Compartir esta página: 

Propuestas sobre la declaración de impuestos de las multinacionales, la obsolescencia programada o combatir el SIDA y la hepatitis, son también temas tratados durante de la sesión plenaria.

El Parlamento rindió el 4 de julio en Estrasburgo homenaje a Simone Veil, ex-presidenta de la Cámara, superviviente del holocausto nazi, feminista y notoria política francesa. Simon Veil falleció el pasado 30 de junio, a los 89 años.

 

En relaciones internacionales, los diputados votaron el jueves a favor de suspender las negociaciones con Turquía si el gobierno de Ankara sigue adelante con las reformas constitucionales.

 

El miércoles, el primer acuerdo de cooperación EU-Cuba recibió el visto bueno de la Cámara y pone fin a la llamada “posición común”, que regía las relaciones con la isla desde 1996.

 

El martes el Parlamento dio luz verde al inicio de negociaciones con los gobiernos nacionales para una nueva legislación antidumping que proteja mejor los empleos y la industria europea.

 

Para aumentar la transparencia fiscal y combatir la evasión, el Parlamento apoyó el miércoles una propuesta legislativa para obligar a las multinacionales a reportar su facturación, beneficios así como impuestos pagados, en todos y cada uno de los países de la UE donde desarrollen su actividad. Aunque se permiten ciertas excepciones, éstas se revisarán cada año y en caso de perderla, las empresas habrían de reportar todos los datos con carácter retroactivo.

 

El martes el Parlamento solicitó medidas frente a la obsolescencia programada. Los diputados quieren que los productos de consumo y los programas informáticos sean más fáciles de actualizar o reparar, y que las piezas para ello sean más asequibles.

 

Ante el incremento de los casos de VIH/SIDA, tuberculosis y hepatitis vírica en la UE, los diputados propusieron medidas para combatirlos, como pruebas de VIH gratuitas para acelerar el diagnóstico y posible tratamiento o una estrategia común frente a la hepatitis.

 

El Parlamento también pidió a los Estados miembros que utilicen los 6.400 millones de euros del presupuesto comunitario de 2016 que no se gastaron en medidas de apoyo a los refugiados.

 

El pleno acordó asimismo el jueves la creación de una comisión especial para identificar las deficiencias en la lucha anti-terrorista en la UE. Tendrá doce meses para evaluar y determinar los posibles fallos que han permitido la comisión de ataques en los Estados miembros.

 

Por último, el Parlamento aprobó el martes una ayuda de un millón de euros para 339 trabajadores de la minería de Castilla y León que han perdido su empleo. De la ayuda también se beneficiarán 125 jóvenes de la zona que no trabajan ni siguen estudios ni formación y tienen menos de 30 años.