Compartir esta página: 

Las políticas sociales son importantes en todas las etapas de nuestra vida. Obtenga más información sobre la legislación de la UE en la que trabaja el Parlamento.

Futuro de Europa- Política Social ©AP Images/European Union-EP 

En comparación con el resto del mundo, Europa cuenta con los mejores niveles de protección social y ocupa un lugar destacado en términos de calidad de vida y bienestar. Sin embargo, Europa se enfrenta a una amplia gama de desafíos: los efectos de la crisis siguen siendo profundamente sentidos en muchos Estados miembros y, aunque las cosas ya han mejorado en muchos países, siguen existiendo grandes disparidades en la Unión Europea: las tasas de desempleo disminuyen en general, pero varían considerablemente entre los Estados miembros.

 

El envejecimiento de la población es una de las características de la realidad social hoy en día. Las estimaciones apuntan a que los europeos serán la población del mundo con edades más avanzadas en 2030.  A lo que se suman las bajas tasas de natalidad, que desafían la sostenibilidad de los sistemas de bienestar social. Debido al progreso tecnológico, la globalización y el auge del sector servicios, la vida laboral está experimentando una transformación sustancial. Los nuevos modelos de negocio en la economía colaborativa con formas más flexibles de trabajo ganan importancia.

La Comisión Europea publicó un documento de reflexión sobre el futuro de la dimensión social de Europa. Lea más sobre las acciones de la UE y las iniciativas en las que están trabajando los miembros.

¿Qué competencias tiene la UE en el ámbito social?

La Unión Europea sólo tiene competencias limitadas en el ámbito social. Esto significa que la responsabilidad del empleo y las políticas sociales recae principalmente en los gobiernos nacionales.
Sin embargo, la dimensión social de la UE se ha ido desarrollando gradualmente a lo largo del proceso de integración europea y la UE ha elaborado una serie de instrumentos en el sector social.


Estos incluyen leyes, fondos o herramientas de la UE para coordinar y supervisar mejor las políticas nacionales. La UE también alienta a los Estados miembros a compartir las mejores prácticas en sectores como la inclusión social, la pobreza y las pensiones.

El Tratado de Roma de 1957 ya incluía principios fundamentales como la igualdad de retribución de las mujeres y los hombres o el derecho de los trabajadores a circular libremente dentro de la UE. Para que esta movilidad sea posible, se adoptaron otras disposiciones, como normas para el reconocimiento mutuo de diplomas, para garantizar el tratamiento médico en el extranjero o para garantizar que los derechos de pensiones ya adquiridos no se pierdan al iniciar un trabajo en otro país.

Pero también hay normas de la UE sobre las condiciones de trabajo, como el tiempo de trabajo o el trabajo a tiempo parcial, así como la legislación para luchar contra la discriminación en el lugar de trabajo o para garantizar la salud y la seguridad de los trabajadores.

Desde las primeras etapas de la integración europea, el Parlamento Europeo ha solicitado a menudo una política más activa en el ámbito social y ha apoyado las diferentes propuestas de la Comisión en la materia.

Asistencia a los desempleados y a los jóvenes

El Fondo Social Europeo celebra su 60º aniversario en 2017. El fondo es el principal instrumento de la UE para promover el empleo y la inclusión social. Ha ayudado a millones de personas a aprender nuevas habilidades y encontrar trabajo.


El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización brinda apoyo a los trabajadores despedidos como consecuencia de los cambios en el comercio mundial, cuando, por ejemplo, las grandes empresas se cierran o la producción se traslada fuera de la UE.

La red europea de servicios de empleo (EURES) es una red de movilidad profesional que ofrece servicios de información, orientación y contratación a los solicitantes de empleo y los empleadores. El Parlamento aprobó recientemente la renovación de esta red, para adaptar mejor la oferta y la demanda del mercado de trabajo.

El Parlamento ha recibido una serie de iniciativas para combatir el desempleo juvenil como la denominada “Garantía Juvenil”: los Estados miembros se comprometen a garantizar que los jóvenes de menos de 25 años reciban una oferta de empleo, formación continua, o una beca en el plazo de cuatro meses de desempleo o tras concluir su educación formal.

 

Los miembros también aprobaron una resolución en la que piden mejores políticas para luchar contra el desempleo juvenil. El Cuerpo de Solidaridad Europeo, puesto en marcha recientemente, tiene como objetivo crear oportunidades para que los jóvenes se ofrezcan como voluntarios o trabajen en proyectos que beneficien a comunidades y personas de toda Europa.

Lucha contra el trabajo no declarado

El trabajo no declarado tiene graves consecuencias presupuestarias a medida que disminuyen los ingresos fiscales y de seguridad social y distorsiona el mercado de trabajo. El año pasado, los miembros aprobaron una ley para establecer una "plataforma europea" para mejorar la cooperación en la prevención, disuasión y lucha contra el trabajo no declarado.