Compartir esta página: 

El 1 de abril entran en vigor las reglas que permitirán a los europeos llevarse sus suscripciones en línea de vacaciones.

Podrán acceder a películas, series, eventos deportivos, música y videojuegos desde cualquier punto de la UE,  siempre que su estancia en otro país miembro tenga carácter temporal.

Hasta ahora, si había intentado usar su suscripción en línea para ver películas o escuchar música cuando se encontraba en otro país de la UE, lo más probable es que hubiera recibido una indicación de que el contenido al que intentaba acceder no estaba disponible en el país en el que se encuentra.


Esto está a punto de cambiar, gracias a las nuevas reglas europeas sobre la denominada "portabilidad", que entran en vigor el 1 de abril de 2018. El objetivo es acabar con el bloqueo geográfico y hacer posible que los europeos puedan llevarse los servicios audiovisuales en línea por los que pagan de vacaciones dentro del territorio comunitario.

Todos los países de la UE deben aplicar estas reglas, a las que el Parlamento dio su respaldo el 18 de mayo de 2017.

Según la Unión Europea de Radiodifusión (UER), casi el 11% de los hogares europeos tenían una suscripción a un servicio de vídeo a la carta en 2016. Una tasa que se duplicará para 2020, según las estimaciones.


Netflix se lleva la mayor parte del 54% del mercado de suscripción de la Unión Europea, según la UER, pero la portabilidad transfronteriza se aplica no sólo a las series y películas de televisión, sino también a todo tipo de productos digitales como libros electrónicos y canciones.


¿Qué cambiará?


La nueva normativa permitirá que todos los suscriptores a servicios audiovisuales en línea de un país puedan disfrutar de ese contenido también cuando se encuentran temporalmente en otro Estado miembro. Este acceso solo será posible cuando su estancia en otro punto de la UE sea durante un periodo limitado, como vacaciones o viajes de negocios o de estudios.


"Si vive por ejemplo en Alemania pero va de vacaciones, visita a su familia o trabaja en España, podrá acceder a los servicios que tenía en Alemania”, explica el demócrata liberal francés Jean-Marie Cavada, responsable del Parlamento en la negociación de las nuevas reglas.


Los proveedores de contenido tendrán la posibilidad de verificar la ubicación de los suscriptores. El Parlamento Europeo solicitó que se incluyan medidas de salvaguardia en el reglamento para garantizar que los datos y la privacidad de los usuarios se respeten durante todo el proceso de verificación.


El reglamento tendrá efecto retroactivo, lo que significa que también se aplicará a los contratos de suscripción ya existentes.

Las nuevas reglas servirán también para desalentar la piratería y promover el acceso al contenido legalmente adquirido.


Roaming y bloqueo geográfico


Esta medida se suma al fin de los sobrecostes por el uso del móvil en el extranjero (roaming), que se hizo realidad a partir del 15 de junio de 2017. Los eurodiputados también trabajan sobre nuevas normas para acabar con el bloqueo geográfico.