Acceso directo a la navegación principal (Pulse "Intro")
Acceso a los contenidos de la página (pulse en "Entrada")
Acceso directo a la lista de otros sitios web (Pulse "Intro")

NOT FOUND !Violeta Bulc

Audiencia

 

Violeta Bulc

Cartera: Transportes
 
Día 7 , lunes 20 octubre 2014 - 19:00 , Estrasburgo, N1.4  
 
A cargo de la audiencia
 Responsable de la audiencia  Asociada a la audiencia
 
Preguntas / Respuestas
 
1. Competencia general, compromiso europeo e independencia personal

¿Qué aspectos de sus cualificaciones y experiencia personales considera usted particularmente pertinentes para desempeñar el cargo de comisaria y fomentar el interés europeo general, especialmente en el ámbito cuyas competencias le corresponda a usted ejercer? ¿Cuáles son sus motivaciones? ¿Cómo va a contribuir a elaborar la agenda estratégica de la Comisión?


¿Qué garantías de independencia puede usted dar al Parlamento Europeo y cómo garantizaría usted que ninguna de sus actividades pasadas, actuales o futuras puede comprometer la realización de las labores que se le encomienden dentro de la Comisión?


Hace veinte años, cuando inicié mi carrera profesional, estudié la manera en que las nuevas tecnologías pueden mejorar la vida de los ciudadanos y brindarles nuevas formas de comunicar, relacionarse entre sí y trabajar. Siendo ingeniera de formación, quería unir la innovación a la evolución económica, humana y social. Contribuí a la creación del sistema de rendimiento del control de redes de una empresa logística multinacional, antes de ser nombrada directora de la sección de transporte de una empresa nacional de telecomunicaciones; más adelante, fui miembro del consejo de administración de una empresa de telecomunicaciones que a la sazón estaba en rápida expansión y que hoy sigue siendo uno de los principales operadores del mercado esloveno. Diez años después, decidí establecerme por mi cuenta y me convertí en consultora de algunas de las principales empresas industriales y de servicios de Eslovenia. Gracias a mi trayectoria empresarial, tanto en grandes empresas como en pymes, pude enriquecer mis conocimientos y mi experiencia en alta dirección y asumir desafíos económicos y sociales complejos, así como reforzar la capacidad de conciliar puntos de vista diferentes y a veces divergentes.


Mi llegada a la política es relativamente reciente, pero como mujer empresaria he dedicado mucho tiempo a actividades comunitarias y públicas. Como miembro electo del consejo de la Asociación de Empresarios Eslovenos, presenté un buen número de propuestas y recomendaciones al Gobierno de mi país sobre decisiones económicas. Como miembro del comité ético de esta Asociación, promoví activamente la ética profesional en la comunidad empresarial y en la esfera política.


Soy exploradora por naturaleza. La innovación y el progreso han estado siempre en el epicentro de mis intereses. No procedo de un Estado miembro fundador de la Unión Europea, lo que me sitúa en buena posición para medir la contribución de la evolución de la Unión Europea a la sociedad. Soy consciente de lo importante que fue para Eslovenia adherirse a la Unión Europea y sé lo que mi país y su gente han ganado desde entonces. Soy una europeísta convencida que cree que nuestra diversidad y nuestras múltiples influencias nos enriquecen a todos y nos hacen más fuertes de cara al crecimiento sostenible y el posicionamiento mundial.


También soy una persona con un espíritu práctico. Trato de afrontar los problemas centrándome en la búsqueda de soluciones. La solución suele estar en la confluencia entre los distintos puntos de vista, y es mi pasión encontrar soluciones innovadoras en colaboración con todas las partes interesadas.


Valoro la disciplina, la entereza y la resistencia, pero también la importancia de trabajar en equipo y focalizar la atención en los objetivos. Lo he aprendido practicando varios deportes al más alto nivel; creo que esas aptitudes son importantes para asumir un cargo público de primer orden como el de comisaria europea.


Si se me confirma en el cargo de comisaria europea, me comprometo a respetar plenamente las obligaciones del Tratado sobre independencia e integridad, imparcialidad y disponibilidad, tal como se definen en el artículo 17, apartado 3, del Tratado de la Unión Europea y en el artículo 245 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. Declaro solemnemente que cumpliré las normas éticas establecidas en los citados artículos y en el Código de Conducta de los Comisarios.


En consonancia con las normas del Código de Conducta de los Comisarios, he completado y publicado mi declaración de intereses. En caso de producirse algún cambio, la actualizaré de manera inmediata, tal como prevén las normas.


Me comprometo asimismo a evitar toda posición o situación que pudiera poner en cuestión mi independencia e imparcialidad. Me abstendré de ocupar cualquier otro cargo público y de ejercer cualquier otra actividad profesional, remunerada o no. Asumo el compromiso de informar inmediatamente al presidente de la Comisión de toda circunstancia que pudiera implicar un conflicto de intereses en el ejercicio de mis responsabilidades oficiales.

 
 
2. Gestión de la cartera y cooperación con el Parlamento Europeo y sus comisiones

¿Cómo evaluaría usted su papel como miembro del Colegio de Comisarios? ¿En qué sentido se consideraría a sí misma responsable ante el Parlamento de sus propias acciones y de las de su servicio?


¿Qué compromisos específicos está dispuesta a asumir en materia de incremento de la transparencia, intensificación de la cooperación y seguimiento efectivo de las posiciones y solicitudes de iniciativas legislativas formuladas por el Parlamento? En relación con las iniciativas previstas y los procedimientos en curso, ¿está dispuesta a facilitar al Parlamento la información y los documentos pertinentes en pie de igualdad con el Consejo?


Si se confirma mi nombramiento como comisaria, pretendo aplicar mi gran sentido del trabajo en equipo y del liderazgo comprometido al ejercicio de mis responsabilidades dentro del nuevo Colegio. La Comisión debe ser un equipo sólido y eficaz que trabaje y decida sobre la base de su principio rector: la colegialidad. Esto significa que, en la medida de lo posible, quiero contribuir al proceso de toma de decisiones de la Comisión con mi propia experiencia, mis propios conocimientos y mis propias ideas con el objetivo de alcanzar los mejores resultados posibles para el interés general europeo.


Me implicaré al máximo en el ejercicio de las responsabilidades que me ha encomendado el presidente electo. Desempeñaré mis funciones y obligaciones en plena cooperación con los demás miembros del Colegio y de conformidad con las orientaciones políticas y los métodos de trabajo del presidente electo.


Prometo asumir mi responsabilidad política sobre las actividades que entren en el ámbito de mi competencia, sin perjuicio del principio de colegialidad. Las relaciones con mi equipo y los servicios se basarán en la lealtad, la confianza, la transparencia y el flujo recíproco de información y asistencia.


El presidente electo Jean Claude Juncker enunció las prioridades de esta Comisión en las orientaciones políticas —su Agenda en materia de empleo, crecimiento, equidad y cambio democrático— que presentó al Parlamento el 15 de julio. Como comisaria de Transportes, me esforzaré con determinación y sentido común por contribuir a la consecución de esos objetivos prioritarios, y lo haré trabajando con las otras instituciones.


Es mi intención tratar al Parlamento Europeo y al Consejo en condiciones de igualdad, tal como requiere el procedimiento legislativo ordinario, pero también en mi calidad de miembro de la Comisión responsable ante los miembros del Parlamento Europeo, elegidos directamente.


Si el Parlamento Europeo me confirma en el cargo, asumiré mis tareas con dedicación, entusiasmo y profesionalidad. Me serviré de mi experiencia profesional anterior para aportar una perspectiva nueva y una mirada distinta al ámbito político que me ha confiado el presidente electo Juncker. Trabajaré estrechamente con todos mis colegas del Colegio de Comisarios y, en particular, con el vicepresidente propuesto Sefcovic para promover de la mejor manera posible el interés público europeo. Me comprometo a trabajar codo con codo con el Parlamento Europeo, con el que me gustaría entablar una relación que aporte beneficios mutuos y se base en la confianza y el respeto. Soy consciente de la importancia de mantener un diálogo abierto con todas las partes interesadas y, en este sentido, pretendo actuar con el máximo cuidado.


Me esforzaré por garantizar que nuestras políticas radiquen en un amplio consenso a nivel de la UE desarrollado en asociación con el Parlamento Europeo. Con este espíritu me acercaré al Parlamento Europeo. Coincido plenamente con el presidente electo Juncker en que debemos reforzar la relación especial entre el Parlamento y la Comisión, que es una importante fuente de legitimidad democrática de la Comisión. Debe ser una relación política y, si se me confirma en el cargo, me pondré a disposición para participar activamente en las sesiones plenarias, las reuniones de las comisiones y el diálogo tripartito. Así pues, tanto yo como mi equipo estaremos disponibles para informar periódicamente y compartir información sobre las actividades que estén bajo mi responsabilidad y para facilitar el control democrático efectivo del Parlamento.


En relación con el seguimiento de las posiciones y peticiones del Parlamento Europeo, aplicaré las disposiciones del Acuerdo Marco y, en el ámbito de mis responsabilidades, me aseguraré de que la Comisión responde, dentro del plazo de tres meses a partir de su adopción, a las resoluciones o peticiones parlamentarias basadas en el artículo 225 del TFUE. La nueva Comisión, a iniciativa del vicepresidente primero y responsable de Mejora de la Legislación, Relaciones Interinstitucionales, Estado de Derecho y Carta de los Derechos Fundamentales, Frans Timmermans, examinará el estado de las propuestas pendientes, respetando al mismo tiempo las obligaciones del Acuerdo Marco. Creo en la necesidad de una amplia consulta a las partes interesadas y de unas evaluaciones de impacto rigurosas, y colaboraré con el vicepresidente primero para proponer iniciativas que contribuyan al programa «Legislar mejor».


En este contexto, apoyo y respaldo plenamente el compromiso formulado por el presidente electo Juncker de prestar especial atención a los informes de iniciativa legislativa.


Y, por supuesto, si se confirma mi nombramiento, daré todo mi apoyo al compromiso de transparencia formulado por el presidente electo en sus orientaciones políticas.


Asumo el compromiso de hacer públicos todos los contactos y las reuniones que mantenga con empresas, organizaciones profesionales o profesionales autónomos sobre cualquier asunto relacionado con la formulación y aplicación de las políticas de la UE.

 
 
Preguntas de la Comisión de Transportes y Turismo

3. Realización del espacio único europeo de transporte


¿Qué medidas legislativas y no legislativas específicas tiene intención de proponer para realizar el mercado interior del transporte y crear un espacio único europeo de transporte para todos los modos de transporte (espacio ferroviario europeo único, cielo único europeo, espacio marítimo europeo sin barreras, etc.)? ¿Cómo va a asegurar que la apertura de los mercados de transporte, incluido el cabotaje por carretera, corre pareja con la creación de empleo, la calidad del empleo y de las condiciones de trabajo, la eliminación del dumping social, unos servicios de alto nivel y una mayor seguridad y competitividad de los operadores de transporte de la UE (en particular las pymes)? ¿Cómo propone resolver las importantes divergencias en materia de infraestructuras de transporte en toda la Unión y la mala conectividad de muchas zonas de la UE? ¿Qué medidas tiene previsto adoptar para fomentar la inversión y asegurar una financiación más eficiente de las infraestructuras de transporte, así como para promover el desarrollo de las redes de transporte transeuropeas? ¿Puede asegurarnos que la Comisión seguirá evaluando rigurosa y continuamente la ejecución del Mecanismo «Conectar Europa» y que aplicará el principio de «o lo utilizas o lo pierdes» conforme al reglamento? ¿Cómo ve el futuro del papel y las competencias de las agencias de transporte de la UE en la aplicación de la política de la Unión en este ámbito?


Si se me confirma como comisaria, y con vistas a desarrollar la estrategia del sector de transportes para los próximos cinco años, analizaré la aplicación del Libro Blanco del Transporte de 2011 y emprenderé una reflexión, junto con el nuevo Colegio y con ustedes, acerca de lo que queda por hacer y debe hacerse. A partir de ahí estaremos en condiciones de proceder con una visión conjunta. Mi objetivo es implantar un sistema verdaderamente integrado, intermodal y transfronterizo.


Uno de los pilares de las orientaciones políticas presentadas por el presidente electo Juncker en julio consiste en aprovechar la fortaleza del mercado único. Por tanto, completar el Espacio Único Europeo de Transporte será una de mis prioridades. Haré todo lo que esté en mi mano para promover la pronta adopción de las propuestas pendientes que están sobre la mesa, con especial énfasis en que se adopte el cuarto paquete ferroviario y se complete el Cielo Único Europeo.


Pretendo asimismo impulsar la adopción de las propuestas y otras iniciativas legislativas presentadas por la Comisión pero que aún no se han adoptado. Merecen también nuestra atención los puertos y aeropuertos como puntos de entrada en la red.


Es esencial eliminar las restricciones técnicas y administrativas y apoyar la innovación allí donde contribuya a crear un transporte más eficiente y un Espacio Único Europeo de Transporte, con el fin de garantizar que, en todos los modos de transporte, los servicios puedan funcionar realmente en toda la UE sin verse limitados por las fronteras nacionales.


Velaré por que se simplifiquen las normas existentes y se complete la labor pendiente. A este respecto, trabajaré estrechamente con el resto de comisarios y, en especial, con Frans Timmermans, vicepresidente primero y responsable de Mejora de la Legislación, Relaciones Interinstitucionales, Estado de Derecho y Carta de los Derechos Fundamentales. Tenemos que determinar si nuestra legislación es acorde con sus fines y tomar en consideración el impacto ambiental, económico, técnico y social de la legislación que proponemos. En la misma medida, es importante garantizar que los Estados miembros apliquen bien la legislación vigente y que todos la entiendan y la respeten.


La apertura del mercado no es un objetivo en sí mismo, sino más bien un medio para optimizar la logística, sentando las bases del crecimiento y las oportunidades de empleo con especial atención a la calidad y eficiencia de los servicios de transporte en beneficio de los ciudadanos, trabajadores y operadores económicos. El transporte es un sector de redes, y necesitamos un enfoque holístico. Las condiciones sociales de los trabajadores del sector han de ser equitativas. También necesitamos equidad para garantizar la igualdad de oportunidades de los trabajadores y operadores en toda Europa. Por ejemplo, en el sector del transporte por carretera es esencial que la legislación vigente se aplique y entienda plenamente y en las mismas condiciones en toda la UE, con independencia de toda futura evolución. Junto con todas las partes interesadas, fomentaré una «cultura de cumplimiento». Las condiciones laborales deben asegurar la igualdad de trato y la equidad para no permitir el dumping social. Las necesidades de transporte han de ser compatibles con el medio ambiente y su impacto en el clima debe reducirse.


La modernización y conclusión de las infraestructuras de transporte permitirán reforzar la eficiencia y la sostenibilidad. El Parlamento adoptó recientemente una clara base de actuación en el marco de las orientaciones de la Red Transeuropea de Transporte (RTE-T) y del Mecanismo «Conectar Europa» (MCE). Los fondos del MCE se dedicarán a inversiones estratégicas que aporten valor añadido a la economía de la UE. Las inversiones en ferrocarriles, vías navegables interiores, transporte marítimo de corta distancia y operaciones intermodales se centrarán, en especial, en grandes proyectos transfronterizos y en los principales cuellos de botella de los corredores intermodales de la RTE-T, áreas en las que los Estados miembros han sido más reticentes a la hora de invertir.


Esas inversiones deben apoyar asimismo los sistemas inteligentes de gestión del tráfico y de logística, que nos permiten optimizar el uso de la infraestructura existente. En este contexto, presionaré con gran resolución para el despliegue del Sistema de Gestión del Tráfico Ferroviario Europeo (ERTMS). Ha llegado el momento de obtener resultados y de que los ciudadanos y las empresas se beneficien de unos desplazamientos más cortos, seguros, fiables y asequibles. El MCE debe guiarse por el rendimiento. Esto significa no solamente asignar los fondos sobre la base de un proceso competitivo, sino también retirarlos de los proyectos mal elaborados o con un rendimiento insuficiente para su posterior reasignación de acuerdo con el principio de «se usa o se pierde».


Las inversiones en infraestructuras reinvierten los recursos en la economía real. La creación de empleo directa e indirecta está relacionada con actividades como la construcción, la ingeniería mecánica y los servicios empresariales. El llamamiento del presidente electo Juncker a la movilización de hasta 300 000 millones de euros en inversiones públicas y privadas adicionales en la economía real resolverá esas deficiencias de financiación y contribuirá a crear el empleo que tanto se necesita. Esos fondos crearán el entorno para mejorar las conexiones entre los centros industriales y sentarán las condiciones para la prosperidad futura. Trabajaré con ahínco para asegurar que el sector del transporte contribuya a este paquete adoptando un planteamiento innovador de movilización de los fondos de la UE asignados a la modernización de sus infraestructuras. Es importante prestar apoyo para garantizar el establecimiento de las condiciones normativas necesarias y hacer que los proyectos estén maduros y sean atractivos para los inversores privados. Junto con Jyrki Katainen, vicepresidente responsable de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, coordinaré nuestra actuación con el Banco Europeo de Inversiones y con los bancos de desarrollo nacional y regional, así como con los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (FEIE), en particular con el Fondo de Cohesión.


Se reconoce que las agencias del sector del transporte desempeñan una labor esencial en la salvaguardia de la seguridad y en la aplicación del acervo en sus respectivos ámbitos, por lo que contarán con todo mi apoyo. Velaré por que las empresas comunes creen asociaciones público-privadas fructíferas que aporten soluciones innovadoras listas para el despliegue en el sector del transporte y sirvan de respaldo a la industria europea en la defensa de su liderazgo en el mercado mundial.


4. Transporte para los ciudadanos


¿Cómo tiene intención de mejorar la calidad, accesibilidad, fiabilidad e intermodalidad de los servicios de transporte? ¿Qué medidas ha previsto para promover el transporte público, los billetes intermodales, la movilidad no motorizada y los sistemas de transporte inteligentes? ¿Cómo va a promover el desarrollo efectivo de las aplicaciones en materia de transporte en el marco de los sistemas Galileo y EGNOS? ¿Qué medidas concretas va a adoptar para facilitar la movilidad urbana y abordar la congestión del tráfico y la escasa capacidad de las infraestructuras? ¿Qué medidas tiene previsto tomar para revitalizar las conexiones ferroviarias transfronterizas regionales que han sido desmanteladas o abandonadas? ¿Cómo va a asegurar la protección efectiva de los derechos de los pasajeros en todos los modos de transporte, incluidos los derechos de las personas con movilidad reducida, así como la aplicación armonizada y efectiva de la legislación existente? ¿Qué compromisos específicos está dispuesta a asumir en términos de refuerzo de la seguridad del transporte, así como de la seguridad de los diferentes modos de transporte (por carretera, ferroviario, marítimo, fluvial y aéreo)?


La innovación es crucial para conseguir que nuestro sistema de transporte sea más eficaz y más viable y para reforzar su seguridad. Las nuevas tecnologías pueden aportar una contribución sustancial y cambiar nuestra manera de entender el transporte. Estoy convencida de que necesitamos forjar un nuevo concepto del sistema de transporte como una red de servicios integrados centrada en el consumidor y utilizar las tecnologías disponibles hoy para convertir este concepto en una realidad tangible.


La movilidad conectada, basada en los sistemas de transporte inteligentes (STI), presenta un potencial enorme que debemos desplegar. El transporte público debe hacerse más atractivo, más disponible y más accesible. Si se me confirma como comisaria de Transportes, me esforzaré por establecer las condiciones marco que propicien la mejora de los sistemas de información, planificación y billetería del transporte multimodal y el desarrollo de sistemas de información sobre el tráfico vial en tiempo real de alcance universal. La UE cuenta con una industria muy activa en STI, pero aún no hemos emprendido en serio su despliegue garantizando la seguridad y la interoperabilidad del sistema y, al tiempo, resolviendo los problemas ligados a la protección de datos personales. Trabajaré intensamente con mis colegas comisarios y con la industria para abordar estas cuestiones y promover el uso de los STI en todos los modos de transporte. Al mismo tiempo, soy partidaria de que nuestras soluciones se plasmen en éxitos comerciales a escala mundial.


Los sistemas de navegación por satélite son importantes para las aplicaciones de transporte en ámbitos como, por ejemplo, la seguridad y la protección, la aviación o la vigilancia marítima. Por tanto, cooperaré estrechamente con los demás miembros de la Comisión para velar por que las necesidades del transporte se tomen debidamente en consideración en el desarrollo de EGNOS y Galileo.


Las zonas urbanas suelen ser pioneras en la adopción de nuevas tecnologías y nuevos modelos de negocio, tales como la movilidad compartida o la conducción automática. Respetando el principio de subsidiariedad, apoyaré a las autoridades locales y a sus socios —empresas, iniciativas locales, fundaciones y otras entidades— para que todos juntos hagamos frente a problemas persistentes como la congestión y la contaminación, en particular adoptando planes de movilidad urbana sostenible, y utilicemos las distintas fuentes de financiación de la UE de la manera más eficaz. La iniciativa «Ciudades Inteligentes» es un instrumento valioso para facilitar las asociaciones estratégicas entre la industria, las ciudades europeas y otras partes interesadas a fin de desarrollar los sistemas e infraestructuras urbanas del mañana y facilitar su despliegue a gran escala. Junto con el comisario responsable de Política Regional, el comisario responsable de Acción por el Clima y Energía y el comisario responsable de Investigación, Ciencia e Innovación, velaré por la contribución del transporte a la creación de ciudades inteligentes.


Estoy convencida de que debemos reforzar el atractivo de los modos de transporte alternativos al uso de los vehículos privados. Promoveré, por tanto, las formas no motorizadas de transporte, tales como los desplazamientos a pie y la bicicleta, protegiendo mejor a los usuarios de la vía pública más vulnerables, y me esforzaré por mejorar la calidad del transporte público. Por otro lado, trabajaré para mejorar el acceso de todos los ciudadanos a la movilidad a un precio asequible. Prestaré especial atención a las personas con movilidad reducida, en estrecha colaboración con mis colegas responsables de la legislación de la UE sobre discapacidades. Considero esenciales las obligaciones de servicio público y velaré por su aplicación sin discriminaciones y de la manera más rentable.


En cuanto al transporte por ferrocarril, deben eliminarse las diferencias entre el tráfico nacional y el tráfico transfronterizo en la UE. A tal fin, es preciso reforzar la cooperación transfronteriza entre los gestores de transporte. Propugnaré la apertura de los mercados de viajeros en los casos en los que la falta de competencia se traduce en precios elevados y baja calidad. Lo haré teniendo debidamente en cuenta los aspectos sociales, las obligaciones de servicio público y las exigencias de seguridad.


La calidad del transporte depende también de la aplicación efectiva de las normas sobre los derechos de los viajeros. Examinaré la situación en todos los modos de transporte para detectar lagunas y deficiencias. Allí donde sea necesario, debemos aclarar las normas aplicadas y revisar la legislación. En este contexto, merece especial atención la legislación más reciente sobre la aplicación efectiva de las normas sobre los derechos de los viajeros en el transporte marítimo y fluvial y en el transporte de autocar. Los usuarios, sobre todo las personas con movilidad reducida, cuyo número probablemente irá en aumento debido al envejecimiento de la población, deben conocer sus derechos, lo que no ocurre actualmente en una medida suficiente. Además, presionaré para la pronta adopción del Reglamento revisado de los derechos de los pasajeros del transporte aéreo y examinaré cómo podemos garantizar los derechos de los viajeros que combinen varios modos de transporte utilizando posiblemente un billete de transporte integrado que abarque un desplazamiento intermodal transfronterizo.


Estoy decidida a mantener el elevado nivel de seguridad y protección que caracteriza al sistema de transporte actual de la UE. Para alcanzar este objetivo a un coste razonable, debemos pasar a un sistema de controles basados en el riesgo, sobre todo en al ámbito de la seguridad aérea, y adaptar nuestro marco al progreso técnico, cambiando las pautas de la movilidad y adoptando nuevos modelos de negocio. Las inspecciones de la Comisión contribuyen a la seguridad y la protección del transporte aéreo y marítimo, por lo que me aseguraré de que se llevan a cabo de acuerdo con los más estrictos estándares de profesionalidad y rentabilidad. Promoveré también la seguridad y la protección mediante la cooperación internacional, bien a través de las organizaciones multilaterales, como la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) o la Organización Marítima Internacional (OMI), o bien mediante las relaciones bilaterales con los socios de Europa.


Se producen demasiados accidentes como consecuencia de errores humanos, razón por la cual prestaré especial atención a la cualificación y formación de los profesionales de los sistemas de transporte y velaré por la aplicación efectiva de la normativa pertinente, en particular de las normas que garantizan unas condiciones de trabajo adecuadas.


Por último, pero no por ello menos importante, el transporte por carretera exige todo nuestro compromiso, pese a que se observa una tendencia por lo general alentadora. Para avanzar hacia la meta de «cero muertes», pretendo utilizar toda la batería de instrumentos disponibles, que incluyen la incorporación de nuevas tecnologías para reforzar la seguridad de los vehículos y las infraestructuras, la adopción de medidas menos rigurosas para crear una cultura de la seguridad vial o la fijación de objetivos estratégicos que aborden aspectos específicos, tales como las lesiones graves en los accidentes de carretera.


5. Transporte sostenible


¿Qué iniciativas específicas va a adoptar para mitigar el impacto medioambiental del transporte y asegurar que todos los modos de transporte contribuyen a la lucha contra el cambio climático, habida cuenta de que las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte, al contrario que las de otros sectores, han aumentado significativamente en los últimos años? ¿Qué medidas y nuevas tecnologías ha previsto para minimizar la dependencia del transporte del petróleo e integrar los diferentes modos de transporte en un sistema de transporte hipocarbónico sostenible? ¿Cómo tiene intención de asegurar una aplicación más amplia de los principios de quien contamina paga y el usuario paga, incluida la internalización de los costes externos?


El crecimiento sostenible del transporte es una necesidad urgente. Si se confirma mi nombramiento, trabajaré con el vicepresidente de Unión de la Energía propuesto para asegurar que la política de transportes participe en la ecologización de nuestra economía mediante el desarrollo de redes sostenibles.


Debemos hacer frente a desafíos cruciales y a restricciones futuras, tales como la escasez de petróleo, la dependencia de las importaciones, la creciente congestión y la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Al mismo tiempo, debemos aprovechar esos desafíos como oportunidades para la prosperidad de empresas europeas nuevas e innovadoras. Dedicaré todos los esfuerzos necesarios a la consecución de los objetivos de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte, lo que incluye el más inminente de reducirlas en un 20 % con respecto al nivel de 1990 de aquí a 2020.


Tenemos que estar preparados para desplegar toda la gama de instrumentos disponibles, lo que incluye mejorar la legislación para que los mercados trabajen mejor, respaldar con medios financieros y con medidas de promoción el desarrollo de nuevas tecnologías y de soluciones innovadoras, trabajar junto con nuestros socios internacionales para aportar soluciones comunes a nuestros problemas compartidos y hacer un mejor uso de los impuestos y las contribuciones de los usuarios.


En los últimos años, la política de transportes se ha desarrollado considerablemente y ha avanzado hacia ámbitos nuevos, tales como los combustibles alternativos, la función de las tecnologías en el transporte, la política urbana o la logística. El objetivo consiste en mejorar el equilibrio entre los distintos modos de transporte y promover el desarrollo del transporte multimodal y sostenible.


Tenemos que fomentar la eficiencia energética y diversificar nuestras fuentes de abastecimiento energético también en el transporte. La iniciativa «Energía limpia para el transporte» tiene por objetivo eliminar las barreras técnicas y normativas en toda la UE para facilitar el desarrollo de un mercado único de infraestructuras de combustibles alternativos y de vehículos y buques que utilizan tales combustibles. El liderazgo tecnológico en estos ámbitos otorgará a las empresas del sector una ventaja competitiva en otras zonas del mundo que se enfrentan a problemas similares. Debemos velar por que los Estados miembros adopten objetivos nacionales ambiciosos para el despliegue de las infraestructuras necesarias. Este importante desarrollo requiere la ayuda, incluido el apoyo financiero, del Mecanismo «Conectar Europa» y de Horizonte 2020.


Asumo el compromiso de promover las soluciones innovadoras y, en particular, los Sistemas de Transporte Inteligentes (STI), que pueden contribuir en una medida significativa a reducir la congestión en las carreteras y en nuestras ciudades, gestionar los flujos de tráfico y facilitar el transporte y la logística multimodales. El Mecanismo «Conectar Europa» impulsará también el uso de los STI mediante el apoyo a las inversiones en infraestructuras inteligentes y al desarrollo de corredores multimodales en el marco de la Red Transeuropea de Transporte. Este planteamiento favorecerá el uso óptimo de los ferrocarriles y las vías navegables interiores en distancias largas y a través de las fronteras. Los enlaces con puertos, nodos urbanos y aeropuertos asegurarán la mejor integración con los distintos modos de transporte. Todas esas iniciativas, junto con los avances hacia la consecución del Cielo Único Europeo, contribuirán en una medida considerable a la reducción de las emisiones y a la ecologización del transporte.


Por otra parte, debemos trabajar estrechamente con nuestros socios internacionales y con las organizaciones internacionales, tales como la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y la Organización Marítima Internacional (OMI), para promover el transporte sostenible de los modos de transporte expuestos a la competencia mundial. Será la mejor manera de garantizar que la aviación y el transporte marítimo contribuyen de manera proporcional y equitativa a la ecologización del transporte y a la reducción de las emisiones, al mismo tiempo que se asegura la igualdad de condiciones en la economía mundial.


El transporte genera costes para la sociedad que no son sufragados en su totalidad por sus usuarios. Constituyen ejemplos de estas «externalidades negativas» los accidentes, la congestión, la contaminación atmosférica local, el cambio climático y el ruido. La «internalización» de los costes de tales externalidades es una manera eficiente económicamente y equitativa de abordar este problema. Así pues, apoyo plenamente la aplicación de los principios de «quien contamina, paga» y de «quien usa, paga» en las políticas de transporte.


La Comisión ya introdujo esos conceptos en la Directiva sobre la aplicación de gravámenes a los vehículos pesados (Directiva «Euroviñeta»), así como en iniciativas sobre la reducción del ruido ferroviario y sobre las tasas portuarias. No obstante, hay una fuerte resistencia de los sectores afectados y debe hacerse mucho más en este terreno. Además, la búsqueda de una fuente sostenible de financiación de las infraestructuras está forzando a los Gobiernos a considerar la introducción de distintas formas de gravámenes por la utilización de carreteras. Si bien compete a los Estados miembros introducir tales regímenes, unas orientaciones de la UE podrían contribuir a evitar la implantación de sistemas incompatibles y a eliminar las discriminaciones entre usuarios.


Además de reforzar la aplicación del principio de «quien usa, paga» a las infraestructuras, debemos también analizar cómo podemos garantizar unos sistemas de tasas y gravámenes más inteligentes y más equilibrados en el ámbito del transporte. Podría mejorarse la vinculación de esos sistemas al uso de las infraestructuras y a la producción de externalidades negativas, lo que proporcionaría los incentivos necesarios para la utilización de modos de transporte más respetuosos con el medio ambiente.


Creo que el transporte sostenible consiste ante todo en elegir la correcta combinación de soluciones de transporte para satisfacer las necesidades de los ciudadanos y las empresas de manera eficiente en el uso de los recursos. Es nuestra labor facilitar esa elección. Por tanto, espero con interés trabajar junto con mis colegas comisarios y con el Parlamento Europeo para que la elección fácil y directa del transporte sea también la solución más sostenible.