Compartir esta página: 

El presupuesto comunitario ©AP Images/ Unión Europea PE 

La terminología presupuestaria de la UE puede resultar compleja. Conozca las expresiones clave, el mismo día en que el Pleno del Parlamento ha votado el presupuesto comunitario para 2017 y la revisión del marco plurianual 2014-2020. Por la tarde, el Tribunal de Cuentas presenta su evaluación sobre el ejercicio 2015.

Marco Financiero Plurianual - La UE adopta presupuestos anuales, pero también planifica con antelación suficiente el marco financiero plurianual, que marcará el rumbo de la política comunitaria. Este plan a largo plazo establece las prioridades y los importes máximos que la UE puede gastar en distintas secciones durante un periodo de siete años.


El marco multianual cubre en la actualidad el período 2014-2020, pero a raíz de una petición del Parlamento será sometido a una revisión intermedia. Este examen a medio plazo permitirá evaluar si el presupuesto acordado para ese periodo aún permite hacer frente a los retos del momento o han surgido cuestiones, por las que sería aconsejable introducir cambios.

Compromisos y pagos - Una buena gestión financiera requiere no solo un registro de los gastos más inmediatos sino también de los compromisos de pagos futuros. Por este motivo, el presupuesto de la UE diferencia entre pagos -las facturas que se abonarán en un año- y compromisos -el importe máximo de desembolsos en proyectos o contratos que pueden ir más allá del mismo año a los que se puede comprometer la UE.

Devoluciones - El presupuesto comunitario se nutre principalmente de contribuciones directas de los Estados miembros de la UE. Las cuantías de estas aportaciones varían de unos países a otros en función de su Renta Nacional Bruta y de sus ingresos por el IVA. Si un socio comunitario contribuye a las cuentas de la Unión muy por encima de lo que se beneficia se producen desequilibrios incómodos. Para evitar tensiones, la UE cuenta con un mecanismo de devoluciones.


La devolución más conocida es el denominado “cheque británico”, por el que peleó en la década de los ochenta la ex primera ministra Margaret Thatcher. La estadista conservadora consiguió que se reembolsase al Reino Unido parte de su contribución anual al presupuesto de la UE para compensar al país por el poco provecho que sacaba de las ayudas comunitarias, dirigidas principalmente a la agricultura. En la actualidad, esa devolución representa el 66 % de su contribución neta.


Además del Reino Unido, también se benefician de devoluciones Austria, Dinamarca, Alemania, Países Bajos y Suecia.


El Parlamento considera que las devoluciones hacen el presupuesto de la UE menos transparente y favorecen que los países se centren en sus intereses nacionales cuando se negocian las cuentas comunitarias, en lugar de reconocer que los programas de la UE son beneficiosos para todos. Los eurodiputados reclaman además que se revise el sistema de financiación del presupuesto y se introduzcan nuevas fuentes de ingresos.


Gestión compartida del presupuesto - La Comisión Europea es responsable de la ejecución de la mayor parte del presupuesto, pero delega la gestión de muchos fondos y programas de la UE en los estados miembros. Por tanto, son las autoridades nacionales las que seleccionan a los beneficiarios y distribuyen los fondos por ejemplo en agricultura, en apoyo de las pymes o en iniciativas de empleo. La Comisión supervisa la aplicación y puede, no obstante, ordenar la recuperación de fondos que se hayan pagado indebidamente.

Fraude e irregularidades - El presupuesto comunitario es auditado anualmente por el Tribunal de Cuentas de la UE  para detectar si se han producido irregularidades, por ejemplo, que se hayan beneficiado de fondos europeos quien no debía. Estas irregularidades pueden deberse a simples errores o a causes de fraude.

En su informe anual, el Tribunal de Cuentas dice que el nivel de error en el gasto para el año 2015 se ha estimado en 3,8 por ciento, por debajo de años anteriores, pero todavía por encima del punto de referencia del 2 por ciento.
 
Aprobación de la gestión del presupuesto - El procedimiento para aprobar la gestión del presupuesto de la Unión Europea otorga al Parlamento Europeo la potestad de dar el visto bueno final sobre la aplicación anual de las cuentas de la UE. El pleno del Parlamento toma su decisión de aprobar, posponer la aprobación, o denegarla a partir de los informes de su comisión de Control Presupuestario, y de las recomendaciones del Consejo, institución esta última que representa a los Gobiernos de los veintiocho Estados de la UE.


Si concede su visto bueno, las cuentas del año en cuestión quedan aprobadas y concluye el dossier. Si las cuentas de una institución o de una agencia no reciben la bendición de la Eurocámara, la institución o agencia afectada debe actuar según las recomendaciones de la comisión parlamentaria de Control Presupuestario antes de solicitar de nuevo la aprobación de sus cuentas.