¿Espió EE UU nuestros datos bancarios? 

 
 

Compartir esta página: 

Un formulario para realizar una transferencia bancaria con los códigos IBAN y SWIFT. ©BELGA-IMAGEBROKER 

La comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior de la Eurocámara celebró el 24 de septiembre la tercera de sus trece sesiones de investigación del espionaje a través de Internet. Las cuestiones destacadas de la jornada fueron el presunto espionaje estadounidense de los datos bancarios de los europeos, las medidas que se podrían adoptar respecto al programa de lucha contra la financiación del terrorismo, y un debate con la sociedad civil estadounidense y expertos en la materia.

El Presidente de la comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior de la Eurocámara, el socialista español Juan Fernando López Aguilar abrió la sesión. López Aguilar comunicó que, como reacción a las recientes acusaciones que apuntan a que los servicios de seguridad estadounidenses husmean en la base de datos bancaria Swift, la comisaria europea de Asuntos de Interior, Cecilia Malmström, escribió el 12 de septiembre a la administración estadounidense para reclamar explicaciones; sin haber obtenido aún una respuesta satisfactoria en el momento de la apertura de la sesión.


Malmström afirmó que "si son ciertas las acusaciones, constituyen una infracción del acuerdo" entre Estados Unidos y La Unión Europea para colaborar en la lucha contra la financiación del terrorismo. Y añadió que tal infracción "puede provocar la suspensión del acuerdo".


No hay pruebas


El director de Europol, Rob Wainwright, aseguró que su organización "no tiene información ni pruebas que confirmen o desmientan las acusaciones aparecidas en la prensa" sobre el presunto espionaje a cargo de las autoridades norteamericanas. En nombre de Swift, Blanche Petre garantizó a los eurodiputados que carecen de "pruebas que apunten a que ha habido un acceso sin autorización a la red y a la base de datos".


La eficacia de la vigilancia en la lucha contra la delincuencia y el terrorismo fue debatida con Reinhard Kreissl, coordinador de un proyecto sobre la vigilancia en la sociedad. Kreissl afirmó que los espacios públicos son objetivos que no pueden ser protegidos frente a atentados terroristas a través de medidas de vigilancia, y que la policía debería utilizar de manera más eficaz los datos obtenidos.


Un investigador independiente y ex consejero de privacidad de Microsoft, Casper Bowden, advirtió que una vez que los datos se entregan en un sistema único, ya sea público o privado, pueden copiarse de un sistema a otro y "cada copia de datos personales es una amenaza al derecho fundamental a la vida privada".