Propiedad intelectual: la futura normativa ayudará a las aduanas a combatir falsificaciones y piratería 

 
 

Compartir esta página: 

Las aduanas interceptaron en la Unión Europea en 2011 cerca de 115 millones de productos pirateados o falsificados, algunos de los cuales presentaban riestos para la salud y la seguridad de los ciudadanos. Para evitarlo, es necesario mejorar los controles aduaneros e impedir que estos productos entren en Europa. El lunes 10 de junio, los eurodiputados debatieron las futuras normas sobre aduanas y protección de los derechos de propiedad intelectual y el martes 11 votaron a favor.

"Los agentes de aduanas disfrutarán de mejores condiciones para interceptar y destruir los productos falsos antes de que se distribuyan por toda Europa", afirmó el eurodiputado liberal alemán Jürgen Creutzmann, que ha dirigido la negociación en la Eurocámara sobre las nuevas normas. Y añadió: "Gracias a esta reglamentación, las aduanas pueden trabajar más rápido y con más eficacia".

El nuevo reglamento establece normas más claras para destruir los productos ilegales y peligrosos que entran o transitan por la UE. Sin embargo, no cambia las normas de protección de la propiedad intelectual ni afecta a los bienes transportados sin ánimo de lucro por los viajeros.

Destrucción de productos falsificados


Un procedimiento simplificado facilitará destruir los bienes pirateados y falsificados sin una orden judicial, a condición de que el titular de los derechos de propiedad intelectual esté de acuerdo y de que el importador no se oponga.

Las personas detectadas al recibir por correo pequeñas cantidades (menos de dos kilos) de productos pirateados tendrán 10 días para destruirlos, sin tener que pagar el almacenamiento y la destrucción.

Medicamentos en tránsito


Como el informe de la Eurocámara reflejó la preocupación de que el comercio legítimo de medicamentos genéricos entre países externos a la UE pueda ser obstaculizado, se acordó que los fármacos sólo se puedan retener o confiscar si hay probabilidades de que terminen en el mercado de la UE.