Los países que amenacen el Estado de derecho podrán perder dinero europeo 

 
 

Compartir esta página: 

Los eurodiputados demandan congelar fondos comunitarios a los Estados miembros que no respeten la separación de poderes o no combatan el fraude y la corrupción.

El Parlamento está preparado para iniciar las negociaciones con el Consejo. 

La Comisión Europea, asistida por expertos independientes en derecho constitucional y asuntos financieros, podrá evaluar si un Estado miembro no respeta los principios del Estado de derecho, persigue el fraude fiscal y la corrupción o si implementa el presupuesto de la UE correctamente.

En casos de deficiencias en la gestión del presupuesto de un estado miembro, la Comisión podrá, por ejemplo, reducir la prefinanciación y suspender los pagos una vez que el Parlamento y el Consejo aprueben las medidas. Las nuevas reglas entrarán en vigencia en los términos del próximo presupuesto a largo plazo de la UE (MFP) para el periodo 2021-2027.

Salvaguardar la democracia

Los eurodiputados enfatizaron el 16 de enero en un debate con el comisario de Presupuestos, Günther Oettinger, la necesidad de defender el Estado de derecho para salvaguardar la democracia.

La ponente de la comisión de Presupuestos, la eurodiputada socialista española Eider Gardiazabal Rubial subrayó que "no estamos en una Europa a la carta donde podamos aferrarnos a los derechos y no a los deberes". "¿Y qué ocurrar tras pasar a formar parte de la UE? ¿Significa que aprobaron el examen y que pueden hacer lo que quieran? Obviamente no. Laprueba debe ser continua", explicó al señalar que si un país se adhiere a la Unión, debe cumplir una serie de criterios económicos, políticos, fiscales y judiciales, por lo que el proceso es largo.

El comisario de Presupuestos destacó que la UE aprovechará mejor el próximo presupuesto a largo plazo, ya que con el nuevo mecanismo servirá para proteger a Europea, a su presupuesto y a sus ciudadanos contra el abuso, el fraude y de cualquier mal uso de los onfos.

"Si hay problemas con los usuarios, los Estados miembros, las regiones o las autoridades locales que deben resolverse, a veces terminan en los tribunales. En este caso, debemos asegurarnos de que en cada Estado miembro los tribunales sean imparciales, que el Estado de derecho prevalezca y que haya garantías de decisiones imparciales por parte de jueces imparciales", continuó el comisario.

El presidente de la comisión de Control Presupuestario, el eurodiputado alemán del Grupo Popular Europeo Ingeborg Grässle, hizo hincapié en los problemas que surgen cuando los representantes de los gobiernos se benefician de su posición para enriquecerse a sí mismos o a sus amigos: "Están obteniendo dinero europeo ilegalmente y utilizándolo de forma también ilícita. El nuevo instrumento nos permitirá gestionar estos asuntos".

Protección de los beneficiarios finales

El proyecto legislativo recoge que aunque al gobierno afectado se le vaya, por ejemplo, a interrumpir los plazos de pago, éste seguirá obligado a desarrollar el programa o proyecto y deberá por tanto pagar a los beneficiarios finales, como . La Comisión asistirá a los interesados para garantizar que reciben los fonds correspondientes.

La presidenta de la comisión de Desarrollo Regional, la eurodiputada liberal búlgara Iskra Mihaylova, y el ponente de la comisión de Control Presupuestario, Petri Sarvamaa (PPE, Finlandia), destacaton que hay que asegurar que a los investigadores, organizaciones de la sociedad civil o ciudadanos no les afecte la congelación de fondos.

El eurodiputado conservador polaco Ryszard Czarnecki dijo que Europa necesita ser protegida de aquellos que quieren destruirla. "Pero la pregunta es quién es quién quiere destruir Europa? "¿Son aquellos que han provocado la ola de euroescepticismo en los Estados miembros, o son aquellos que están interfiriendo con los asuntos internos en los Estados miembros?", se cuestionó.

Próximos pasos

El nuevo proyecto legislativo, aprobado en el pasado pleno del Parlamento, tendrá que ser negociado ahora con los ministros de la UE, que todavía no han adoptado su posición.