El Parlamento Europeo
en acción
Temas destacados 1999-2004

 
El Parlamento Europeo
Reforma de la Unión Europea
Ampliación
Derechos de los ciudadanos
Justicia y Asuntos internos
Relaciones exteriores
Medio Ambiente /
Protección al consumidor
Transportes / Política Regional
Agricultura / Pesca
Asuntos Económicos
y Monetarios
Estrategia de Lisboa
Servicios financieros
Control democrático
del Banco Central Europeo
Pagos transfronterizos
Empleo y Política Social / Derechos de la Mujer
Mercado interior / Industria / Energía / Investigación
 

EPP-ED PSE Group ELDR GUE/NGL The Greens| European Free Alliance UEN EDD/PDE


Comisiones bancarias iguales para las transferencias nacionales e internacionales en euros

Ahora, los gastos bancarios para toda transferencia en euros entre cuentas abiertas en distintos Estados miembros son los mismos que para una transferencia en euros entre cuentas situadas en un mismo país. Del mismo modo, los pagos con tarjetas de crédito y las retiradas de los distribuidores de billetes no resultan más caros que en el propio país cuando se efectúan en otro Estado miembro. Ello se debe a un Reglamento europeo que obliga a los bancos a cobrar las mismas comisiones bancarias, un Reglamento solicitado desde hace mucho tiempo por el Parlamento Europeo.

A medida que se acercaba la fecha de utilización de las monedas y billetes en euros, el 1 de enero de 2002, se podía temer que el mundo económico y la opinión pública no percibiesen inmediatamente sus ventajas. Los bancos no tenían obligación ninguna de cobrar comisiones idénticas para las transacciones transfronterizas y las nacionales, y todo indicaba que muchos de ellos seguirían haciendo la distinción, ahora ya artificial, entre pagos "nacionales" y pagos "extranjeros" en euros. Hubo estudios que demostraron que una transferencia de 100 euros de un Estado miembro a otro podía ocasionar gastos bancarios que podían llegar hasta los 24 euros. Para las instituciones comunitarias declararon que, visto el progreso técnico y la desaparición de los riesgos de cambio en la zona euro, nada podía justificar dicha distinción.

El Parlamento apoyaba desde hacía tiempo los esfuerzos encaminados a reducir las comisiones bancarias sobre transferencias transfronterizas, que seguían siendo más elevadas que las aplicadas a las operaciones interiores, incluso después de la entrada en vigor del euro en 1999. Además, los bancos no parecían informar suficientemente a sus clientes respecto de los gastos bancarios imputados. Estas comisiones bancarias, más elevadas, que se cobraban en el caso de las transferencias y pagos transfronterizos constituían un obstáculo para el comercio y para el mercado interior, y se corría el riesgo también de minar la confianza del público en el euro. Al principio, algunos bancos hicieron campaña contra el Reglamento, alegando que las fuerzas del mercado se encargarían de hacer bajar los precios. El Parlamento consideraba, por el contrario, que la ley debía consagrar el principio de unas comisiones bancarias iguales en todos los casos, y que los bancos habían tenido tiempo suficiente para adaptarse.

La Comisión Europea, que compartía esta opinión, elaboró un Reglamento aprobado por el Parlamento en diciembre de 2001. Este Reglamento obliga a los bancos a cargar los mismos gastos a las transacciones electrónicas (retiradas en efectivo y pagos con tarjeta) a partir del 1 de julio de 2002, y a las transferencias bancarias a partir de 1 de julio de 2003. En ambos casos, esta norma se aplica dentro de un límite máximo fijado actualmente en 12 500 euros, pero que se elevará a 50 000 euros a partir del 1 de enero de 2006. Además, los bancos deben informar por escrito a sus clientes sobre los gastos que aplican a los pagos y transferencias de importes hasta 50 000 euros. Este Reglamento se aplica a todas las transferencias en euros en todos los Estados miembros y no solamente en los de la zona euro.

Introducción gradual de un límite máximo de 50 000 euros

De común acuerdo, la Comisión y el Parlamento fijaron inicialmente el límite máximo en 50 000 euros. Pero el Consejo ejerció presiones para reducir este límite máximo a 12 500 euros. Para conseguir rápidamente un acuerdo con el Consejo y lograr que se aprobase más rápidamente el Reglamento, el Parlamento terminó por aceptar esa cifra como importe inicial, pero a condición de elevarla a 50 000 euros en 2006. De este modo, los bancos dispondrán del tiempo necesario para adaptarse a la nueva legislación.

El Reglamento no impide la competencia entre bancos en lo que respecta a los tipos de comisiones que cobran, siempre que no reserven un tratamiento más favorable a las transferencias nacionales. Concretamente, los bancos pueden revisar sus comisiones nacionales al alza, puesto que el Reglamento no les obliga a bajar las comisiones para las transacciones transfronterizas, sino simplemente a ponerlas al mismo nivel que las transacciones nacionales. Pero es poco probable que así ocurra, dada la competencia que existe entre los bancos. Tienen también la posibilidad de proponer una tasa global que abarque los distintos servicios de pagos, posibilidad que les permite hacer distinciones entre diversos tipos de clientes pero no entre pagos transfronterizos y nacionales. Por ejemplo, pueden proponer que una cierta cantidad de operaciones de cajero automático, en su país o en el extranjero, sean gratuitas, o cobrar un importe global anual por utilizar la tarjeta de crédito en el extranjero.

La obligación de cobrar comisiones iguales no se aplica a los cheques en papel, ya que su tratamiento es más costoso que el de los pagos electrónicos. También se autoriza a los bancos a cobrar una comisión más elevada si el cliente no les comunica el número de código IBAN del beneficiario de la transferencia.



  
Ponente
  
Pagos transfronterizos en euros: reducción de comisiones bancarias: Karla Peijs (EPP-ED, NL) - ex diputada al Parlamento Europeo
  
Diario Oficial - Textos legislativos finales
  
Pagos transfronterizos en euros: reducción de comisiones bancarias

 

 

 
  Publishing deadline: 2 April 2004