Reducir las emisiones de carbono para hacer frente al cambio climático 

 
 

Compartir esta página: 

Ilustración digital del calentamiento global ©BELGA_EASYFOTOSTOCK 

El cambio climático, quizás el mayor desafío de nuestro tiempo, está afectando a todas las regiones del mundo de distintas maneras: fusión del hielo, aumento del nivel del mar, clima extremo, extinción de especies, cambios en los bosques, costas y otros ecosistemas, salud y vida silvestre. El Parlamento Europeo sigue decidido a luchar por una política climática con visión de futuro a nivel europeo e internacional.

La lucha contra el cambio climático es una de las seis prioridades de la agenda de la UE en 2017.


La UE se compromete a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 20% por debajo de los niveles de 1990 para 2020, mejorar la eficiencia energética en un 20% y aumentar la proporción de fuentes de energía renovables al 20% del consumo final. Se han fijado otros objetivos ambiciosos para 2030 (una reducción de al menos el 40% en comparación con los niveles de 1990).


En febrero de 2017, el Parlamento votó a favor de la reforma del Sistema de Comercio de Emisiones de la UE (ETS, por sus siglas en inglés), diseñado para hacer valer el principio de “quien contamina paga”, y recuperar el precio del carbono, lo que supondrá un incentivo a la innovación en busca de tecnologías sostenibles nuevas.


El comercio de emisiones es uno de los instrumentos más importantes con los que cuenta la UE para mantener el calentamiento global por debajo de los dos grados centígrados, como se acordó en la Conferencia sobre el clima de París en diciembre de 2015, y para asegurar que la Unión cumplirá sus ambiciosos objetivos climáticos.


Toda la información que necesita, en nuestro resumen sobre la lucha contra el cambio climático.