Tanja Fajon: "Si perdemos Schengen, nos despedimos del proyecto europeo" 

Actualización: 
 
Creado:   
 

Compartir esta página: 

Los controles fronterizos temporales en el área Schengen se han prolongado más de cuatro años. Los eurodiputados exigen normas más estrictas para usarlos sólo como último recurso.atro

La responsable de la propuesta, la eurodiputada socialista eslovena Tanja Fajon  

Cinco países de la UE cuentan con controles fronterizos temporales por circustancias excepcionales desde 2015, a pesar de que el límite actual es de dos años. El Parlamento quiere garantizar que estos controles se introduzcan sólo como medida excepcional de último recurso.

Los eurodiputados quieren una revisión de las reglas actuales para reducir el período inicial de los controles fronterizos de seis a dos meses y para limitar cualquier extensión a un período de un año como máximo, en lugar de dos años, el límite actual.

Seis países de Schengen (Austria, Dinamarca, Francia, Alemania, Noruega y Suecia) han tenido controles fronterizos internos establecidos debido a circunstancias excepcionales desde 2015, aunque el límite actual es de dos años.

El Parlamento fijó su posición negociadora sobre la revisión de las normas de Schengen en una resolución aprobada el 4 de abril de 2019. Pero las negociaciones con el Consejo no llegaron a un compromiso. Tras las elecciones europeas, la posición del Parlamento puede ser confirmada o rechazada por la nueva Cámara. Los eurodiputados de la comisión parlamentaria de Libertades Civiles respaldaron la posición el 24 de septiembre de 2019 y además aprobaron el mandato para iniciar las negociaciones con los países de la UE. Antes de que las discusiones puedan empezar, el Parlamento debe confirmar la decisión de esta comisión parlamentaria.

La responsable del informe, la eurodiputada socialista eslovena Tanja Fajon, cuenta más detalles en esta entrevista.

Las normas de Schengen llevan en suspesión temporal en algunos países desde hace más de tres años, aunque el límite es de dos años. ¿Cómo se puede explicar?

Seis países del área Schengen han prologando los controles fronterizos internos y han sobrepasado los tres años. Usan diferentes fundamentos jurídicos para extenderlos, ya que yo diría que hay zonas grises en la legislación actual.

Hay mucha ambigüedad en las normas actuales. ¿Qué aspectos del código de fronteras de Schengen cree que se deberían adaptar? ¿Por qué?

Lo que decimos en nuestro informe es que necesitamos condiciones más claras en relación con las circunstancias en las que los países pueden reintroducir los controles fronterizos en el futuro. También hacen falta salvaguardias que aseguren que éstos son una medida de último recurso.

¿Qué circunstancias justificarían los controles fronterizos internos? 

Situaciones extraordinarias, como eventos deportivos muy importantes o grandes flujos migratorios, como los que experimentamos hace unos años. En la actualidad, no hay amenazas serias previsibles que justifiquen los controles de las fronteras internas, a pesr de lo que afirman algunos gobiernos de la UE.

Los seís países de Schengen -Austria, Alemania, Dinamarca, Suecia, Noruega y Francia- que aplicaron los controles internos han manifestado que los prologarán. ¿Está justificado?

Estas prolongaciones no están justificadas y no hay ninguna evidencia que las prueben. En los últimos años, los gobiernos nacionales han soprepasado los límites de las normas actuales y han extendido los controles con fines políticos y no por necesidad.

¿Cuáles son los puntos de desacuerdo con el Consejo y la Comisión? 

El Consejo no ha mostrado flexibilidad en las negociaciones y no estaba dispuesto a comprometerse. A pesar del acuerdo, las principales diferencias son son las garantías y condiciones para las prolongaciones. Creo que algunos países Schengen no desean reformar las reglas, ya que se benefician del status quo. Esto es muy peligroso.

Lanzamos un mensaje muy fuerte de que sólo permitiremos la reintroducción de los controles internos de fronterias si hay una necesidad real. Schenge es para los europeos el logro más tangible de la integración, la libertad para viajar... Si perdemos Schengen, perderemos el proyecto europeo. La situación actual perjudica a nuestras economías y hace que nuestras vidas sean menos convenientes.

Esta entrevista se publicó por primera vez en noviembre de 2018 y se actualizó en septiembre de 2019.

Propuesta para modificar el código de Schengen  
  • El período inicial para los controles fronterizos durante eventos previsibles debe limitarse a dos meses, en lugar del período actual de seis meses  
  • Los controles fronterizos no pueden prologarse durante más de un año, por lo que se reduciría a la mitad el límite máximo actual de dos años