramente que el IVA forma parte de los intereses financieros de la UE. Como primera medida, examinaré debidamente las recomendaciones que se esperan de la auditoría en curso del TCE, que puede dar lugar a una Comunicación de la Comisión sobre esta cuestión en la que se exploren las opciones posibles.


Los paraísos fiscales representan una auténtica amenaza para los ingresos de todos los Estados miembros y para la justicia tributaria en general. Me propongo colaborar de cerca con mi homólogo responsable de fiscalidad, una de cuyas prioridades será asegurarse de que los Estados miembros tienen la posibilidad de recaudar todos los impuestos que les corresponden. Un buen punto de partida para conseguirlo serán las medidas recogidas en el Plan de Acción de la Comisión de 2012 para la lucha contra el fraude y la evasión en el IVA.


6. Transparencia y responsabilidad con respecto al gasto público


Todos los beneficiarios financieros de los fondos de la UE se publican en el sistema de transparencia financiera que abarca los fondos gestionados directamente por la Comisión y en las páginas web de las autoridades de los Estados miembros responsables de los fondos objeto de gestión compartida. Esto hace que los ciudadanos dispongan de una multitud de bases de datos donde efectuar comprobaciones. ¿De qué forma incrementará usted la transparencia del gasto europeo en general y para cuándo ofrecerá una base de datos central con función de búsqueda, donde se facilite toda la información, al menos en una de las lenguas de trabajo de la Unión, sobre los beneficiarios, cuya publicación se exige en el Reglamento Financiero?


El aumento de la transparencia del gasto europeo será un elemento crucial de los esfuerzos de la nueva Comisión por convencer a los ciudadanos y a las haciendas nacionales de que el dinero de la UE aporta un auténtico valor añadido. Me propongo aprovechar al máximo las oportunidades que nos brinda la tecnología digital y aplicarlas en todos los ámbitos apartados de mi cartera como así se colige de mi carta de nombramiento.


En términos concretos, por lo que respecta al acceso a la información sobre los beneficiarios de los fondos de la UE, existe una ventanilla única (portal) desde la que cualquier ciudadano puede consultar esos datos: http://ec.europa.eu/contracts_grants/beneficiaries_en.htm. Mediante subvenciones y otras modalidades de financiación, el presupuesto de la UE aporta ayuda financiera a decenas de millares de beneficiarios como estudiantes, científicos, ONG, pymes, municipios, regiones y muchos más. Todos los años, la Comisión publica la información correspondiente mediante un motor de búsqueda en línea sobre los beneficiarios de los fondos de la UE directamente administrados por la Comisión.


Desearía seguir aumentando esta transparencia, de ahí mi compromiso con la adopción de dos medidas concretas. En primer lugar, la mejora de la calidad y la comparabilidad de los datos facilitados. Mi propósito es que la información esté disponible en modo interactivo, en todos los dispositivos modernos, sin menoscabo de la protección de los datos personales. Concretamente, me propongo ofrecer la posibilidad de cotejar y comparar más fácilmente los importes procedentes de distintas fuentes. En segundo lugar, recabaré un estudio completo de los costes y los requisitos de una única base de datos en la que sea posible realizar consultas. Como responsable del presupuesto, la optimización de la relación coste/beneficio será para mí un criterio importante.


¿Qué medidas adoptará usted para garantizar una representación más equilibrada de las distintas partes interesadas en los grupos de expertos gestionados por los servicios de los que usted sería responsable? ¿Considera usted que las normas vigentes para los grupos de expertos son lo bastante claras o deben clarificarse y complementarse?


¿Qué medidas adoptará usted para que el registro de grupos de interés profesionales pase a revestir carácter obligatorio?


En cuanto a la primera pregunta, los miembros de los grupos de expertos se seleccionan primordialmente en función de las competencias y los conocimientos especializados que se requieren a fin de que cada grupo asesore y asista a la Comisión. Por consiguiente, se recurre a un procedimiento individualizado que tiene en cuenta la especialidad de cada candidato en un campo determinado y el tipo de trabajo a realizar, que puede variar mucho de un caso a otro.


En cumplimiento de las normas sobre los grupos de expertos, la Comisión tiene el compromiso de asegurar una representación equilibrada de los distintos interesados. Esas mismas normas ofrecen a los servicios de la Comisión un conjunto fiable y flexible de directrices que aseguran un enfoque coherente. En los últimos años se ha revisado la composición de muchos grupos para lograr que sea más equilibrada. Puedo confirmarles que la Comisión se compromete a garantizar la transparencia y una representación equilibrada que le permita escuchar opiniones que representen una gran variedad de intereses. Los grupos de expertos dirigidos por los servicios bajo mi responsabilidad se componen esencialmente de representantes de las autoridades públicas con conocimientos específicos de los temas correspondientes.


La cuestión de la transparencia, en general, y el Registro de Transparencia, en particular, se sitúan en el ámbito de competencia del Vicepresidente propuesto Timmermans. Me propongo colaborar estrechamente con él en estos temas. La Comisión creó el Registro de Transparencia junto con el Parlamento Europeo; hasta el momento ha funcionado bien y recoge un 80 % del total de las actividades de los grupos de interés dirigidas a influir directa o indirectamente en la adopción de las decisiones de la UE. No obstante, la inscripción en el Registro sigue siendo voluntaria. El Presidente electo Juncker ha manifestado su clara intención de hacerla obligatoria y ampliarla al Consejo. Un sistema obligatorio probablemente incite a la inscripción de nuevos interesados, incluidos los bufetes de abogados y algunos de los grandes agentes. También es probable que aumente la calidad de los datos, ya que los inscritos serán más cuidadosos a la hora de facilitar información sobre sus actividades. Además, el paso a un registro obligatorio pondrá de relieve el compromiso genuino de las instituciones con la transparencia. Idénticas reflexiones cabe aplicar a la participación del Consejo. Estoy en efecto convencida de que es tan pertinente como beneficioso para la transparencia de toda la UE que el Registro se aplique en igualdad de condiciones a las tres instituciones. Los ciudadanos no se tomarán en serio la transparencia mientras uno de los tres grandes actores permanezca al margen. La Presidencia italiana de la UE ha situado entre sus prioridades la realización de avances en el dossier de la inscripción en el Registro, por lo que nos encontramos en un momento propicio y alentador. De confirmarse mi nombramiento, me esforzaré por crear un registro obligatorio para las tres instituciones.


El procedimiento estándar de liquidación de cuentas en el marco de la política agrícola común y la política regional tarda más de seis años en cerrarse. Por otra parte, con el paso de los años persisten las deficiencias en los sistemas de gestión y control de los Estados miembros con respecto a los fondos estructurales desembolsados bajo su responsabilidad. Los casos de fraude o de irregularidades tardan varios años en ser juzgados. ¿De qué forma piensa usted acortar los plazos de enjuiciamiento de los errores administrativos, los casos de mala gestión y la falta de un control efectivo? ¿Qué calendario indicativo tiene previsto fijarse?


Coincido en que hay cierto margen de aceleración del procedimiento de liquidación de cuentas en comparación con la práctica seguida hasta la fecha.


Ya se han realizado considerables progresos en ese sentido, y el nuevo marco regulador promete una mejora sustancial:


En primer lugar, en referencia a la política de cohesión en épocas pasadas, la Comisión se comprometió en el Plan de acción para 2008 a conseguir que los procedimientos contradictorios correspondientes a las correcciones financieras concluyeran dentro de un plazo de 24 meses después de la auditoría. La Comisión ha cumplido ese objetivo. Para los nuevos Fondos Estructurales y de Inversión Europeos, el ciclo de control sigue un calendario estricto y ajustado. Si, una vez aceptadas las cuentas, la Comisión detecta deficiencias significativas que no hayan sido notificadas ni corregidas por los Estados miembros, tiene la obligación de aplicar correcciones financieras netas y de establecer planes de acción.


En segundo lugar, en lo que respecta a la política agrícola común, el procedimiento de conformidad aplicable requiere la realización de determinados trámites sucesivos. En 2013, el procedimiento de conformidad estándar tenía una duración de 36 meses. Gracias al nuevo marco jurídico, la Comisión ha racionalizado ya el procedimiento de conformidad en su totalidad y limitado el riesgo de demoras innecesarias. Concretamente, se han introducido plazos para la conclusión de cada fase del procedimiento tanto para los Estados miembros como para la Comisión en el artículo 34 del Reglamento de Ejecución de la Comisión (UE) nº 908/2014.


Tengo la firme convicción de que, para los casos típicos y carentes de complicaciones, en el caso de que los Estados miembros aporten toda la información sin solicitar ninguna prórroga justificada, la duración de la totalidad del procedimiento de conformidad, desde la comunicación inicial a las conclusiones finales de la Comisión, puede ser inferior a dos años. Junto con los Comisarios responsables de los sectores pertinentes, supervisaré cuidadosamente la duración del procedimiento estándar y sencillo de forma que se mantenga en torno a los dos años.


Por último, soy consciente de los dilatados plazos que implica a veces hoy en día someter los casos de fraude a los tribunales. Es uno de los problemas que espero que contribuya a resolver la creación de la Fiscalía Europea.

 
 
Preguntas de la Comisión de Asuntos Jurídicos

7. Pregunta


Como Vicepresidenta de Presupuesto y Recursos Humanos, usted tendrá la responsabilidad última en ámbitos que afectan directamente al personal de las instituciones: por ejemplo, la contratación, las condiciones de trabajo o las escuelas europeas. En un contexto de crecimiento demográfico a la baja, las instituciones tienen que hacer frente a una mayor competencia de otros empleadores a la hora de contratar personal. No obstante, para poder responder de forma adecuada y eficaz a los retos presentes y futuros, la UE necesita una administración pública eficaz que cuente con personas multilingües y de alta cualificación, que sean ciudadanos de los Estados miembros y cuya procedencia sea lo más amplia posible desde el punto de vista geográfico. ¿Qué medidas piensa adoptar para atraer y retener a dichos profesionales? ¿Cómo garantizará que la asignación de recursos humanos se corresponda con las prioridades de la Comisión para racionalizar los métodos de trabajo de la Comisión?


Tanto en el caso de la Comisión como en el de las demás instituciones europeas, nuestro personal es nuestro principal activo a la hora de servir a los ciudadanos. Mi prioridad será crear las condiciones para que trabajen mejor y sean aún más eficaces. Este objetivo se divide en dos.


En primer lugar, debemos seguir atrayendo a los candidatos mejores y más brillantes. Es una tarea en la que siempre hemos insistido y en la que debemos perseverar con mayor ahínco. En un futuro próximo tendremos que hacer frente a la jubilación de toda una generación de personal cualificado y experimentado: la misión de sustituirla con éxito empieza ya.


Será para mí altamente prioritaria la actividad dirigida a conservar y potenciar el atractivo de la «marca de la carrera profesional en la UE». Promoveré nuevos avances en nuestro programa de contactos con las universidades, nuestra presencia en las ferias de empleo y el uso de las tecnologías y los medios de comunicación modernos. Recabaré la contribución de mis homólogos y de todo el personal directivo de las instituciones de la UE al objetivo común de fomentar el servicio que se presta a los ciudadanos de la UE a través de una carrera profesional en sus instituciones. Aspiraré a aplicar nuestra política de contratación en función del mérito, completándola con las medidas apropiadas, conforme a la reciente revisión del Estatuto de los funcionarios, para abordar los desequilibrios significativos entre las diferentes nacionalidades (por ejemplo, campañas de promoción con destinatarios específicos, concursos-oposición reservados a los nacionales de los países infrarrepresentados, etc.).


En segundo lugar, debemos propiciar una auténtica cultura del rendimiento dentro de la Comisión para hacer el mejor uso posible de las capacidades del personal que contratemos. Me aseguraré de que, según contempla el Estatuto de los funcionarios, se reconozcan los resultados (y no solo la antigüedad), que se establezca un vínculo más estrecho entre los grados administrativos y las responsabilidades reales y que los funcionarios tengan incentivos para el rendimiento. Todas estas consideraciones deben reflejarse con mayor exactitud en las normas de evaluación y ascenso.


En tercer lugar, nos esforzaremos por conseguir los ahorros que necesitamos en un marco económico muy ajustado. Con tal fin, seguiremos maximizando la eficiencia y la eficacia de los recursos humanos disponibles mediante una mayor racionalización de nuestra organización interna, nuestros métodos de trabajo y las modalidades de nuestros servicios de apoyo. Trataré de obtener mejoras de la eficiencia haciendo el mejor uso posible de las herramientas digitales y de TIC más avanzadas, procediendo a la reingeniería de nuestros procesos y simplificando las normas y procedimientos. Mediante el despliegue de tecnologías digitales podemos seguir modernizando nuestros servicios y propiciar el aumento de la transparencia, la participación, la mejora de la interoperabilidad y el grado de apertura de la manera en que trabajamos con los interesados. Esas tareas se recogen en mi carta de nombramiento y para su consecución cooperaré estrechamente con el Vicepresidente de Mercado Único Digital.


Creo firmemente que debemos afinar, más si cabe, el ajuste entre las prioridades generales de la Unión y la asignación del personal. La estructura de la nueva Comisión brinda la oportunidad de facilitar el rápido traslado del personal a los sectores con mayor necesidad de refuerzos para hacer frente a las cuestiones urgentes y que vayan surgiendo, por ejemplo mediante el recurso a grupos de trabajo (task forces). Facilitaré en gran medida a mis colegas y al personal la posibilidad de aprovechar esta oportunidad y de superar la mentalidad de compartimentación que a menudo ha entorpecido el despliegue de nuestro capital humano.


Podemos y debemos hacer más esfuerzos por promover la movilidad: dentro de las Direcciones Generales y entre ellas, entre instituciones y entre las instituciones y el mundo exterior, en este último caso con una gestión muy prudente de los posibles conflictos de intereses. Aprovecharé las posibilidades existentes –y buscaré otras nuevas– de intercambio de personal con otras organizaciones y con los Estados miembros. Para conseguir los mejores resultados posibles, debe sopesarse cuidadosamente la movilidad frente a la necesidad de la institución de fomentar y mantener su especialización. Respaldaré también un uso más selectivo del aprendizaje y la formación en todos los niveles de la Comisión, con especial énfasis en el aprendizaje en línea y teniendo presentes las consideraciones de rendimiento de las inversiones.


Me he tomado muy en serio la petición del Presidente electo de que alcancemos el objetivo del 40 % de mujeres en los puestos directivos de nivel medio y superior. Para que la UE coseche éxitos en un entorno mundial altamente competitivo, es preciso recabar el talento de todo nuestro personal, mujeres y hombres. Nuestras prácticas en la Comisión afectan a nuestro propio rendimiento, pero también al mensaje que enviamos a nuestros Estados miembros y al resto del mundo.


Si se confirma mi nombramiento, asumiré el deber de configurar una Comisión más diversa, más ágil y más flexible en su respuesta a unas necesidades cambiantes y de crear las condiciones propicias para que el personal asuma con verdadero entusiasmo nuevas tareas. Deseo manifestar mi compromiso de trabajar ateniéndome a la nueva estructura de la Comisión y de aprovechar mi papel de Vicepresidenta para extender este método por toda la institución.


8. Pregunta


El artículo 298 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) establece que, en el cumplimiento de sus funciones, las instituciones, órganos y organismos de la Unión se apoyarán en una administración europea abierta, eficaz e independiente. En 2004, y posteriormente en 2014, el Estatuto de los funcionarios y el régimen aplicable a los otros agentes de la Unión Europea fue objeto de una reforma profunda que hizo de la administración pública de la Unión una de las más modernas del mundo. Se reforzaron las normas sobre la independencia y se mejoró la eficiencia, obteniendo importantes ahorros en el presupuesto de la UE. Sin embargo, los ciudadanos no solo esperan una administración de gran calidad en la que se respeten los principios de integridad y legalidad, sino que estas actividades se realicen en un contexto que pueda proporcionar el mayor grado de transparencia.


En su Resolución de 15 de enero de 2013, el Parlamento pidió a la Comisión que presentase, sobre la base del artículo 298 del TFUE, una propuesta de Reglamento sobre la Ley de Procedimiento Administrativo de la Unión Europea. Además, elaboró una evaluación del valor añadido europeo de la Ley de Procedimiento Administrativo. El Parlamento tiene la convicción de que las normas de buena administración fomentan la transparencia y la responsabilidad, y de que una Ley de Procedimiento Administrativo de la Unión Europea reforzaría la legitimidad de la Unión y aumentaría la confianza de los ciudadanos en su administración. ¿Piensa usted adoptar alguna medida en esta dirección? ¿Qué opina usted al respecto?


Las cuestiones suscitadas en esta pregunta recaen también bajo la responsabilidad del Vicepresidente de Mejora de la Legislación, Relaciones Interinstitucionales, Estado de Derecho y Carta de los Derechos Fundamentales (el Vicepresidente propuesto Timmermans), por lo que me propongo colaborar estrechamente con él para abordarlas. Esta colaboración se verificará, en particular, para dar respuesta a la Resolución de 15 de enero de 2013 en la que el Parlamento Europeo solicitó a la Comisión que presentase, sobre la base del artículo 298 del TFUE, una propuesta de Reglamento sobre la Ley de Procedimiento Administrativo de la Unión Europea.


Están ya en marcha toda una serie de iniciativas sumamente positivas de fomento de la transparencia del funcionamiento de las instituciones con las que debemos contar, como el Registro de Transparencia donde se inscriben los grupos de interés. Como ha manifestado el Presidente electo, la Comisión propondrá un acuerdo interinstitucional con el Parlamento y el Consejo para crear un registro obligatorio que abarque a las tres instituciones. Asimismo, seguiré la instrucción dada por el Presidente electo a todos los Comisarios de que publiquemos en nuestras respectivas páginas web todos los contactos y reuniones que mantengamos con organizaciones profesionales o trabajadores autónomos acerca de cualquier asunto relacionado con la elaboración o la aplicación de las políticas de la UE.


Es importante que los ciudadanos tengan acceso a nuestras normas administrativas. El Estatuto de los funcionarios revisado contempla ya un registro con todas las disposiciones de aplicación del conjunto de instituciones. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se encarga de administrar ese registro, que entró en funcionamiento al principio de este año. Entablaré contactos con las demás instituciones para fomentar el registro y la actualización periódica de sus normas administrativas.