Energía limpia: la UE impulsa las renovables y la eficiencia energética 

 
 

Compartir esta página: 

La mitigación del cambio climático es una prioridad para la UE. Descubra cómo los eurodiputados quieren impulsar la eficiencia energética y el uso de fuentes de energía renovables.

Paneles de energía solar ©AP Images/European Union-EP 

La Comisión Europea presentó en 2016 un conjunto de propuestas de energía limpia destinadas a ayudar a combatir el cambio climático, así como a reducir la dependencia de la UE de las importaciones de combustibles fósiles y ayudar a los hogares a generar su propia energía verde.

Este conjunto de normas se compone de tres propuestas centrales: una sobre energías renovables, una sobre eficiencia energética y otra sobre un mecanismo de control. En enero de 2018, el Parlamento adoptó su posición sobre el paquete legislativo de energía limpia y los eurodiputados han iniciado negociaciones con el Consejo para finalizar las normas.

 

Renovables

 

La proporción de energía consumida procedente de fuentes renovables se ha duplicado en los últimos años, de aproximadamente el 8,5% en 2004 hasta el 17% en 2016, y la UE está en camino de alcanzar su objetivo del 20% para 2020.


En 2014, los países de la UE acordaron que esta meta debería aumentar hasta el 27% para 2030, pero los eurodiputados dicen que debería ser al menos del 35%.

También quieren aumentar el derecho de las personas a producir, almacenar y consumir su propia electricidad a partir de fuentes renovables sin tener que pagar ningún cargo o impuesto.

Más información sobre la proporción de energía renovable en los países de la UE.

 

Eficiencia energética

 

Las mejoras de la eficiencia energética no solo podrían reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2), sino también la factura anual de importación de energía de 350.000 millones de euros de la UE. Los eurodiputados quieren establecer un objetivo vinculante para reducir el consumo de energía en toda la UE de un 35% para 2030.

 

Un área importante para la mejora es la calefacción y la refrigeración de los edificios que suponen el 40% de toda la energía consumida en la UE, y alrededor del 75% de ellos son ineficientes desde el punto de vista energético.

 

Para hacer frente a esta cuestión, el Parlamento ha respaldado nuevas reglas de eficiencia energética para los edificios en abril de 2018. De acuerdo con estas reglas, los Estados miembros deberán preparar estrategias nacionales a largo plazo para apoyar la renovación de edificios residenciales y no residenciales. El objetivo es que para 2050 los edificios de la UE sean mucho más eficientes desde el punto de vista energético.

Mejorar la eficiencia energética de los edificios podría reducir las facturas de calefacción y las emisiones de gases de efecto invernadero.


Además, el año pasado el Parlamento simplificó las etiquetas energéticas para los electrodomésticos, como lámparas, televisores y aspiradoras, para que sea más fácil para el consumidor compare su eficiencia.

 

 Mecanismo de control

Los eurodiputados también están negociando con el Consejo la llamada "gobernanza de la unión energética". Es un mecanismo de control para seguir de cerca el progreso de los países hacia los objetivos de energía y clima de la UE para 2030 y una herramienta de cooperación para llenar el vacío en caso de que un Estado miembro se retrase.

Consulte nuestro sección con los artículos más destacados sobre la Unión de la Energía.