El Parlamento Europeo
en acción
Temas destacados 1999-2004

 
El Parlamento Europeo
Reforma de la Unión Europea
Ampliación
Derechos de los ciudadanos
Justicia y Asuntos internos
Relaciones exteriores
Medio Ambiente /
Protección al consumidor
Transportes / Política Regional
Seguridad marítima
Servicios portuarios
Transporte aéreo
Compensación a los pasajeros aéreos
Seguridad vial
Ecopuntos
Ferrocarril
Servicios postales
Fondos estructurales
y Fondos de Cohesión
Agricultura / Pesca
Asuntos Económicos
y Monetarios
Empleo y Política Social / Derechos de la Mujer
Mercado interior / Industria / Energía / Investigación
 

EPP-ED PSE Group ELDR GUE/NGL The Greens| European Free Alliance UEN EDD/PDE


La seguridad en las carreteras de Europa

Los accidentes de carretera que se producen cada año en los quince Estados miembros de la UE antes de la ampliación cuestan más de 40 000 vidas y causan heridas a más de 1,7 millones de personas: peatones, ciclistas, pasajeros y conductores. Con la esperanza de reducir estas cifras, el Parlamento Europeo ha aprobado un proyecto de legislación sobre aspectos que van desde el diseño de la parte frontal de los vehículos hasta el horario de trabajo de los conductores de camión y la seguridad de los túneles de carretera.

Aunque durante los últimos años el diseño de los vehículos ha mejorado muy considerablemente la protección de quienes viajan en ellos, la seguridad de los peatones no ha recibido la atención necesaria. Cada año mueren más de 8 000 peatones y ciclistas y resultan heridas 300 000 personas en accidentes de carretera sobrevenidos en la Comunidad, principalmente en zonas urbanas. Aun circulando a velocidades relativamente bajas, los vehículos que atropellan a peatones o ciclistas pueden causar heridas graves o mortales, especialmente entre los niños.

En 2001, la Comisión concluyó negociaciones con fabricantes europeos, japoneses y coreanos de automóviles sobre un acuerdo voluntario para modificar los parachoques y capós de los automóviles de turismo y los vehículos ligeros de transporte de forma que se redujeran en grado muy considerable los efectos de las colisiones en los peatones y otros usuarios vulnerables de la vía pública. La UE decidió adoptar normas legislativas vinculantes basadas en los elementos principales de este acuerdo voluntario.

Así, los nuevos modelos de vehículos tendrán que superar una serie de pruebas en dos fases, la primera de las cuales empezará el 1 de octubre de 2005; la segunda, en la que se aplicarán criterios más estrictos, se iniciará el 1 de septiembre de 2010. El objetivo de las pruebas es medir el impacto que sufren las piernas o la cabeza de una persona cuando son golpeadas por el parachoques o el capó de un vehículo que circule a 40 km por hora. Las partes frontales de los automóviles deberán estar construidas de forma que en caso de impacto no se rebasen determinados valores límite. Después de las fechas de cierre de las dos fases de prueba (el 31 de diciembre de 2012 para la fase 1 y el 31 de diciembre de 2015 para la fase 2), los nuevos vehículos que no satisfagan estos criterios no podrán ser comercializados.

Aun cuando apoyaba los proyectos de legislación en esta materia, el Parlamento Europeo hizo hincapié en que debían ser vistos como elemento de un conjunto más extenso de medidas que debían ponerse en práctica a todos los niveles (al nivel de la Comunidad, al de la industria y al de las autoridades nacionales) para mejorar la seguridad de los usuarios vulnerables de las vías de circulación. Y así, por efecto de la presión ejercida por los diputados al PE, en la Directiva se establece que la Comisión debe examinar la posibilidad de extender el ámbito de aplicación de las normas a vehículos de mayor tonelaje, esto es, a las furgonetas de mayor tamaño, los autobuses y los camiones pequeños.

Para acabar con el sueño al volante

En numerosos accidentes ocurridos en las carreteras europeas se han visto envueltos conductores de camión o de autobús que habían permanecido al volante durante demasiado tiempo en recorridos de larga distancia. Las normas comunitarias sobre tiempo de trabajo, en las que se establece un máximo de 48 horas de trabajo a la semana, se aprobaron en 1993, pero en ellas se prevén excepciones para el sector del transporte. Esto deberá cambiar a partir de marzo de 2005, cuando la legislación que limita la jornada de trabajo se aplique también a los 6,5 millones de trabajadores del transporte por carretera. Esto significa que no se permitirá a los chóferes de autobús ni de camión conducir más de 6 horas seguidas y que el trabajo nocturno no podrá exceder de 10 horas para cada período de 24.

El Parlamento Europeo luchó con denuedo y con éxito para conseguir que estas normas más severas se aplicasen también a los conductores autónomos, que representan el 40 % del total. Los diputados al PE temían que si las normas sólo se aplicaban a los conductores empleados por empresas de transporte se produciría un éxodo masivo de personal empleado hacia el régimen de trabajo autónomo. Ello contrarrestaría los esfuerzos de la UE por garantizar una mejor calidad de vida laboral a los conductores y al mismo tiempo elevar el nivel de seguridad viaria. Como resultado de la intervención del Parlamento, las normas que se aplicarán a partir de 2009 a los conductores empleados cubrirán asimismo a los conductores autónomos.

Más seguridad en los túneles de carretera

Poco antes del final de la actual legislatura el Parlamento impulsó la adopción de un último texto legislativo cuyo objetivo es hacer más seguras las carreteras, esta vez en los túneles. Varios de los peores accidentes que han ocupado los titulares informativos durante los últimos años han sucedido en túneles de carretera de gran longitud, como los túneles del Mont Blanc y de Tauern en 1999 y el del San Gotardo en 2001. Por estos túneles alpinos circula un número muy elevado de camiones pesados que en ocasiones transportan cargas altamente inflamables, y en caso de colisión o explosión el fuego puede extenderse con mucha rapidez.

La nueva legislación comunitaria elaborada al respecto establece unos niveles mínimos de seguridad para las infraestructuras, el funcionamiento de los túneles y la gestión del tráfico y de los accidentes en todos los túneles actuales y futuros de más de 500 metros de longitud en la red transeuropea de carreteras. Los túneles existentes deberán ser reacondicionados cuando ello sea necesario para que satisfagan los nuevos requisitos estructurales y técnicos. Todos los vehículos pesados de transporte de mercancías, los autobuses y los autocares que transiten por los túneles deberán estar dotados de extintores. Además, una mejor señalización y un sistema de información más completo deberán facilitar la evacuación de los túneles en caso de percance.

Los diputados al PE acogieron con satisfacción las propuestas principales, pero lograron introducir gran número de cambios técnicos, incluidas las normas en materia de vías de escape, sistemas de ventilación, iluminación y pendientes, sobre la base de los resultados de los estudios de expertos nacionales, principalmente de países con territorio alpino como Alemania, Austria, Suiza e Italia. Además, el Parlamento consiguió que en la legislación se prestara mayor atención a las necesidades de las personas con discapacidad, por ejemplo en lo relativo al diseño de las salidas de emergencia. Las nuevas normas, que entrarán en vigor a lo largo de un período de más de 10 años, se aplicarán a 512 túneles de carretera, principalmente en Austria e Italia.

Es de esperar que estos distintos textos legislativos, que el Parlamento Europeo ha contribuido a ultimar durante los pasados 5 años, proporcionen mayor seguridad a todos los usuarios de las carreteras de Europa. Sin embargo, queda mucho por hacer en este ámbito, y los diputados que resulten elegidos en junio de 2004 deberán examinar una serie de propuestas legislativas cuya elaboración ya ha comenzado y que tienen por objetivo reducir a la mitad, para 2010, el número de víctimas de accidentes de carretera.



  
Ponentes:
  
Seguridad vial: protección de los peatones y otros usuarios vulnerables de la vía pública: Herman Vermeer (ELDR, NL)
Ordenación del tiempo de trabajo: sectores y actividades excluidos: Miet Smet (EPP-ED, B)
Red transeuropea de carreteras: requisitos mínimos de seguridad para túneles: Reinhard Rack (EPP-ED, A)
  
Diario Oficial - Textos legislativos finales:
  
Seguridad vial: protección de los peatones y otros usuarios vulnerables de la vía pública
Ordenación del tiempo de trabajo: sectores y actividades excluidos
Red transeuropea de carreteras: requisitos mínimos de seguridad para túneles - texto aprobado por el Parlamento

 

 

 
  Publishing deadline: 2 April 2004