Los eurodiputados exigen explicaciones por el escándalo del espionaje estadounidense 

 
 

Compartir esta página: 

Los servicios secretos de EE UU han indignado a los internautas. ©Belga/DPA/J.Buettner 

La mayoría de los grupos del Parlamento Europeo reclamaron este 3 de julio de 2013 que EEUU aclare las informaciones según las cuales espía a la Unión Europea y a sus ciudadanos. Sin embargo, sus señorías discreparon sobre si esta situación debe afectar a las negociaciones para liberalizar el comercio entre ambas orillas del Atlántico. Algunos eurodiputados también subrayaron que es necesario disponer de más información antes de emitir juicios, y recordaron la importancia de la seguridad.

Vytautas Leškevičius, vice ministro de Lituania de Asuntos Exteriores y Europeos, que habló en nombre de los Gobiernos nacionales de la UE, puntualizó que aunque Estados Unidos "sea nuestro socio y aliado estratégico más importante, Europa no debería callarse". Ahora bien, añadió que no quería dar la impresión de que la legislación de la UE podía abordar con facilidad la actividad de los servicios de inteligencia de un país no europeo.


Viviane Reding, vicepresidenta de la Comisión Europea, expresó que es necesario que exista confianza y claridad entre los socios, lo que excluye el espionaje. Reding instó a la Eurocámara a adoptar cuanto antes la reforma en curso de la legislación comunitaria sobre protección de datos.


Comercio y empleo


El eurodiputado popular alemán Manfred Weber criticó a los americanos por su comportamiento "inaceptable". Y consideró que "no hay que espiar a los amigos, ni hay que espiar en masa a los ciudadanos de los Estados amigos". Pero admitió que Estados Unidos y Europa tienen intereses comunes como impulsar el crecimiento económico y generar empleo, y apostilló que las negociaciones para alcanzar un acuerdo de libre comercio no deberían detenerse.


El eurodiputado socialista griego Dimitrios Droutsas dijo que esta coyuntura era una llamada de atención para todo el Parlamento Europeo. Y consideró que las negociaciones comerciales podrían verse afectadas. "Puede que haya colegas que digan que ponemos en peligro miles de nuevos empleos en la UE, pero no podremos sacrificarlo todo y no podemos permitir el retroceso de los derechos de los ciudadanos europeos", argumentó Droutsas, uno de los principales eurodiputados en la reforma en curso de las normas sobre protección de datos.


Sophie In ‘t Veld, eurodiputada liberal holandesa, afirmó que la UE debe garantizar a los europeos que están cubiertos por la legislación europea y no por la americana. "Está claro que no podemos firmar un acuerdo con un socio en el que no confiamos por completo", concluyó.


Protección de datos


Jan Philipp Albrecht, eurodiputado alemán del grupo de los Verdes y otro de los primeros espadas de la Eurocámara en materia de protección de datos, explicó que es el momento de reforzar la legislación europea para proteger el derecho a la privacidad. Y añadió en referencia a las negociaciones comerciales: "Primero necesitamos normas, y luego cooperaremos".


Thimothy Kirkhope, eurodiputado británico del grupo de conservadores y reformistas, defendió que ni Estados Unidos ni ningún otro Estado de la UE deberían ser condenados por informaciones que aún no han sido verificadas. Consideró que primero hay que comprobar los hechos, y lamentó que el Parlamento Europeo parezca "decidido a poner en marcha una caza de brujas para obtener titulares en la prensa en lugar de actuar de manera responsable".


Cornelia Ernst, eurodiputada alemana del grupo de Izquierda Unitaria, aseguró que vigilar a millones de ciudadanos y empresas "no tiene nada que ver con el terrorismo, sino que se trata de delincuencia organizada por orden de los Estados". Reclamó la creación de una comisión de investigación en la Eurocámara, y que no se cierre ningún acuerdo de libre cambio con Washington hasta que todo quede claro.


Seguridad


Niki Tzavela, eurodiputada griega del grupo de Europa de la Libertad y de la Democracia, resaltó que la vigilancia era necesaria para salvaguardar la seguridad de las personas. Y detalló: "Es una cuestión de seguridad, y los Gobiernos tienen que ocuparse de ella".


El eurodiputado austriaco no inscrito Hans-Peter Martin lamentó que "Estados Unidos sea el policía del mundo y se haya convertido en el espía del mundo". Y apostilló: "Hasta los amigos están en el punto de mira".