El presidente de la comisión especial de delitos financieros: "La economía digital no está gravada al nivel que merece" 

 
 

Compartir esta página: 

Entrevista con el eurodiputado demócrata liberal checo Petr Ježek, que preside la nueva comisión de delitos financieros y evasión y elusión fiscales del Parlamento Europeo.

Entrevista con Petr JEŽEK. 

Esta nueva comisión parlamentaria trabajará hasta marzo de 2019 y dará continuidad a la labor de la comisión anterior de blanqueo de capital y elusión y evasión fiscales, surgida tras el escándalo de los llamados “papeles de Panamá”, el entramado de sociedades creadas en paraísos fiscales para evadir impuestos. Su principal labor serán los delitos financieros y el fraude fiscal, pero también se centrará en la economía digital, que según su presidente, Petr Ježek, es un sector en el que se pagan menos impuestos de los que se debería.

La nueva comisión se centrará en delitos financieros, evasión y elusión fiscales. ¿Puede dar algunos ejemplos concretos?

El mandato de esta comisión es más amplio que antes. Las comisiones anteriores (TAX1 y TAX2), solo se ocupaban de las decisiones fiscales. La comisión de los “papeles de Panamá” se ocupó de las revelaciones descubiertas en los documentos de Panamá, incluido el lavado de dinero, la evasión y la elusión de impuestos. Esta cuarta comisión debe primero basarse en el trabajo de las anteriores para ver cómo se están abordando e implementando sus recomendaciones, pero también analizará el fraude fiscal descubierto en los llamados “papeles del Paraíso” -otra filtración de documentos que muestra como distintas personas y corporaciones internacionales ocultan su riqueza y minimizan las obligaciones tributarias-, cuestiones de impuestos digitales, así como el problema de los Estados miembros que venden ciudadanía.


Usted fue ponente para la comisión de los “papeles de Panamá”, que también investigó el lavado de dinero y el fraude fiscal. Siguiendo ese trabajo, ¿qué tiene que hacer la UE?


Es un proceso continuo. La comisión anterior presentó recomendaciones y esta comisión analizará cómo se están abordando o implementando. También veremos cómo gravar la economía digital porque no está gravada como debería ser. No es un delito, pero la ley actual no permite que la economía digital se grave al nivel que merece. Las tasas impositivas para las empresas digitales son una fracción de lo que pagan las empresas normales. Y algunas compañías digitales estadounidenses generan más de la mitad de sus ingresos fuera de los Estados Unidos, pero están casi exclusivamente sujetas a impuestos allí.


En los últimos años, los denunciantes y el periodismo de investigación han sido cruciales para destapar el fraude fiscal y los delitos financieros. ¿Qué más puede hacer la UE para proteger a los denunciantes para que continúen revelando escándalos?


Todavía no hemos llegado a una conclusión formal, pero la Comisión Europea publicó recientemente un proyecto de directiva sobre la protección de denunciantes. Hay varias medidas a considerar, como la compensación financiera y las garantías legales, si, por ejemplo, pierden sus empleos debido a la denuncia de irregularidades. Se requiere un mayor esfuerzo para explorar el tema, en parte porque la situación es diferente en los diferentes Estados miembros.


Cuando se trata de confiar en nuestros sistemas financieros y tributarios, ¿dónde estamos?


Depende. Por ejemplo, en mi país, la República Checa, me parece que a nadie le interesan estos temas, pero en varios Estados miembros, he leído que la evasión y la elusión fiscal son una preocupación importante para los ciudadanos. Si los ciudadanos tienen la sensación de que son tratados injustamente y de que ciertas personas y compañías pueden evitar los impuestos, esto, por supuesto, socava la confianza en todo el sistema financiero y quizás incluso en la gobernanza en general. Por otro lado, si hacemos las cosas bien con los impuestos, haciéndolos más justos, esto podría ayudar a cerrar la brecha con aquellos que se sienten abandonados por la globalización.

Algunos ejemplos con las grandes multinacionales son sorprendentes. No deberían poder vender sus productos, ya sean coches o datos, en un país de la UE y tributar principalmente en otro o fuera de la UE. Eso claramente no es justo. No tiene sentido, pero la globalización y las nuevas tecnologías lo permiten. Esto debería arreglarse. Hay propuestas legislativas que ahora están negociando los Estados miembros, representado en el Consejo de la UE. Depende de ellos si respaldarán una base común consolidada de impuestos corporativosen la UE. Todavía hay países que se benefician de determinados esquemas impositivos y tienden a bloquear las propuestas, pero espero que tarde o temprano la presión de otros Estados miembros, el Parlamento y especialmente los ciudadanos permitirá adoptar nuevas reglas.