El responsable del PE para ciberdefensa cree que la debilidad de un país perjudica a los demás 

 
 

Compartir esta página: 

El eurodiputado demócrata liberal estonio, Urmas Paet, anima a los países a intensificar sus capacidades de ciberdefensa y reforzar su cooperación

Urmas Paet durante la entrevista. 

El pleno del Parlamento Europeo debatirá el 12 de junio el informe parlamentario sobre ciberdefensa, elaborado por Urmas Paet, en el que se recomienda que los Estados miembros trabajen juntos y aumenten su preparación para hacer frente a los ataques cibernéticos contra objetivos civiles y militares. Nuestros dispositivos electrónicos, pero también hospitales, plantas de energía, sistemas de control de tráfico aéreo y militares pueden verse afectados.

¿Qué puntuación le daría a la ciberdefensa de la UE del 1 al 5? y ¿por qué?

 

Siendo optimista, le doy un dos. La situación cibernética es responsabilidad de los Estados miembros. Lo que la UE puede hacer es presionarlos para que mejoren su cooperación, para que tengan estructuras más unificadas para combatir el cibercrimen y los ciberataques, para que estén preparados para actuar si es necesario; y proporcionarles una plataforma para la cooperación con la OTAN y terceros países. La ciberseguridad es internacional y está interconectada, por lo que, si un Estado miembro es muy débil, podría perjudicar a todos los demás.

 

¿Qué papel puede desempeñar concretamente la UE en ciberdefensa?

El papel de la UE es alentar a los Estados miembros a establecer estructuras similares -esto facilitaría la cooperación- y animarlos a compartir conocimientos e información, a mirar el panorama general de Europa. Por ejemplo, nos faltan 100.000 o más expertos o especialistas que puedan encargarse de los ataques cibernéticos.

La defensa cibernética es una parte natural de la cooperación de defensa europea y de la Unión Europea de Defensa. El ciberespacio se ha unido a los dominios militares clásicos como el aire, el mar y la tierra.

 

Cuando se habla de amenazas cibernéticas, generalmente se piensa en el uso indebido de datos personales o en la seguridad de los pagos en línea. Su informe se centra más en los aspectos militares de la defensa cibernética. ¿Hay aplicaciones para uso civil?

Este informe trata principalmente sobre la defensa cibernética, pero no hay una diferencia clara entre defensa cibernética y ciberseguridad. Todos los sistemas modernos en Europa usan tecnologías de la información y ordenadores; si se produjo un ciberataque, por ejemplo, contra una planta de energía nuclear, todos entendemos que podría haber consecuencias letales. Estamos en los límites entre lo militar y lo civil, lo público y lo privado. El verano pasado, los hospitales británicos se vieron afectados y fue simplemente una suerte que nadie muriera. Posibles ataques cibernéticos contra el control del tráfico aéreo o los sistemas ferroviarios son un riesgo grave.

Tenemos que estar listos para pasar a la ofensiva. No es suficiente simplemente con defenderse, a veces es importante ser más activos, por ejemplo, cuando se sabe de dónde provienen los ataques.


¿Serán los ciberataques cada vez más comunes? ¿Necesitan los ciudadanos formación para saber cómo reaccionar?

 

La respuesta corta es sí. A nivel personal, todo el mundo debería pensar sobre cómo se comporta en internet. Los gobiernos y los políticos tienen que admitir las posibles consecuencias de los riesgos relacionados con la cibernética. Realmente espero que la concienciación aumente en todos los niveles.