Moraes: "La Eurocámara investiga el ciberespionaje de EEUU y el de nuestra propia casa" 

 
 

Compartir esta página: 

El eurodiputado laborista británico Claude Moraes 

Los eurodiputados de las comisiones de Libertades Civiles y Asuntos Exteriores se reunieron a finales de octubre en Washington con representantes estadounidenses para abordar las acusaciones sobre ciberespionaje de ciudadanos y políticos europeos. La reunión se enmarcó dentro de la investigación desarrollada por la Eurocámara. El laborista británico Claude Moraes, uno de los europarlamentarios más activos en esta cuestión, nos explica la situación.

Señor Moraes, ¿tiene tras su viaje a Washington una idea más clara sobre las posibles soluciones legales para salvaguardar la privacidad de los ciudadanos europeos?


Sí, cuando completemos nuestro informe en febrero de 2014 y lo presentemos al Parlamento Europeo, presentaremos un marco legal para proteger a los ciudadanos europeos. Incluirá, por ejemplo, cuestiones como si debería haber una solución legal para los ciudadanos de la UE cuando sus datos son transferidos a Estados Unidos. De momento, las soluciones son inadecuadas. Nuestro informe abordará cuestiones como los puertos seguros o safe harbours: las disposiciones que contemplan que cuando se transfieren datos a Estados Unidos, las empresas norteamericanas tiene la obligación de protegerlos. También abordaremos los muchos acuerdos que tenemos con Estados Unidos como Swift [intercambio de datos bancarios para luchar contra la financiación del terrorismo] y PNR [facilitar datos de los pasajeros con destino a Estados Unidos], para garantizar que son seguros y sirven para lo que se supone que tienen que servir, que es luchar contra el terrorismo, y que a la vez protegen nuestros datos.


¿Queda suficiente confianza entre Europa y Estados Unidos para alcanzar un acuerdo de libre comercio?


Europa y Estados Unidos son ante todo aliados. Y cuando se trata de cuestiones importantes como el comercio, el empleo o las inversiones, nuestra alianza debe ser muy estrecha y creo que terminaremos por lograr este acuerdo comercial. Sin embargo, es importante que este acuerdo comercial se asiente en la confianza. Y es innegable que las recientes acusaciones de vigilancia generalizada tienen dos efectos: han dañado la confianza entre Europa y Estados Unidos, y han dañado ligeramente la confianza comercial. No se trata sólo de una invasión de la privacidad de los ciudadanos, sino que también es una cuestión de acusaciones sin responder sobre descodificación de mensajes, de infiltración en las actividades comerciales, y creo que aquí es donde de alguna manera se ha roto la confianza y debe ser restaurada. Si se restaura, creo que por supuesto alcanzaremos un acuerdo comercial.


Las primeras reacciones tras las acusaciones de Snowden generaron un violento rechazo contra la política de seguridad de Estados Unidos, pero las acusaciones recientes sugieren que algunos países europeos también pueden estar implicados. ¿Debería también investigarlo el Parlamento Europeo?


Cuando estábamos en Washington, Estados Unidos comenzó por primera vez a rebatir algunas de las acusaciones de haber vigilado en general a los ciudadanos europeos. Y emitió acusaciones según las cuales había europeos implicados. No me lo tomo como una crítica porque la investigación del Parlamento Europeo ya estaba examinando lo que ocurría dentro de nuestra propia casa y no sólo las acusaciones contra Estados Unidos. Desde el principio hemos investigado nuestros propios sistemas de supervisión de las agencias de inteligencia. Desde el principio sabíamos que los sistemas de supervisión nacionales de muchos Estados de la UE no son adecuados para los ciudadanos. Cuando me plantearon esta pregunta en Washington, dije abiertamente que queremos saber toda la verdad y que necesitamos dar una respuesta a nuestros ciudadanos. Somos legisladores parlamentarios y queremos garantizar la transparencia y la supervisión de los sistemas en marcha, para que sea menos probable que estas preguntas queden sin respuesta en el futuro.


La octava sesión de la investigación de la comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo sobre el ciberespionaje de los ciudadanos de la UE tendrá lugar el 7 de noviembre de 2013. Los eurodiputados y los expertos abordarán los programas nacionales de vigilancia generalizada y el papel de la supervisión parlamentaria de los servicios de inteligencia a escala nacional.