Aprovechar al máximo la globalización: la política comercial de la UE explicada  

 
 

Compartir esta página: 

¿Cuál es la política comercial de la UE? ¿Por qué es importante en una economía globalizada? ¿Cómo funciona? A continuación explicamos una de las políticas más complejas de la Unión.

Puerto de Amberes - ©AP Images/European Union-EP 

¿Por qué es importante la política comercial de la UE en una economía globalizada?

La globalización económica se caracteriza por la intensificación del comercio internacional y la creciente interdependencia de las economías a nivel global. La política comercial de la UE es una herramienta central para responder a la globalización y convertir su potencial en beneficios reales.

Tener una política comercial a escala europea en lugar de nacional permite tener un mayor peso en las negociaciones bilaterales y en organismos multinacionales como la Organización Mundial del Comercio (OMC). El objetivo principal de la política comercial de la UE es aumentar las oportunidades comerciales para las empresas europeas y poner fin a las barreras comerciales, como aranceles y cuotas, y garantizar una competencia leal.

Es esencial para la economía europea, ya que influye en el crecimiento y el empleo. Más de 36 millones de empleos en la UE dependen de las exportaciones fuera de la Unión Europea. De media, cada mil millones de euros de exportaciones extracomunitarias respaldan más de 13.000 empleos en la UE.

Consulte nuestra infografía sobre la posición de la UE en el comercio mundial.

La política comercial de la UE protege a los europeos al garantizar que las importaciones respeten las normas de protección del consumidor.

La UE también utiliza su política comercial para promover los derechos humanos, las normas sociales y de seguridad, el respeto por el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

¿Cómo funciona la política comercial de la UE?

La política comercial de la UE abarca el comercio de bienes y servicios, la inversión extranjera directa, los aspectos comerciales de la propiedad intelectual, por ejemplo, las patentes y la contratación pública.

Se compone de tres elementos principales:

• Acuerdos comerciales con países no pertenecientes a la UE para abrir nuevos mercados y aumentar las oportunidades comerciales para las empresas de la Unión.
• Regulación comercial para proteger a los productores de la UE de la competencia desleal.
• Pertenencia a la UE de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que establece las normas del comercio internacional. Los países de la UE también son miembros, pero la Comisión Europea negocia en nombre del bloque.

Acuerdos comerciales

Estos acuerdos comerciales se negocian con países que  no pertenecen a la UE para garantizar unas oportunidades comerciales más favorables.

Estos son los diferentes tipos:

•    Acuerdos económicos de asociación con países en vías de desarrollo del Caribe, Pacífico y África.
•    Acuerdos de libre comercio con países desarrollados.
•    Acuerdos de asociación que refuercen acuerdos políticos más amplios tales como la Unión por el Mediterráneo con Túnez.

El objetivo de todos los acuerdos es reducir las barreras arancelarias y garantizar la inversión.

Lea nuestro resumen de las negociaciones comerciales en curso.

Regulación comercial de la UE

La UE también tiene normas para proteger a las empresas europeas de prácticas comerciales desleales. Estas prácticas pueden incluir el dumping o los subsidios para hacer que los precios sean artificialmente bajos en comparación con los productos europeos. Los productos europeos también pueden hacer frente a barreras aduaneras o cuotas. Si los desacuerdos comerciales no se resuelven pueden llevar a una guerra comercial.

Lea más sobre los instrumentos de defensa comercial de la UE.

La inversión extranjera directa en la UE también está regulada. En febrero de 2019, los eurodiputados aprobaron un nuevo mecanismo de selección para garantizar que las inversiones extranjeras en sectores estratégicos no perjudiquen los intereses y la seguridad de Europa.

Lea más sobre las inversiones extranjeras directas.

La UE y la OMC

La Organización Mundial del Comercio (OMC) está compuesta por más de 160 miembros que representan el 98% del comercio mundial y tiene como objetivo mantener el sistema de comercio mundial predecible y justo al acordar y monitorear reglas comunes para el comercio entre naciones.

La UE es un firme partidario de la OMC y ha desempeñado un papel central en el desarrollo del sistema de comercio internacional.

Participa estrechamente en las negociaciones comerciales multilaterales de la OMC. El Parlamento Europeo sigue de cerca esas negociaciones y adopta informes que evalúan su estado.

La ronda actual de negociaciones de la OMC, el ciclo de Doha (2001), se ha estancado debido a la falta de acuerdo sobre políticas clave, incluida la agricultura.

La UE también utiliza los poderes de la OMC en materia de resolución y cumplimiento en caso de disputa comercial y es uno de los principales usuarios del sistema de solución de controversias.

Lea más sobre la UE y la OMC.

¿Cómo se decide la política comercial de la UE?

La política comercial es una competencia exclusiva de la UE, lo que significa que la Unión en su conjunto, en lugar de los estados miembros individuales, tiene el poder de legislar sobre asuntos comerciales y concluir acuerdos comerciales internacionales (artículo 207 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea - TFUE) .

El Tratado de Lisboa (2007) otorgó al Parlamento Europeo el papel de colegislador junto al Consejo de la UE en materia de comercio e inversión, en representación de los Estados miembros. Los acuerdos comerciales internacionales solo pueden entrar en vigor si el Parlamento vota a favor de ellos. El Parlamento puede influir en las negociaciones mediante la adopción de resoluciones.