Compartir esta página: 

La encuesta Eurobarómetro, encargada por el Parlamento Europeo y llevada a cabo en marzo de 2017, revela la imagen de un continente que comprende la necesidad de soluciones comunes a los problemas más apremiantes, pero duda de si la política proporcionará los remedios correctos.

Los europeos exigen soluciones de la UE

La mayoría de los encuestados cree que en toda una gama de ámbitos políticos, desde la seguridad y la migración hasta la política económica y social, Europa puede y debe hacer más para superar los problemas.


En comparación con el año pasado, la proporción de personas que consideran que las acciones de la UE son insuficientes en esferas clave como el terrorismo, la seguridad, la migración, el fraude fiscal y el desempleo está disminuyendo, lo que podría reflejar medidas ya adoptadas a nivel de la UE.


El apego a la UE es cada vez mayor, pero existen disparidades entre los Estados miembros

Los europeos parecen más positivos con respecto a la UE de media. El 57% de los encuestados creen que es bueno que su país pertenezca a la UE. Esto supone un aumento de cuatro puntos porcentuales en comparación con septiembre de 2016. Sin embargo, las opiniones varían de un país a otro: sólo un tercio de los checos, griegos y croatas comparten esta opinión.

Un total del 56% de los encuestados en toda la UE declara su apego a la UE, un aumento de cinco puntos porcentuales con respecto a noviembre. Eso es todavía un porcentaje más bajo en comparación con los que declaran apego a su ciudad (87%), región (87%), o país (91%).


El interés por la política de la UE va en aumento

Un creciente número de ciudadanos está prestando atención a la política de la UE. Un 56 % de los encuestados declara interés por los asuntos relacionados con la Unión, frente al 54 % en septiembre de 2015.


También un 43% de los encuestados cree que su voz cuenta en Europa, seis puntos porcentuales más respecto a septiembre pasado. Y un 53% de los encuestados dicen que no se sienten escuchados a nivel de la UE. A nivel nacional, las cosas se ven mejor: el 63% está de acuerdo en que su voz cuenta en su propio país y sólo el 35% no está de acuerdo.


Preguntas difíciles...

Las cifras revelan insatisfacción con la forma en que funciona la democracia en la UE. Un 43% de los encuestados dicen que están satisfechos y el 47% dicen que no lo están. Los resultados en diferentes países de nuevo varían, por ejemplo, sólo el 20% de los griegos expresan satisfacción. Los europeos también están preocupados por las desigualdades sociales.

Muchas personas piensan que la UE avanza en la dirección equivocada, aunque hay una caída en la proporción de encuestados que se sienten de esta manera (de 54% en septiembre de 2016 a 50% en marzo de 2017).


La idea de una Europa a varias velocidades

En el debate sobre el futuro de Europa, la idea de que se debería permitir a algunos países avanzar más rápidamente que otros está ganando popularidad. Un 49% de los encuestados apoya este enfoque, frente al 41% de septiembre de 2015.


La proporción de personas que cree que todos los países deberían avanzar a la misma velocidad es del 41%, frente al 48% en septiembre de 2015. Las opiniones difieren significativamente de un Estado miembro a otro, por lo que el debate parece estar lejos de resolverse.


La encuesta se realizó mediante entrevistas cara a cara con 27.901 europeos del 18 al 27 de marzo de 2017.