Acuerdos comerciales y protección de datos 

 
 

Compartir esta página: 

La sesión del martes 16 de junio fue presidida por el eurodiputado socialdemócrata alemán Bernd Lange y por el eurodiputado socialdemócrata británico Claude Moraes 

La transmisión de datos, su importancia para la economía de la Unión Europea (UE) y su repercusión sobre la protección de la información fueron el centro del debate mantenido este 16 de junio en una sesión pública organizada por la comisión parlamentaria de Comercio Internacional y la de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior. Los acuerdos comerciales internacionales y la próxima reforma de la protección de datos en Europa fueron el telón de fondo.

Los eurodiputados, el supervisor europeo de la protección de datos, los representantes de la Comisión Europea y expertos sobre los intereses de los ciudadanos y las empresas participaron en el debate.


Cómo lograr que los acuerdos comerciales respeten las normas europeas sobre protección de datos es una cuestión de máxima actualidad, dadas las diferentes etapas en las que a día de hoy se encuentran las negociaciones internacionales TTIP y TISA, mientras que las negociaciones de CETA ya han terminado.


Las transmisiones de datos pueden contener informaciones personales o no. Un ejemplo sería que, al retirar dinero de un cajero automático, la máquina obtiene acceso a los datos de la cuenta bancaria. Otro ejemplo sería un camión que transporta información a la sede central de una empresa por cuestiones de mantenimiento y desarrollo de nuevos productos.


Puede hacer clic aquí para leer más noticias del Parlamento Europeo.


Las normas europeas en vigor sobre protección de datos se remontan a 1995. Un marco claro, actualizado y adaptado a la era digital es necesario. La Comisión Europea propuso una nueva normativa en 2012. El Parlamento Europeo adoptó su posición negociadora en marzo de 2014. Y el Consejo pactó su orientación general en junio de 2015.


El inicio formal de las negociaciones a tres bandas entre las tres instituciones citadas está previsto el 24 de junio. Los negociadores esperan alcanzar el acuerdo final antes de que termine este año.


La negociación está marcada por dos posiciones opuestas: una según la cual una normativa restrictiva lastraría la competitividad de las empresas europeas frente a las de países ajenos a la UE; y otra a cuyo juicio la protección eficaz de los datos responde a los intereses de los ciudadanos y puede convertirse en una ventaja comercial única para la economía europea.


La sesión del martes 16 de junio fue presidida por el eurodiputado socialdemócrata alemán Bernd Lange y por el eurodiputado socialdemócrata británico Claude Moraes.


Derechos fundamentales


"Hay que reforzar, aclarar y simplificar muchas normas, pero no a costa de los derechos fundamentales", defendió durante la sesión Giovanni Buttarelli, supervisor europeo de la protección de datos.


"No creo que nadie en esta casa quiera bloquear la transmisión libre de datos", indicó la eurodiputada popular luxemburguesa Viviane Reding. "Pero para nosotros, siempre debe ir de la mano con garantizar la privacidad", puntualizó.


La eurodiputada socialdemócrata alemana Birgit Sippel centró su intervención en el riesgo de que los datos personales sean interpretados y utilizados de manera inadecuada con fines comerciales. "Estamos vendiendo la privacidad de las personas, no se puede comerciar con los derechos fundamentales".


Sophia in 't Veld, eurodiputada liberal de Países Bajos, afirmó que "la protección de los datos personales es un derecho fundamental y, por tanto, innegociable".


Jan Philipp Albrecht, eurodiputado verde alemán y ponente de esta cuestión, mantuvo que "podemos crear un estándar que pueda ser adoptado con facilidad por otros Estados".