Acceso directo a la navegación principal (Pulse "Intro")
Acceso a los contenidos de la página (pulse en "Entrada")
Acceso directo a la lista de otros sitios web (Pulse "Intro")

NOT FOUND !Andrus Ansip

Audiencia

 

Andrus Ansip

Cartera: Mercado Único Digital - Vicepresidente
 
Día 5 , lunes 6 octubre 2014 - 18:30 , Bruselas  
 
Preguntas / Respuestas
 
1. 1. Competencia general, compromiso europeo e independencia personal

¿Qué aspectos de sus cualificaciones y experiencia personales considera usted particularmente pertinentes para desempeñar el cargo de Comisario y fomentar el interés europeo general, especialmente en el ámbito cuyas competencias le corresponda a usted ejercer? ¿Cuáles son sus motivaciones? ¿Cómo va a contribuir a elaborar la agenda estratégica de la Comisión?


¿Qué garantías de independencia puede usted dar al Parlamento Europeo y cómo garantizaría usted que ninguna de sus actividades pasadas, actuales o futuras puede comprometer la realización de las labores que se le encomienden dentro de la Comisión?


Hace 16 años que comencé mi actividad política, de los cuales he pasado nueve desempeñando el cargo de Primer Ministro. Esta experiencia me ha dado confianza para aceptar el ofrecimiento del Presidente electo para presentar mi candidatura para el cargo de Vicepresidente. Como Primer Ministro, se me encomendó la tarea de dirigir tres diferentes gobiernos de coalición, compuestos por partidos tanto de centro-derecha como de centro-izquierda. He dirigido todos mis gabinetes con la idea de que es necesario encontrar un consenso y tender puentes con el fin de lograr objetivos comunes. Mi intención es continuar trabajando de esta forma, si soy nombrado Vicepresidente.


Como ciudadano y como político, siempre he apoyado el proyecto europeo, que se basa en valores democráticos. Huelga decir que, para poder presentar mi candidatura al cargo de Comisario, tuve que solicitar un mandato democrático durante las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2014. Es un gran honor para mí haber recibido la confianza de los electores. Siempre he creído que los objetivos europeos y nacionales se refuerzan mutuamente – nunca he afirmado que «la culpa la tiene Bruselas» y nunca he tolerado a mis ministros tener esa tentación. Siento un inmenso orgullo de que el país que mejor conozco haya entrado en la Unión Económica y Monetaria (UEM) en calidad de miembro titular número 17, en enero de 2011, en el momento álgido de la crisis financiera, enviando con ello una señal de confianza al proyecto europeo. En el momento de mi dimisión como Primer Ministro, el 80 % de los estonios apoyaban el euro (el porcentaje más elevado de la UE) - véase la nota final 1. También creo que Europa debe valorar la solidaridad y mi gobierno defendió este principio en las negociaciones de dos marcos financieros, en la vista del Tribunal Constitucional sobre la legalidad del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEE), y lo aplicó frente a los países que han sufrido más durante las crisis financieras mundiales.


Si se confirma mi nombramiento, espero poder aportar mi contribución al proyecto europeo desempeñando el cargo de Vicepresidente para el Mercado Único Digital. He tenido la oportunidad de estar en la vanguardia de la transformación digital de un país que hoy en día destaca en múltiples ámbitos de la administración electrónica, que cuenta con soluciones digitales privadas y públicas seguras, y que toma muy en serio la ciberseguridad y la protección de los datos. A modo de ejemplo: durante las últimas elecciones al Parlamento Europeo, el 33 % de los votos emitidos en Estonia se enviaron por Internet a través de un sistema de votación electrónico, utilizado por primera vez en el mundo para las elecciones generales de 2005. Por otra parte, según las estimaciones, la amplia aceptación de la firma digital en transacciones públicas y privadas (con una población de 1,3 millones, en Estonia se han registrado más de 175 millones de firmas) constituye un ahorro para la economía estonia equivalente a toda una semana de trabajo todos los años. Como Primer Ministro, también promoví, junto con mis colegas finlandés, danés y neerlandés, una carta dirigida al Consejo Europeo de junio de 2010, en la que se pedía la creación de un «Mercado Único Digital» en la UE, antes de 2015. He sido un ardiente defensor de este objetivo en todas las reuniones de los Consejos Europeos hasta que el tema fue abordado por última vez en octubre de 2013.


No soy especialista en programación, aunque tengo conocimientos, pero soy plenamente consciente de la creciente importancia que tendrán para Europa las competencias informáticas adecuadas. Conozco las expectativas de ciudadanos y consumidores respecto a los servicios y las necesidades de las empresas. Quiero ver un Mercado Único Digital operativo en el que los consumidores estén protegidos y sean libres de elegir productos y servicios en otros países; donde sus preferencias dirijan al mercado; y donde las empresas innovadoras tengan verdaderas posibilidades de triunfar, en lugar de chocarse contra fronteras ya superadas e intereses creados. Creo en una sociedad en la que los gobiernos y los municipios han de esforzarse para que los ciudadanos puedan comunicarse con ellos, de forma sencilla y fácil, por vía digital, si así lo prefieren los ciudadanos, con plena seguridad.


Europa dispone de múltiples buenas soluciones digitales y de oportunidades digitales que ofrecen ventajas a consumidores y empresas y que potenciarán la creación de puestos de trabajo y el crecimiento, si conseguimos eliminar los obstáculos, romper los compartimentos estancos nacionales y trazar puentes entre nuestros entornos reguladores. Esto es precisamente lo que yo pretendo hacer, basándome en las orientaciones políticas que nos ha dado el Presidente electo Juncker.


Para servir del mejor modo posible a los intereses de Europa, actuaré con independencia y con integridad. En mi trabajo, demostraré el nivel de imparcialidad y disponibilidad que se espera de mi, de acuerdo con el apartado 3 del artículo 17 del Tratado de la Unión Europea y con el artículo 245 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. Obraré de acuerdo con las normas éticas que cabe esperar de cualquier miembro de la Comisión Europea, claramente especificadas en los Tratados y en el Código de Conducta de los Comisarios. En este sentido, rechazaré cualesquiera instrucciones de cualquier gobierno o entidad. Mi lealtad estará con la Comisión Europea y la visión del Presidente electo de la Comisión Europea como una administración pública moderna, eficiente y transparente.


Si se confirma mi nombramiento, acataré plenamente los nuevos requisitos de transparencia establecidos por el Presidente electo en sus orientaciones políticas.


He completado mi declaración de intereses prevista en el Código de Conducta de los Comisarios, que está a disposición del público. Si hubiera cualquier cambio, informaré inmediatamente al Presidente electo y actualizaré mi declaración. También informaré al Presidente electo de cualquier situación que pudiera poner en peligro mi independencia, imparcialidad y disponibilidad respecto a la Comisión. No ejerceré ninguna otra actividad profesional más allá de los cometidos que me sean confiados.

 
 
2. Gestión de la cartera y cooperación con el Parlamento Europeo

¿Cómo evaluaría usted su papel como miembro del Colegio de Comisarios? ¿En qué sentido se consideraría a sí mismo responsable ante el Parlamento de sus propias acciones y de las de su servicio?


¿Qué compromisos específicos está dispuesto a asumir en materia de incremento de la transparencia, intensificación de la cooperación y seguimiento efectivo de las posiciones y solicitudes de iniciativas legislativas formuladas por el Parlamento? En relación con las iniciativas previstas y los procedimientos en curso, ¿está dispuesto a facilitar al Parlamento la información y los documentos pertinentes en pie de igualdad con el Consejo?


Si se confirma mi nombramiento, dirigiré y coordinaré una de las diez prioridades de la Comisión Juncker – el Mercado Único Digital Conectado. Como Vicepresidente, veo mi función como el jefe de un equipo, guiando acciones en diferentes ámbitos y reuniendo todas las iniciativas políticas necesarias para lograr el ambicioso cometido que el Presidente electo Juncker me quiera confiar. Por su naturaleza, la puesta en marcha de un proyecto prioritario de este tipo me llevará a interactuar con un gran número de otros Comisarios, con el fin de extraer enseñanzas de la experiencia de la Comisión en su conjunto.


Para materializar un continente conectado, más que nunca, necesitamos trabajar de forma conectada, saliendo de la estrecha visión sectorial que en tantas organizaciones, públicas y también privadas, sigue prevaleciendo. Este nueva propuesta de rediseñar la nueva Comisión siguiendo un modelo de cooperación es un paso lógico en esta dirección, que yo pretendo utilizar plenamente junto con los demás Comisarios. Además, creo que un uso más inteligente de las herramientas informáticas de colaboración nos ayudará en nuestro empeño.


Soy consciente de que para tener éxito tendré que escuchar con atención a la sociedad civil, los consumidores, las empresas y los investigadores, y dar respuesta a sus necesidades y preocupaciones. Valoro el papel del Parlamento Europeo como principal transmisor de las voces de nuestra sociedad. Tengo intención de establecer una colaboración rápida y completa con todas los partes interesadas durante los primeros meses de mi mandato, si éste se confirma.


He recibido el difícil mandato de elaborar medidas ambiciosas con miras a la consecución del Mercado Único Digital, dentro de los primeros seis meses del mandato. Con la ayuda de los demás Comisarios, espero presentar estas medidas legislativas a los Señores Diputados del Parlamento Europeo. Valoro el papel que desempeña el Parlamento Europeo a la hora de obtener resultados que responden a las expectativas de los ciudadanos. Así pues, mantendré, y cuando sea posible incrementaré, un diálogo constructivo y abierto con el Parlamento Europeo. Creo en un debate franco y abierto con el Parlamento Europeo, en el que nuestra relación de trabajo esté basada en la confianza mutua. Espero con ilusión mi participación en las sesiones plenarias del Parlamento y en las reuniones de las comisiones pertinentes, y me encargaré personalmente de que una representación adecuada de la Comisión esté presente en caso de alguna ausencia imprevista.


Sin perjuicio del principio de colegialidad, que creo que se verá reforzado con la estructura propuesta por el Presidente electo Juncker, me hago responsable de mis acciones frente a los representantes de los ciudadanos de la Unión Europea, en línea con el acuerdo marco entre el Parlamento Europeo y la Comisión.


La Comisión Europea depende del apoyo político del Parlamento Europeo. En este sentido, las posturas del Parlamento han de ser examinadas cuidadosamente y su seguimiento realizado adecuadamente, y yo garantizaré que sea así en los ámbitos de mi responsabilidad, donde prestaré especial atención a aquellas solicitudes hechas por el Parlamento en virtud del artículo 225 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. También garantizaré que las resoluciones del Parlamento que entren dentro de mi ámbito de responsabilidad sean respondidas en el plazo previsto en el acuerdo marco. Por lo que respecta a las propuestas todavía pendientes, estudiaré en qué punto de avance se hallan e iniciaré debates colegiados dentro de la Comisión, respetando al mismo tiempo las obligaciones derivadas del acuerdo marco. Comparto la necesidad de una amplia consulta a las partes interesadas, que garantizaré, así como de evaluaciones de impacto rigurosas, que reflejen nuestro énfasis común en la calidad de la legislación y en el entorno normativo adecuado, y trabajaré en estrecha cooperación con el Vicepresidente primero designado para lograrlo.


El Parlamento Europeo puede contar con mi apoyo y compromiso para aplicar íntegramente el principio de igualdad de trato para el Parlamento Europeo y el Consejo en lo que respecta al acceso a reuniones o al flujo de información, de acuerdo con las disposiciones del acuerdo marco.

 
 
Preguntas de la Comisión de mercado interior y protección del consumidor:

3. Crecimiento, competitividad y creación de empleo


¿Qué medidas va a adoptar para contribuir a mejorar el crecimiento, la competitividad y la creación de empleo en el mercado único? ¿Qué estrategia holística prevé para lograr un desarrollo equilibrado del mercado único que reporte beneficios concretos a las empresas, los consumidores y los trabajadores? ¿Qué medidas tiene intención de adoptar para que las empresas, en particular las pymes, puedan acceder al mercado único y beneficiarse de él?


¿Cómo tiene previsto continuar el proceso político iniciado con el acta del mercado único? ¿Prevé la posibilidad de vincular el ejercicio del AMU a la gobernanza del mercado único y el papel de la integración del mercado único en el marco del semestre europeo?


La economía global se está convirtiendo en una economía digital. Las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) son, además de un sector de la economía, los cimientos de una sociedad innovadora y moderna, que se extiende por casi todas sus partes. La dimensión digital introduce nuevas formas de producir bienes y prestar servicios, desde los automóviles y los productos químicos hasta la sanidad, la distribución minorista y la energía. La implantación de las TIC ha hecho posible la digitalización de cantidades crecientes de conocimientos, productos, servicios y procesos. Así pues, la economía digital está en el centro de los esfuerzos de la UE para relanzar el crecimiento, fomentar la innovación y crear nuevos puestos de trabajo. El mercado único, motor de la integración y de la prosperidad europeas, debe transformarse gradualmente y ampliarse a la vertiente digital. A menos que venzamos los desafíos que plantean la fragmentación y los intereses creados cortoplacistas, existe el riesgo de perder posiciones en mercados globales en los que Europa siempre ha estado a la cabeza (automoción y maquinaria, productos farmacéuticos y biotecnología, comercio minorista, logística y otros sectores de servicios).


La creación de las condiciones marco adecuadas para el crecimiento y la creación de empleo son los objetivos perseguidos por las iniciativas que la Comisión pondrá sobre la mesa, y estoy convencido de que podemos y tenemos que hacer más. A partir de las medidas que ya se han tomado, junto con todos los colegas implicados, desarrollaré una estrategia holística que nos sirva de guía en esta labor por eliminar obstáculos, en particular en el caso de las pymes, para explotar el potencial del Mercado Único Digital. Hasta la fecha, solamente el 14% de las pymes utilizan el Internet para vender en línea. El mercado está fragmentado. Los consumidores se sienten frustrados cuando no son capaces de acceder a servicios digitales en otro Estado miembro a causa de prácticas comerciales restrictivas o de impedimentos jurídicos, o por la complejidad y falta de transparencia de las normas aplicables. Tenemos la oportunidad y la obligación de hacer realidad un verdadero cambio en cuanto a la creación de condiciones para la inversión, estimulando tanto la oferta como la demanda, ayudando a la construcción de una economía digital dinámica y al mismo tiempo explotando al máximo el potencial de penetración de la dimensión digital.


Mi intención es garantizar que nuestras políticas y marcos principales se refuercen mutuamente y que, junto con una investigación e innovación focalizadas, aporten ventajas concretas a los consumidores, las empresas y las administraciones públicas. La competitividad reforzada no será el resultado de una sola acción o de un solo ámbito. Será el resultado de dirigir todos nuestros esfuerzos, tanto a nivel de la UE como a nivel nacional, para reforzar el mercado único, impulsar su dimensión digital, apoyar a las empresas digitales, estimular la inversión en infraestructuras digitales y nuevas tecnologías, promocionar la creación de contenidos y garantizar el atractivo de la UE como un lugar de producción y destino de inversión. Necesitamos ayudar a las empresas a aprovechar al máximo las posibilidades transfronterizas, tanto en el mercado único como fuera de la UE. Una prioridad clave para mi estrategia del Mercado Único Digital será crear los incentivos adecuados para la inversión pública y privada en infraestructura, en particular en tecnologías de banda ancha y servicios innovadores.


Existen gran variedad de políticas, iniciativas y programas que contribuyen a crear un Mercado Único Digital conectado: infraestructuras digitales que garantizan la conectividad a una velocidad muy elevada (banda ancha); derechos de autor, seguridad, normalización de las TIC, computación en la nube, infraestructuras de servicios digitales, fabricación digital, transporte digital, ciudades digitales, redes inteligentes, medios de comunicación digitales (véanse más detalles sobre este asunto en la respuesta a la pregunta 4). Si se confirma mi nombramiento, lucharé por que la dimensión digital de las políticas no se añada simplemente por encima de las iniciativas como una ocurrencia de último minuto, sino que esté entretejida dentro de su evolución. Necesitamos adoptar un enfoque nuevo, transversal, que tenga en cuenta toda la cadena de valor, tanto desde el lado del suministro como desde la perspectiva del consumidor.


En los últimos años, las recomendaciones específicas por países propuestas anualmente por la Comisión en el contexto del Semestre Europeo se han utilizado para estimular importantes esfuerzos de reforma en muchos Estados miembros. Dichos esfuerzos han comenzado a dar fruto. Estoy también convencido de que la incorporación de la dimensión de la integración del mercado único dentro del Semestre Europeo es el enfoque adecuado. El informe anual sobre el funcionamiento del mercado único y la identificación de orientaciones políticas dentro del Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento deben seguir siendo una herramienta fundamental para evaluar el progreso y los cuellos de botella que persisten.


4. Impulsar el mercado único digital para consumidores y empresas


¿Qué medidas concretas propone adoptar con vistas a la culminación del mercado único digital para consumidores y empresas? ¿En qué sectores del mercado único digital va a centrarse para reducir los obstáculos a que se enfrentan los consumidores y las empresas? ¿Por qué?


¿De qué modo va a colaborar con otros Comisarios para garantizar que la mejora del aprovechamiento de las tecnologías digitales y los servicios en línea constituya una política horizontal que cubra todos los sectores de la economía?


La reciente evolución del mercado en la esfera digital ha planteado nuevos retos importantes para la protección del consumidor. ¿Como piensa abordarlos?


¿De qué modo tiene previsto reducir los obstáculos que impiden a los consumidores y a las empresas sacar el máximo provecho de las oportunidades que ofrecen las tecnologías digitales? ¿Como tiene previsto mejorar la seguridad y la sensibilización en relación con los derechos y las obligaciones de los consumidores y los minoristas?


Si se confirma mi nombramiento, mi primera tarea será formular una estrategia clara a largo plazo que reúna las diferentes competencias de la Comisión y exprese una visión coherente del Mercado Único Digital, la economía y la sociedad digitales. Quiero dirigir y coordinar un programa de acciones prioritarias que puedan dar lugar al surgimiento de una economía digital única. Necesitamos una evaluación clara de los principales obstáculos que todavía quedan por eliminar. Durante los primeros seis meses, reuniré el apoyo de las instituciones europeas, las partes interesadas y la opinión pública y garantizaré el diseño de un programa ambicioso y de fechas claras para la presentación de resultados. Me centraré en la supresión de los obstáculos y en la explotación de todas las posibilidades del espacio económico digital único. Muchos de los retos ya son conocidos: fragmentación de la normativa, incertidumbre jurídica y elevados costes de cumplimiento, falta de confianza y protección insuficiente en el entorno en línea, así como falta de una mano de obra cualificada y de consumidores con las competencias digitales adecuadas.


Algunas medidas implicarán dar un nuevo impulso a propuestas que ya están sobre la mesa. El sector de las telecomunicaciones de Europa, que proporciona la infraestructura básica de la economía digital, sigue estando fragmentado a lo largo de las fronteras nacionales y no existe un enfoque coherente a nivel de la UE. Esto representa una oportunidad perdida muy importante. Partiendo del trabajo ya realizado, colaboraré con mis colegas para añadir más ambición a la reforma en marcha de nuestra reglamentación en materia de telecomunicaciones.


También quiero lograr el éxito con un sector europeo de los medios y contenidos que responda a las necesidades de los consumidores, pluralista, y que respete valores fundamentales como la libertad de expresión y la diversidad cultural, y crear el entorno adecuado para los servicios transfronterizos. Otro de mis objetivos es celebrar negociaciones sobre normas comunes europeas para la protección de datos y concluir la revisión sobre el sistema de Puerto de Refugio. Quiero también destacar la necesidad de poner pronto sobre la mesa nuevas iniciativas: modernizar las normas en materia de derechos de autor a la luz de la revolución digital y simplificar las normas de defensa de los consumidores para las compras en línea y digitales.


El Mercado Único Digital no afecta sólo a unos pocos sectores. El Mercado Único Digital debe ser un ámbito al que los individuos y las empresas puedan acceder con facilidad, en un entorno de confianza, y ejercer actividades en línea en condiciones de justa competencia y con un elevado nivel de protección del consumidor y de sus datos, independientemente de su nacionalidad o lugar de residencia. Así pues, el objetivo global debe ser «un mercado único dispuesto para la era digital», en el que la libre circulación de bienes, personas, servicios y capitales se vea incrementada por las tecnologías digitales. El mundo en línea es global y no conoce fronteras en el sentido tradicional. Muchas cuestiones solamente pueden ser abordadas convenientemente en un contexto más global, como el Internet abierto o incluso la gobernanza de Internet. Y yo estoy preparado para coordinar los esfuerzos de la Comisión a nivel global en este ámbito.


Si se confirma mi nombramiento, mi función principal como Vicepresidente será dirigir y coordinar el trabajo de la Comisión sobre el Mercado Único Digital, inspirándome en el trabajo de otros Comisarios y servicios. Se hará hincapié en los resultados colectivos basados en objetivos estratégicos compartidos mutuamente. El sector de las TIC no es un sector prioritario autónomo, sino una modalidad transversal con aplicaciones críticas en todos los sectores de nuestra economía. Con el fin de garantizar que esté bien imbricada en la evolución de las iniciativas pertinentes desde el principio, necesitamos asegurarnos de que la dimensión digital esté plenamente integrada en los instrumentos de la reglamentación inteligente de la Comisión, como la evaluación de impacto.


Aseguraré una coordinación efectiva en este ámbito, destinada a reunir datos, experiencias e infraestructuras para crear sinergias, y a reforzar la actuación dentro de la Comisión. Quiero garantizar que el impacto transformador de las tecnologías digitales se convierta en un tema horizontal para el Colegio y que pongamos en marcha mecanismos para superar los efectos de los compartimentos estancos. En este escenario, la norma, y no la excepción, la constituirán grupos de trabajo basados en proyectos en que participen varias Direcciones Generales, y el trabajo de cada uno de los equipos se apoyará en herramientas informáticas modernas basadas en proyectos para facilitar la colaboración y el logro de los objetivos específicos. También encabezaremos el uso en la Comisión de las tecnologías digitales para su propio trabajo.


La seguridad es la base de la confianza en Internet y en la economía digital. Hemos sido testigos de que cada vez hay más casos de ciberataques y fallos de seguridad importantes y de que se presta una atención sin precedentes a la ciberseguridad y a la vigilancia. Además, la nueva evolución de la tecnología, como la computación en nube y los datos masivos, probablemente van a dar paso a nuevos problemas de seguridad. Creo que podemos concluir las negociaciones sobre la Directiva sobre la red y la seguridad de la información y fomentar su rápida puesta en práctica. Esto representará un hito en nuestra estrategia en materia de ciberseguridad.


Los delitos informáticos son una amenaza que ningún Estado miembro puede abordar por su cuenta y que tienen importantes repercusiones en la economía y en derechos fundamentales que no nos podemos permitir el lujo de pasar por alto. Así pues, son esenciales la coordinación y la cooperación entre los Estados miembros. La actuación de la UE puede crear las condiciones necesarias para facilitarlas y fomentarlas. Yo lucharé por hacer de Internet un lugar más seguro para los ciudadanos de la UE, donde puedan ejercer con confianza sus derechos fundamentales y realizar actividades de índole social o comercial; y también para las empresas.


La confianza del consumidor es fundamental para el Mercado Único Digital. Yo quiero que los consumidores puedan realizar fácilmente compras en línea sin fronteras. Los consumidores no deben encontrar más difícil el acceso a un servicio digital (sea público o privado) o al contenido digital a partir de otro Estado miembro distinto del suyo propio. Quiero que los consumidores confíen en las páginas web y en los servicios digitales, independientemente de su origen dentro de la UE. Quiero que se sientan seguros en línea sabiendo que sus datos privados gozan de la máxima protección. En la actualidad la fragmentación de la normativa plantea muchas dificultades y conflictos de leyes y jurisdicciones. Los nuevos modelos comerciales que están apareciendo deben respetar los derechos de los consumidores en vigor. Un elemento clave de mi estrategia del Mercado Único Digital será modernizar y simplificar las normas de defensa del consumidor para las compras en línea y digitales.


En cooperación con los demás Comisarios, uno de mis objetivos inmediatos es concluir rápidamente las negociaciones sobre las normas europeas comunes de protección de datos, que son vitales para el funcionamiento y la finalización del Mercado Único Digital. Así pues, me dedicaré a lograr la adopción del paquete de reformas dentro de los primeros seis meses de mi mandato. Con excesiva frecuencia, en los contratos entre prestadores de servicios en nube y consumidores, son los consumidores quienes corren con el riesgo, mientras que los prestadores tienen la mayor parte de las ventajas. Voy a colaborar también con otros Comisarios para proponer normas para que los consumidores y las pymes puedan tener confianza en la nube y que no sean demasiado onerosas para los prestadores de servicios en nube.


También quiero garantizar que los ciudadanos europeos estén equipados con todo lo necesario para aprovechar todas las ventajas del mundo digital. Las previsiones sugieren que, en el futuro, casi todos los puestos de trabajo exigirán como mínimo algunas competencias digitales básicas. Gran número de adultos en Europa carecen por completo de conocimientos digitales. Aunque las tecnologías digitales son utilizadas ampliamente por los niños, los jóvenes todavía no disponen de acceso, tecnologías y contenidos educativos que hagan la experiencia de aprendizaje más eficaz, más atractiva y más personalizada.


En mi estrategia del Mercado Único Digital, utilizando mi función de Vicepresidente, quiero intensificar el debate político entre todas las partes interesadas sobre las necesidades del mercado laboral, abordando el futuro del aprendizaje en la era digital, destacando las implicaciones a corto, medio y largo plazo para el empleo, las competencias, el crecimiento y los puestos de trabajo en Europa. También queremos aprovechar iniciativas como la Gran Coalición para el Empleo Digital, y movilizar para ello todos los programas de financiación pertinentes.


Nuestra estrategia del Mercado Único Digital también tiene que incluir formas de hacer que la administración pública sea más transparente y eficaz, situándonos en primera línea de la creación de la administración pública digital y electrónica en todos los Estados miembros y dentro de la Comisión. En cooperación con el Vicepresidente responsable del Presupuestos y de Recursos Humanos, estudiaré la forma de mejorar la interacción con las administraciones de los Estados miembros, por ejemplo en la elaboración de informes y el intercambio de información sobre sistemas necesarios para el funcionamiento de la UE y facilitaré su interoperabilidad transfronteriza.


5. Normativa inteligente


¿Cómo piensa mejorar las evaluaciones de impacto, tanto las ex ante como las ex post, para garantizar una evaluación holística y equilibrada de las nuevas propuestas legislativas y de la legislación en vigor en el ámbito del mercado único digital? En particular, ¿de qué modo va a garantizar que se basen en hechos y en pruebas, mejoradas y corregidas, de los efectos en las pymes y en el mercado interior?


¿De qué modo va a proponer mejorar la participación de las comisiones parlamentarias en la fase pre legislativa, en particular por lo que respecta a las iniciativas legislativas de conformidad con el artículo 225 de TFUE? ¿Qué medidas va a adoptar para garantizar que se lleven a cabo consultas exhaustivas y adecuadas con las partes interesadas en todas las lenguas oficiales de la UE, a fin de asegurar que la legislación sirva para alcanzar los fines de crecimiento, creación de empleo, innovación y competitividad?


¿Como va a garantizar una mejor aplicación y ejecución de la legislación relativa al mercado único digital y de qué modo velará por que los Estados miembros cumplan sus compromisos?


La estrategia destinada a legislar mejor es una prioridad de la nueva Comisión y yo personalmente me he comprometido a aplicarla en mi ámbito de competencia. La Comisión está mejorando y reforzando permanentemente los instrumentos de la estrategia para legislar mejor: evaluación de impacto, consulta de las partes interesadas y evaluación. Dichos instrumentos se utilizarán de forma integrada para examinar el impacto económico, social y medioambiental de las medidas del Mercado Único Digital partiendo de los mejores datos disponibles. Yo realizaré un esfuerzo concertado para garantizar que las políticas propuestas o evaluadas bajo mi responsabilidad se adhieran a los principios y prácticas de la estrategia para legislar mejor.


La importancia atribuida a dicha estrategia se refleja en el nombramiento del Vicepresidente primero designado, con quien trabajaré y colaboraré proactivamente en su revisión del enfoque actual de la estrategia destinada a legislar mejor. Le apoyaré en la identificación de ámbitos en los que puedan hacerse mejoras a la legislación en vigor y para garantizar que las nuevas iniciativas se adhieren a los principios de subsidiariedad y proporcionalidad y dan sus frutos de la forma menos onerosa para las empresas, en particular para las pymes.


La Comisión agradece cualquier contribución preliminar en sus procesos preparatorios legislativos, tal como se refleja en la transmisión regular de documentos de programación claves al Parlamento Europeo y en su publicación. Este aspecto es especialmente relevante para las iniciativas del artículo 225, a las que el Presidente electo está prestando especial atención. La Comisión ha acordado con el Parlamento Europeo responder a dichas solicitudes en el plazo máximo de tres meses. Cuando se presentan iniciativas, la Comisión sigue las prácticas de la estrategia para legislar mejor (evaluación de impacto y consulta de las partes interesadas), que deben permitir la temprana contribución del Parlamento Europeo al procedimiento preparatorio.


La mejora de la consulta de las partes interesadas ha ocupado en los últimos años el centro de los esfuerzos de la Comisión para mejorar la gobernanza europea y garantizar una reglamentación mejor y más inteligente, que favorezca el crecimiento, la creación de puestos de trabajo, la innovación y la competitividad. Yo me comprometeré a garantizar una amplia consulta antes de presentar nuevas propuestas e iniciativas políticas, incluidas aquellas que puedan derivarse del seguimiento dado a una resolución de iniciativa legislativa adoptada por el Parlamento Europeo. También seguiré la preparación de la revisión de las orientaciones internas para la consulta de las partes interesadas por parte de la Comisión y garantizaré que a lo largo de dichas consultas se aplican de forma coherente normas y principios mínimos en toda la Comisión.


Las ventajas de la legislación de la Unión para los ciudadanos, las empresas y la sociedad en general no se materializarán a menos que dicha legislación se aplique efectivamente sobre el terreno. Para que esto suceda es necesario actuar de forma colectiva. Trabajaré con el Vicepresidente primero para la mejora de la legislación con el fin de garantizar que a lo largo del tiempo la Comisión diseña sus propuestas de forma tal que su aplicación resulte más sencilla y barata y menos gravosa, en línea con los principios de la Normativa Inteligente.


También instaré a los Estados miembros a que tomen más en serio su responsabilidad de implementar la legislación de la Unión. La Comisión puede contribuir preparando orientaciones y planes de ejecución que expliquen las normas y se adelanten a los problemas. Yo me cercioraré también de que, en los ámbitos políticos de mi competencia, la Comisión esté lista para resolver problemas con prontitud a través de la iniciativa EU Pilot, que está contribuyendo a encontrar soluciones más tempranas con los Estados miembros: el 70% de los problemas se resuelven actualmente de esta forma. En último término, sin embargo, no dudaré en respaldar o en insistir en procedimientos de infracción formales para lograr el cumplimiento de la legislación por parte de los Estados miembros.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Nota final nº 1: Eurobarómetro estándar nº 81.