Compartir esta página: 

La aprobación por el PE del acuerdo comercial con EE.UU. "podría correr peligro" hasta que no cesen la vigilancia masiva y la interceptación de comunicaciones en instituciones europeas, advierte una resolución aprobada hoy por el pleno de la Eurocámara. El texto también subraya que la lucha contra el terrorismo no puede justificar estas prácticas y defiende la suspensión del tratado que regula las transferencias de datos bancarios a Estados Unidos.

El informe, en el que los eurodiputados plasman sus conclusiones y recomendaciones después de seis meses de investigación sobre los programas de vigilancia masiva estadounidenses, ha sido aprobado por 544 votos a favor, 78 en contra y 60 abstenciones.


"Las revelaciones de Edward Snowden nos han dado la oportunidad de reaccionar. Espero que convirtamos esta reacción en algo positivo y duradero para el próximo mandato del Parlamento: una carta de derechos para la privacidad de la que podamos estar orgullosos", recalcó el ponente del texto, el laborista británico Claude Moraes.


La aprobación por parte del Parlamento Europeo del acuerdo comercial con EE.UU. "podría correr peligro hasta que no cesen por completo las actividades de vigilancia masiva generalizada y la intercepción de comunicaciones en las instituciones y representaciones diplomáticas de la UE y no se encuentre una solución adecuada para los derechos de privacidad de datos de los ciudadanos de la UE, incluido el recurso administrativo y judicial", subraya el texto aprobado.


Datos bancarios


La Eurocámara reitera su llamamiento a la Comisión de que suspenda el acuerdo que regula las transferencias de datos bancarios a EE.UU. (TFTP, por sus siglas en inglés) hasta que no se haya realizado una investigación exhaustiva sobre el supuesto espionaje por parte de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense de los datos bancarios de europeos al margen de lo estipulado en el acuerdo. El Parlamento ya sugirió la suspensión de este tratado en octubre de 2013.


Puerto seguro


Los eurodiputados también piden la "suspensión inmediata" del acuerdo de puerto seguro, que establece estándares de privacidad voluntarios para las empresas que envíen datos de ciudadanos europeos a Estados Unidos. El informe subraya que las compañías que han sido señaladas por los medios de comunicación por su participación en las operaciones de vigilancia masiva habían autocertificado su adhesión al principio de puerto seguro (por ejemplo, Google, Microsoft, Yahoo!, Facebook, Apple y LinkedIn).


El Parlamento Europeo destaca que, en vista de que los principios de puerto seguro no proporcionan una protección adecuada a los ciudadanos de la UE, estas transferencias deben realizarse al amparo de otros instrumentos, como cláusulas contractuales o normas empresariales vinculantes.


Protección de denunciantes


El texto pide a la Comisión que considere la creación de un programa europeo para la protección de denunciantes. Este programa debería prestar especial atención a la complejidad que reviste la denuncia de irregularidades en el ámbito de la inteligencia. En este sentido, la Eurocámara pide a los Estados miembros que estudien detenidamente la posibilidad de conceder a los denunciantes "protección internacional contra su enjuiciamiento".


Una "nube" europea


La confianza en los servicios en la nube desarrollados por empresas estadounidenses se ha visto afectada negativamente por el descubrimiento de los programas de vigilancia, señala el texto. Por ello, los diputados proponen el desarrollo de soluciones informáticas y servicios en nube europeos que garanticen una protección adecuada de la privacidad, así como el refuerzo de la seguridad informática en las instituciones públicas nacionales y europeas.


Países de la UE


Los eurodiputados piden a todos los países de la UE, y en particular a los que participan en los llamados programas "Nueve Ojos" y "Catorce Ojos", que "evalúen exhaustivamente y, si procede, revisen sus legislaciones y prácticas nacionales por las que se rigen las actividades de los servicios de inteligencia", con el fin de garantizar que estén sujetas al debido control parlamentario, judicial y público.


Además, deben respetar los principios de legalidad, necesidad, proporcionalidad, garantías procesales, notificación al usuario y transparencia, atenerse a los estándares del Convenio Europeo de Derechos Humanos y cumplir con sus obligaciones en materia de derechos fundamentales, especialmente la protección de datos, el derecho a la intimidad y la presunción de inocencia, destaca el texto.


El programa "Nueve Ojos" incluye a los EE.UU, el Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Dinamarca, Francia, Noruega y los Países Bajos, mientras que el programa "Catorce Ojos" incluye a dichos países y también a Alemania, Bélgica, Italia, España y Suecia.


Contexto


La comisión de Libertades Civiles lleva investigando los programas de vigilancia masiva de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense y la colaboración con países de la UE desde septiembre de 2013. En estos seis meses, se han celebrado 16 audiencias con representantes de distintos sectores y autoridades, desde denunciantes y congresistas estadounidenses hasta periodistas y gigantes de internet, pasando por expertos en privacidad y derecho internacional.


Procedimiento: resolución no legislativa

Ponente: Claude Moraes (S&D, Reino Unido)