Compartir esta página: 

Protección de los derechos de los ciudadanos y de los trabajadores ©AP Images/European Union-EP 

El Parlamento quiere luchar contra la competencia desleal, que se protejan los derechos de los trabajadores y que se defiendan los valores europeos en el extranjero.

La UE es la principal potencia comercial del mundo, se beneficia de la globalización, pero también necesita reglas claras y transparentes para evitar que este fenómeno tenga un impacto negativo. La visión de la Eurocámara se enmarca dentro de la reflexión que puso sobre la mesa la Comisión Europea el pasado 10 de mayo en relación a la globalización.

Acuerdos comerciales

La UE es el mayor actor comercial del mundo y utiliza su influencia económica para imponer altos estándares en los productos importados, así como para promover sus valores en el extranjero. Los eurodiputados están siempre dispuestos a aprovechar la oportunidad y añadir las enmiendas necesarias a los acuerdos que firma la Unión con otras partes del mundo. En las recientes negociaciones del acuerdo comercial con Canadá, el denominado “Ceta”, el Parlamento logró introducir un sistema para aumentar la transparencia y asegurar el control gubernamental sobre la elección de los árbitros en caso de disputa.

Competencia desleal

Los eurodiputados también apoyan medidas para luchar contra la competencia desleal procedente de fuera de la UE, en este contexto pidieron, por ejemplo, una estrategia para hacer frente al aumento de las importaciones de componentes para el transporte ferroviario.

Para proteger los empleos europeos, el Parlamento ha reclamado asimismo un acuerdo sobre la modernización de los instrumentos de defensa comercial de la UE. Como siempre, se trata de lograr el equilibrio adecuado, como en el caso de China.

Derechos de los trabajadores

El pleno del PE ha aprobado nuevas reglas para impedir el comercio de bienes y servicios que pueden ser utilizados en ejecuciones o tortura. Durante la negociación del texto legislativo con el Consejo, los eurodiputados incluyeron la prohibición de publicidad y tránsito de productos usados para dispensar un trato cruel, inhumano o degradante a personas en otros países.

El PE también ha aprobado una resolución en la que señala que la UE debe adoptar reglas comunes para obligar a los proveedores a respetar los derechos de sus trabajadores.  Los trabajadores de la industria textil de todo el mundo, muchos de los cuales son niños y mujeres jóvenes, trabajan largas jornadas, con sueldos bajos, en condiciones a menudo peligrosas, de inestabilidad y violencia.

Valores europeos

Con el fin de evitar que el comercio de minerales financie conflictos y violaciones de derechos humanos, los diputados al Parlamento Europeo adoptaron, por otro lado, un proyecto de reglamento de la UE en marzo para obligar a casi todas las importaciones de estaño, wolframio, tantalio y oro a hacer verificaciones a sus proveedores.

Los grandes fabricantes que utilizan estos materiales también deberán informar sobre las medidas de verificación adoptadas para garantizar que se abastecen de forma responsable.


La Cámara considera, por otro lado, que la UE debe implantar un sistema común de certificación para las importaciones de aceite de palma e ir reduciendo, hasta eliminarlo en 2020, el uso de aceites vegetales que conducen a la desforestación. El objetivo es contrarrestar las consecuencias negativas de la producción no sostenible de aceite de palma, como la deforestación o la degradación del hábitat, sobre todo en el Sudeste Asiático.

Los trabajadores no disfrutan del mismo nivel de protección social dentro de la UE. En un entorno económico competitivo, algunas empresas intentan ahorrar costes laborales a base de empeorar las condiciones de sus trabajadores, el denominado “dumping social”. El Parlamento ha pedido que se ponga fin a esta manera de competencia injusta y abordó medidas para reconciliar trabajo y vida personal y asegurar un salario mínimo.

Lograr una verdadera igualdad de oportunidades, acceso al mercado laboral, condiciones de trabajo justas y una protección social adecuada y sostenible es el objetivo que persigue el denominado “Pilar Europeo de los Derechos Sociales”. La Comisión Europea presentará hoy ante el pleno del Parlamento su propuesta para conseguirlo. Las eurodiputadas encargadas de la negociación en la Cámara defienden que estas metas se persigan también en las actividades relacionadas con la economía colaborativa.

Debate sobre el futuro de la integración europea

La Comisión publicará hasta finales de junio cinco documentos de reflexión como punto de partida para un debate sobre el futuro de la integración europea. Cada artículo se dedica a un tema específico: la dimensión social de Europa, la globalización, la unión económica y monetaria, la defensa y las finanzas. Los documentos contienen ideas y escenarios para lo que podría ser Europa en 2025, pero no hay propuestas específicas. La iniciativa finaliza a mediados de septiembre, cuando el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ofrece su discurso anual sobre el estado de la Unión.

Siga el debate sobre la globalización en directo en el pleno hoy, martes 16 de mayo hacia las 10:00 horas peninsular española.