¿Votos por internet para aumentar la participación electoral? 

 
 

Compartir esta página: 

Estonia fue el primer Estado miembro en aprobar el voto por internet 

La baja participación en las pasadas elecciones europeas pone de relieve la importancia de buscar formas de incentivar al voto e implicar en mayor medida a los ciudadanos europeos en la construcción de la UE. Una posibilidad sería el voto a través de internet, que podría ser especialmente útil para los votantes más jóvenes, ofreciéndoles la posibilidad de votar desde casa después de ver un vídeo en Youtube o de conectarse a Facebook. El PE acogió recientemente una mesa redonda sobre el tema.

"Desde un punto de vista europeo, es importante buscar la forma de implicar a los ciudadanos", dijo durante la apertura de la reunión la vicepresidenta del Parlamento Europeo Silvana Koch-Mehrin. Acto seguido, Bernd Beckert, el investigador responsable del proyecto sobre voto electrónico del Panel de Opciones Científicas y Tecnológicas del Parlamento Europeo (STOA), presentó a los participantes en la mesa redonda las principales ventajas e inconvenientes del voto a través de internet.


Fomentar la participación


Entre los argumentos a favor, este experto mencionó el hecho de que internet sea ya cauce habitual de actividades como el comercio, la educación o la administración. ¿Por qué no también de la votación? Además, la posibilidad de emitir su voto a través de la red podría animar a los jóvenes a participar. Votar a través de internet sería, por otra parte, representa el último paso hacia la consecución de un sistema de administración moderno y basado en la tecnología, y reduciría los costes del proceso de votación.


Sin embargo, Beckert también enumeró varios argumentos en contra del voto electrónico, como el hecho de que podría amenazar los valores fundamentales del proceso electoral, facilitando el fraude, o que es contrario a la transparencia de la que todo proceso electoral debe hacer gala. El votante no puede estar seguro de que su voto haya sido transmitido, ni verificar si han votado correctamente, ni que su voto sea tenido en cuenta en el recuento final. Las potenciales amenazas a la seguridad son muchas, explicó Beckert.


El ejemplo estonio


En la Unión Europea, el principal ejemplo de voto online lo constituye Estonia, donde ya en 2005 se introdujo este sistema para las elecciones al Parlamento, para volver a utilizarse después en los comicios europeos. Para validar un voto a través de internet, era necesario disponer de una tarjeta de firma electrónica y dos códigos PIN. La experiencia para tener cada vez más adeptos, ya que del dos por ciento de los votos emitidos electrónicamente en 2005, se pasó al 5,4 por ciento en 2007, al 15 por ciento en 2009 y finalmente al 15,4 por ciento en 2011.


A pesar de los datos, los participantes en el debate cebrado en la Eurocámara subrayaron que esto no significa un aumento en la participación electoral. "Con el voto-e puedes votar desde cualquier sitio en el que estés, cuando quieras... no tenemos datos, pero de este modo podría aumentar la participación", dijo el Profesor y asesor de riesgos tecnológicos Rüdiger Grimm, de la Universidad de Coblenza (Alemania).


Por su parte, la experta en seguridad informática Barbara Simons, consideró que "aún no es el momento" para la introducción del voto por internet, un paso que desde su punto de vista "sería un error". Para explicarlo, recordó la existencia de amenazas a la seguridad como los hackers, que podrían llegar a manipular unas elecciones. Sin embargo, uno de los participantes apuntó que también el voto por correo está sujeto a riesgos, y sin embargo se utiliza desde hace tiempo.