La presidenta de la comisión de Medio Ambiente pide cumplir el acuerdo de clima de París pese a la retirada de EEUU 

 
 

Compartir esta página: 

Antes del debate del miércoles en el pleno sobre la retirada de EEUU del acuerdo climático de París, hemos hablado con Adina-Ioana Vălean, presidenta de la comisión de Medio Ambiente.

Entrevista con Adina-Ioana Valean. 

¿Cuánto debilita el acuerdo de París la retirada de Estados Unidos decidida por el presidente Donald Trump?


La debilidad del Acuerdo de París reside en su carácter voluntario, por lo que su aplicación dependerá en gran medida de cómo funcione la economía mundial en el futuro. El peligro ahora es que el mensaje que se envíe sea anteponer la economía a nuestros compromisos con el planeta. Este es un enfoque muy conservador, pero fácil de explicar a la gente y también atractivo para muchos políticos de todo el mundo.


Por ahora, me gustaría ver más dinero sobre la mesa. Los Estados Unidos han contribuido al Fondo Verde para el Clima (GCF), mientras que los demás signatarios sólo han expresado su intención de contribuir después del período inicial de aplicación del Acuerdo de París. Necesitamos hacer esas contribuciones financieras también - que demostrarán que tomamos nuestros compromisos en serio.


Tenemos que llevar nuestros compromisos financieros a la práctica. Si lo hacemos, entonces habrá un futuro. Si no, el Acuerdo de París será sólo un momento en nuestra historia cuando decidimos actuar sobre el cambio climático, pero en realidad fracasamos.


¿Cómo cree que la retirada de Estados Unidos afectará a terceros países y su compromiso con la lucha contra el cambio climático?


Depende mucho de la interdependencia de sus economías con la de los Estados Unidos. Si usted tiene relaciones económicas muy cercanas, si las empresas de su país están sometidas a una fuerte regulación debido a la legislación sobre acción climática y las empresas estadounidenses no tienen que hacer frente al mismo marco regulatorio, la competitividad industrial se vuelve importante. Por eso creo que la Comisión Europea debería responder a esta auténtica preocupación por el posible desequilibrio económico en la relación transatlántica.


Más allá de las relaciones entre la UE y Estados Unidos, también queda por ver cuán comprometidos estarán los terceros países. Todos sabemos que hay una diferencia entre las declaraciones políticas y la implementación real.

¿Cuáles deberían ser los próximos pasos de la UE en la lucha contra el cambio climático?

Necesitamos tener una diplomacia climática muy activa, para mantener a los demás signatarios en línea con sus compromisos. El socio natural para nosotros siempre ha sido Estados Unidos, pero ahora nos encontramos solos en nuestro liderazgo en el clima. Será un desafío, sin duda, pero la Unión Europea tiene mucha experiencia en el trabajo con otros países para hacer frente al cambio climático. Esto no es nada nuevo para nosotros.


Por otro lado, necesitamos dar una respuesta rápida - pero no desde el punto de vista del cambio climático, sino desde el punto de vista económico.Nuestras economías, tanto en Europa como en Estados Unidos, son tan interdependientes que esta brecha entre nosotros va a tener un fuerte impacto en la competitividad de nuestros negocios.

 

En mi opinión, tenemos que acelerar la transición hacia una economía baja en carbono. La transición es siempre dura y tiene repercusiones en la competitividad. Cuanto antes estemos allí, mejores oportunidades tendrá nuestra economía.

La eurodiputada rumana Adina-Ioana Vălean pertenece al Partido Popular Europeo y preside la comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo.

Elementos clave del acuerdo climático de París 
  • Mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de los 2 ° C por encima de los niveles preindustriales. 
  • Realizar esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 ° C por encima de los niveles preindustriales. 
  • Alcanzar el pico mundial de las emisiones de gases de efecto invernadero tan pronto como sea posible y reconociendo que el pico tardará más en los países en desarrollo y emprenderá rápidas reducciones a partir de entonces. 
  • Los países desarrollados movilizarán al menos 100.000 millones de dólares al año para 2020 para proporcionar apoyo climático a los países en desarrollo. 
  • Cada cinco años, a partir de 2023, los países revisarán sus planes y contribuciones.