Compartir esta página: 

Un total de 1,3 millones de personas solicitaron asilo en la UE en 2016, un 7 por ciento menos que el año anterior.

La Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO), creada en 2010 para ayudar a los países de la UE a prepararse ante la llegada de demandantes de asilo, presentó esta semana su informe anual ante la comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo.

Informe anual

En 2016, un total de 1,3 millones de personas solicitaron asilo en la Unión Europea, un 7 por ciento menos que en 2015. El 32 por ciento de los demandantes tenía menos de 18 años.

El 26 por ciento de las solicitudes procedieron de personas de nacionalidad siria, seguidas por afganos (15%), iraquíes (10%), paquistaníes (3,9%), nigerianos (3,8%).

Los sirios, eritreos e iraquíes siguieron siendo en 2016 las nacionalidades a las que más se concedió el estatus de refugiado en la UE. Del 1,15 millón de solicitudes de asilo presentadas por primera vez en la Unión, 698.750 de ellas fueron positivas.

La presión sigue siendo elevada en las fronteras exteriores de la UE. En 2016 se detectaron más de 511.000 cruces fronterizos ilegales, que resultaron en 382.000 nuevas llegadas desde África, Oriente Medio y Asia.

¿Qué hace la Oficina Europea de Apoyo al Asilo?

Ofrece asistencia a los Estados miembros para que puedan prepararse ante la llegada de demandantes de asilo y apliquen la legislación de la UE, con especial atención para aquellos países que sufren una mayor presión, por ejemplo, aquellos que son puerta de entrada al territorio comunitario.

"Tenemos que trabajar juntos. Necesitamos una solución europea. No es una solución de los Estados miembros”, sostuvo el eurodiputado socialdemócrata húngaro Péter Niedermüller.

En 2015, los intensos flujos migratorios hicieron necesaria la modernización del Sistema Europeo Común de Asilo. El Parlamento Europeo preparó un informe en el que pedía fortalecer la actual Oficina Europea de Apoyo al Asilo, que se convertirá en la Agencia de Asilo de la UE y proporcionarle los medios para ayudar a los Estados miembros en situaciones de crisis, pero también para supervisar cómo las autoridades nacionales aplican la legislación de la UE.

Cada año, la Oficina Europea de Apoyo al Asilo presenta sus conclusiones sobre la situación del asilo en la UE. Su informe incluye datos de los países asociados Noruega, Suiza, Islandia y Liechtenstein.