La distribución de los escaños en el PE, una cuestión matemática 

 
 

Compartir esta página: 

Con la fórmula propuesta, 16 países pierden escaños, 5 conservan los que tienen y 6 ganan. 

La distribución de escaños en el Parlamento Europeo es una de las cuestiones que más divergencias crea al ser abordada por los eurodiputados y los Estados miembros. El pasado 7 de febrero, la comisión de Asuntos Constitucionales reunió a expertos matemáticos y a miembros del Parlamento para debatir el tema. Los cambios demográficos, el tamaño y peso de los países y el número de asientos de la Eurocámara centraron casi todas las intervenciones.

El Compromiso Cambridge


En términos generales, los eurodiputados presentes en la reunión estuvieron de acuerdo en dos cosas: la necesidad de encontrar una nueva fórmula para redistribuir los escaños y la condición de que esta fuera apolítica. Para ello, pidieron consejo a expertos y matemáticos de varios Estados miembros, quienes presentaron el Compromiso Cambridge, compuesto de dos puntos básicos:


  • El Parlamento Europeo no puede exceder de los 751 escaños, aunque la cifra puede ser inferior, y el umbral es de un mínimo de 6 asientos por país y un máximo de 96.

  • La propuesta tiene que ser duradera (teniendo en cuenta futuras ampliaciones de la UE o fenómenos migratorios), transparente y políticamente imparcial.


Fórmula matemática


Con tal fin, el profesor de la Universidad de Cambridge, Geofrey Grimmett, presentó una fórmula matemática cuyo resultado dejaría al Parlamento Europeo de la siguiente forma:


  • Dieciséis países pierden escaños.

  • Cinco países (los más pequeños) mantienen los mismos escaños.

  • Seis países (los más grandes y Estonia) reciben escaños extra.


Según Grimmett, esta fórmula "debería ser resistente a posibles cambios en la arquitectura de la Unión Europea en los próximos años". El uso de una fórmula matemática, dijo, "eliminaría las negociaciones políticas".


Justicia y transparencia


El ponente del informe sobre la modificación del sistema de distribución de escaños, el demócrata liberal británico Andrew Duff, subrayó que aunque no corresponde al Parlamento Europeo decidir sobre esta materia, sino a la conferencia intergubernamental -encargada de negociar la revisión de los tratados-, la Eurocámara sí puede presentar una propuesta que sirva de base para el debate entre los líderes europeos. En este sentido, se mostró de acuerdo con la fórmula de Grimmett, alabando su "transparencia" y señalado que la misma "hará más justa la actual distribución, la cual es producto del trueque político".


A favor


Entre los eurodiputados que se mostraron a favor de la fórmula se encontraron, además de Duff, el socialista italiano Roberto Gualtieri, el polaco del grupo del Partido Popular Europeo Rafal Trzaskowski, y el alemán Elmar Brok, del mismo grupo que el anterior.


Los tres coincidieron en señalar dicha fórmula como un instrumento lógico y transparente, si bien Brok puntualizó que habría que buscar "más líneas argumentales y más información" para evitar que los países que pierden escaños la rechacen.


En la misma línea, el eurodiputado conservador británico Ashley Fox, mostró sus dudas sobre la posibilidad de convencer a los Estados que pierden asientos en la Eurocámara. "Aunque intentar persuadir a veintisiete naciones cuenta con mi simpatía, no es una buena idea cuando dieciséis de ellas obtienen pérdidas".


En contra


El diputado húngaro del grupo del Partido Popular Europeo György Schöpflin, fue el más crítico con el sistema de representación propuesto. Así, afirmó que algunos Estados miembros quedarían sobre representados y que "en una institución como la Unión Europea, un sistema igualitario otorga un mayor grado de estabilidad".


Próximos pasos


El informe de Andrew Duff será adoptado por la comisión de Asuntos Constitucionales previsiblemente en abril. Se espera que llegue al pleno del Parlamento Europeo en mayo.