Sacar del laboratorio a la carretera la medición de las emisiones de los coches 

 
 

Compartir esta página: 

Consulte nuestra infografía sobre la medición de las emisiones de los vehículos 

La contaminación atmosférica es la causa de más de 400.000 muertes prematuras al año en Europa. Los vehículos, sobre todo los diésel, son una de las fuentes principales de óxidos de nitrógeno (NOx), incluido el venenoso dióxido de nitrógeno. Las normas de la UE fijan límites a las emisiones de los coches, así como los procedimientos de medición. Pero los estudios muestran que las emisiones en la carretera son varias veces más elevadas que en los laboratorios. La Eurocámara busca la solución.

Los eurodiputados de la comisión parlamentaria de Medio Ambiente se reunieron el 23 de febrero con diferentes sectores y grupos de interés para escuchar sus respectivos puntos de vista sobre las propuestas para mejorar la medición de los principales contaminantes atmosféricos emitidos por los coches.


"Tenemos que restaurar la confianza en el sector automovilístico en Europa", afirmó Françoise Grossetête, eurodiputada popular francesa. "Este sector debería ser perfectamente fiable y, para lograrlo, estas mediciones deben ser claras, exigentes e independientes", añadió Grossetête.


"En el Parlamento deseamos garantizar que exista un sistema de medición central e independiente", explicó Matthias Groote, eurodiputado socialdemócrata alemán. Groote también hizo hincapié en la necesidad de garantizar el respeto de la legislación.


Los nuevos modelos de coches sólo pueden comercializarse si cumplen los estándares medioambientales de la Unión Europea (UE). Una vez que un modelo ha sido homologado en un país de la UE, puede comercializarse en el resto.


Emisiones de los vehículos diésel


Las emisiones de los nuevos modelos se miden en condiciones de laboratorio. Sin embargo, los estudios muestran que los resultados de las mediciones en laboratorio difieren de las mediciones en condiciones reales. Los últimos vehículos diésel de la categoría Euro 6 pueden emitir varias veces más NOx en carretera que en los centros de medición.


El transporte por carretera emite hasta un 40 por ciento de los NOx en Europa, y alrededor del 80 por ciento de estas emisiones son de coches diésel que, a su vez, representan la mitad de los coches nuevos vendidos en la UE. Los coches de gasolina, por el contrario, cumplen las normas sobre los NOx.


En 2010, el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea puso a prueba seis coches de gasolina y otros seis diésel. "La conclusión principal fue que existe un problema con las emisiones de NOx de los diésel en carretera", señaló Alois Krasenbrink en nombre del citado centro de investigación.


Legalidad y realidad


La divergencia entre las emisiones en el mundo real y el mundo legislativo se explica por un procedimiento de medición anticuado, introducido en 1970 y actualizado en 1990; exámenes demasiado flexibles en los que los fabricantes de automóviles pueden reducir la masa, utilizar neumáticos de baja resistencia, etc.; y otros factores como el estilo de conducción o la temperatura del aire.


La Unión Europea trabaja en la actualidad en la actualización de los procedimientos de medición de las emisiones. El objetivo es reflejar mejor las condiciones reales al conducir en el mundo real. La Comisión Europea ha adoptado dos de las cuatro medidas gracias a las cuales los nuevos exámenes deberían empezar en septiembre de 2017.


Al mismo tiempo, el Parlamento y el Consejo, institución esta última que reúne a los Gobiernos de los veintiocho países de la UE, estudian una actualización de las normas relativas a las emisiones de los vehículos, y la reforma del procedimiento de homologación para reforzar la independencia de las pruebas tests frente a los fabricantes.


Comisión parlamentaria especial


El Parlamento Europeo ha creado una comisión especial para investigar las infracciones de las normas de la UE sobre medición de emisiones realizadas por los fabricantes de automóviles, a raíz del escándalo Volkswagen. Esta Comisión de Investigación sobre la Medición de las Emisiones en el Sector del Automóvil se reúne por primera vez el miércoles 2 de marzo de 2016 para elegir a quienes durante un año serán su Presidente y sus Vicepresidentes. Siga la sesión en directo en nuestra web de ocho y media a diez de la mañana, hora peninsular española.


"Reconocemos la necesidad urgente de las nuevas pruebas aunque representen un reto para la industria", admitió Erik Jonnaert, secretario general de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles. A su juicio, la nueva situación provocará que los costes de fabricación aumenten en entre 600 y 1.300 euros por vehículo, y que se abandone hasta el 25 por ciento de los planes acerca de modelos de diésel.


"La legislación de la UE en este terreno deja muy claro que los coches en la carretera deberían cumplir los requisitos de homologación y comportarse en condiciones de uso normal como lo harían en los laboratorios, lo que está claro que hoy en día no ocurre", subrayó Chris Carroll, de la Organización de Consumidores Europeos.