Droutsas: “No debemos descafeinar nuestros elevados estándares sobre protección de datos” 

 
 

Compartir esta página: 

Entrevista con el eurodiputado socialista griego Dimitrios Droutsas 

El espionaje masivo de europeos por parte de EEUU provocó una tormenta en las relaciones transatlánticas, justo cuando empiezan las negociaciones de libre comercio entre Europa y Estados Unidos. A raíz del escándalo Prism, muchos eurodiputados coincidieron en que será difícil avanzar en la cooperación. El eurodiputado socialista griego Dimitris Droutsas, ex Ministro de Asuntos Exteriores y uno de los líderes en la Eurocámara de la reforma de la protección de datos, nos da su punto de vista.

Señor Droutsas, ¿está satisfecho con la respuesta de Estados Unidos y cree que el escándalo podría poner en peligro el acuerdo de libre comercio?

Las revelaciones recientes han conmocionado a Europa y a su opinión pública. Pero los europeos tienen derecho no solo de estar protegidos, sino de ser informados sobre lo que sucede. No se puede esperar esto de un Gobierno. Por ello, el papel del Parlamento Europeo es incluso más importante. Hemos pedido que se inicie una investigación y ya está en marcha.

El acuerdo de libre comercio es muy importante, y la Unión Europea está comprometida con él. Por otra parte, no debemos sacrificar los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Personalmente, creo que el público europeo debe estar preparado para escuchar aún más malas noticias. Dependiendo de la evolución, tendremos que decidir si hay repercusiones en las negociaciones.

Las informaciones que publican los medios sugieren que Estados Unidos no es el único actor involucrado en la vigilancia. ¿Cómo de importante es aplicar las normas en nuestra propia casa y modernizar la legislación sobre la materia?

Desde mi punto de vista, hemos alcanzado un estándar elevado en la protección de datos personales de nuestros ciudadanos. Debemos hacer todo lo posible para mantenerlo o, incluso, aumentarlo. Pero no estamos solos en el mundo y tenemos que convivir no solo con distintos países, sino con diferentes ideologías y visiones sobre la protección de datos. Reclamo a la Comisión Europea que no permita que se diluyan nuestros elevados estándares.