Salud pública: medidas de mejora adoptadas por la UE 

 
 

Compartir esta página: 

La UE contribuye a la mejora de la salud pública a través de financiación y legislación comunitaria en cuestiones como alimentación, enfermedades y aire limpio.

Foto de una radiografía, de Owen Beard para Unsplash.  

¿Por qué se necesitan políticas de salud europeas?

La sanidad es una responsabilidad que recae principalmente en los gobiernos nacionales. El papel de la UE es completar y apoyar a los Estados miembros en la mejora de las políticas de salud, reducir las desigualdades y avanzar hacia una Europa más social.

La evolución del mercado laboral y la libre circulación de personas y bienes en el mercado interno requieren la coordinación de los problemas de salud pública. La política de salud pública de la UE ha ayudado a los países a reunir recursos y hacer frente a desafíos comunes como la resistencia a los antimicrobianos, la reducción de la incidencia de enfermedades crónicas que pueden prevenirse y el impacto del aumento de la esperanza de vida en los sistemas sanitarios.

La UE emite recomendaciones y tiene leyes y estándares para proteger a los ciudadanos, que cubren productos y servicios de salud (como productos farmacéuticos, dispositivos médicos, salud electrónica) y pacientes (normas sobre los derechos de los pacientes en la atención médica transfronteriza).

Programa de salud de la UE

El programa de Salud de la UE fomenta la cooperación y promueve estrategias para una buena salud y atención médica.

Este programa se encuentra en su tercera fase, “Salud para el crecimiento”, que cubre el periodo 2014-2020 con una dotación de 450 millones de euros:

• Promueve estilos de vida saludables a través de la "salud en todas las políticas".
• Protege a los ciudadanos de la UE de graves amenazas sanitarias transfronterizas.
• Facilita el acceso a una atención médica segura y de alta calidad.
• Contribuye a sistemas sostenibles de salud.

La financiación relacionada con la salud se integrará en el Fondo Social Europeo Plus (FSE +) en el próximo presupuesto a largo plazo de la UE (2021-2027).

El programa de investigación Horizonte 2020, la política de cohesión de la UE y el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas proporcionan otros fondos para cuestiones de salud.

Agencias especializadas de la UE para mejorar la salud y contar con lugares de trabajo más sanos y seguros:

· Agencia Europea de Medio Ambiente (EEE)

· Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)

· Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA)

Medicamentos y dispositivos médicos

La UE regula la autorización y clasificación de los medicamentos a través de la red reguladora de medicamentos en Europa, una asociación entre la Agencia Europea de Medicamentos, los reguladores nacionales y la Comisión Europea. Una vez en el mercado, la seguridad de los productos autorizados continúa siendo supervisada.

Existen normas específicas de la UE que cubren medicamentos para niños, enfermedades raras, productos de terapia avanzada y ensayos clínicos. La UE también tiene reglas para combatir los medicamentos falsificados y garantizar que se controle el comercio de medicamentos.

En 2017 se adoptaron nuevas reglas sobre dispositivos médicos y dispositivos médicos de diagnóstico in vitro, como válvulas cardíacas o equipos de laboratorio, para adaptarse al progreso científico, mejorar la seguridad y garantizar una mejor transparencia.

Como las normas sobre el uso medicinal del cannabis varían ampliamente entre los Estados
 miembros, el Parlamento en 2019 solicitó un enfoque a nivel de la UE y una investigación científica debidamente financiada.

Salud en el extranjero

La UE garantiza que todos los ciudadanos de la UE con la tarjeta sanitaria europea tengan acceso a la asistencia médica necesaria desde el punto de vista médico proporcionada por el estado durante una estancia temporal, ya sea un viaje de negocios, vacaciones o estudios en el extranjero, en todos los países de la UE, Islandia. Liechtenstein, Noruega y Suiza. La atención médica necesaria debe brindarse en las mismas condiciones y al mismo coste (gratis en algunos países) que las personas aseguradas en ese país.

Promoción de la salud, lucha contra las enfermedades

La UE trabaja en la promoción de la salud y la prevención de enfermedades en áreas como el cáncer, la salud mental y las enfermedades raras, y proporciona información sobre enfermedades a través del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades.

El consumo de tabaco es responsable de casi 700.000 muertes cada año en la UE. La directiva actualizada de la UE sobre el tabaco, cuyo objetivo es hacer que los productos de tabaco sean menos atractivos para los jóvenes, se aplica desde 2016. Además, la recomendación del Consejo sobre ambientes sin humo de 2009 pide a los Estados miembros que protejan a los ciudadanos de la exposición al humo de tabaco en lugares públicos y en el trabajo .

Alrededor de 30 millones de europeos se ven afectados por enfermedades raras y complejas. Para ayudar en diagnósticos y terapias, la UE estableció las Redes de referencia europeas en 2017. Las 24 redes virtuales existentes reúnen a especialistas de diferentes países que trabajan en diferentes temas, por ejemplo, seguridad del paciente o prevención de la resistencia a los antimicrobianos.

La resistencia a los antimicrobianos está en aumento, debido al uso excesivo de antibióticos, la eliminación inadecuada de medicamentos o la falta de desarrollo de nuevas sustancias. Causa aproximadamente 33.000 muertes al año en la UE. El plan de acción de la UE para 2017 tiene como objetivo promover la concienciación y una mejor higiene y estimular la investigación. En 2018 se adoptó un nuevo reglamento sobre medicamentos veterinarios para frenar el uso de antibióticos en la agricultura y detener la propagación de resistencias de animales a humanos.

Varios países de la UE se enfrentan a brotes de enfermedades que pueden prevenirse por vacunación, como el sarampión, debido a las insuficientes tasas de cobertura de vacunación. En una resolución adoptada en 2018, los eurodiputados piden un calendario mejor alineado para la vacunación en toda Europa, más transparencia en la producción de vacunas y compras conjuntas para reducir los precios.

Aire más limpio, agua más limpia

La mala calidad del aire es la principal causa ambiental de muerte prematura en Europa. Desde principios de la década de 1970, la UE ha tomado medidas para controlar las emisiones de sustancias nocivas. En el marco del "paquete de aire limpio", se adoptó una nueva directiva en 2016, que establece límites nacionales de emisiones más estrictos para contaminantes del aire clave como los óxidos de nitrógeno con el objetivo de reducir a la mitad sus impactos en la salud en comparación con 2005.

La directiva marco sobre el agua protege las aguas de la UE y afecta a todas las aguas subterráneas y superficiales (incluidos los ríos, lagos y aguas costeras).

Las aguas de baño son analizadas para detectar posibles bacterias en los Estados miembros a través de la directiva de aguas de baño. La UE también está actualizando su directiva de agua potable para mejorar aún más la calidad y el acceso al agua potable y reducir los residuos causados por el consumo de agua embotellada.

Comida segura

La UE tiene reglas que garantizan un alto nivel de seguridad en todas las etapas del proceso de producción y distribución de alimentos, basado en el enfoque “de la granja a la mesa". En 2017, se reforzaron las inspecciones oficiales en toda la cadena alimentaria.

Existen normas de higiene específicas para:
• Alimentos de origen animal
• Contaminación de los alimentos (establecer niveles máximos para contaminantes como nitratos, metales pesados o dioxinas)
• Nuevos alimentos (producidos a partir de microorganismos, o con una nueva estructura molecular primaria)
• Materiales en contacto con alimentos (tales como materiales de embalaje y vajillas).

La UE también tiene un marco legal estricto para el cultivo y la comercialización de organismos modificados genéticamente (OGM) utilizados en piensos y alimentos. El Parlamento Europeo está particularmente atento a los riesgos potenciales para la salud y se ha opuesto a los planes para la autorización de nuevas plantas modificadas genéticamente (como la soja).

En 2019, adoptó un informe sobre cómo mejorar el uso sostenible de pesticidas y respaldó el informe de su comité especial que aboga por procedimientos de autorización más transparentes.

Con más consumidores que compran alimentos orgánicos, la UE en 2018 actualizó sus reglas sobre agricultura orgánica para tener controles más estrictos y una mejor prevención de la contaminación.

Lugares de trabajo saludables

La legislación de la UE establece requisitos mínimos de salud y seguridad para la protección en el lugar de trabajo, al tiempo que permite a los Estados miembros aplicar disposiciones más estrictas. Existen disposiciones específicas sobre el uso de equipos, la protección de trabajadoras embarazadas y jóvenes y la exposición a sustancias específicas, como carcinógenos y mutágenos, o ruido, entre otras.

El envejecimiento de la fuerza laboral de Europa y el aumento de la edad de jubilación plantean desafíos para la salud. Con el fin de retener y reinsertar a los trabajadores en el lugar de trabajo con lesiones o problemas de salud crónicos, en el 2018, el Parlamento Europeo propuso medidas como hacer que los lugares de trabajo puedan adaptarse más fácilmente a través de programas de desarrollo de habilidades, asegurar condiciones de trabajo flexibles y brindar apoyo a los trabajadores (incluyendo entrenamiento, acceso a un psicólogo o terapeuta).

Sociedad inclusiva

Para garantizar la plena participación de las personas con discapacidad en la sociedad, en 2019, el Parlamento aprobó la Ley Europea de Accesibilidad (EAA). El objetivo de las nuevas reglas es garantizar que los productos de uso diario y los servicios clave (como teléfonos inteligentes, computadoras, libros electrónicos, máquinas de facturación, cajeros automáticos) sean accesibles para personas mayores y personas con discapacidades en toda la UE.

Más información sobre lo que hace la UE en materia de políticas sociales: