Rodrigues cree que para mantener a la UE unida hay que reforzar la cohesión social 

 
 

Compartir esta página: 

La eurodiputada socialdemócrata portuguesa Maria João Rodrigues durante la entrevista 

La eurodiputada Maria João Rodrigues cree que para mantener a la Unión Europea unida frente a la crisis y los retos, primero hay que reforzar la cohesión social y lograr que todos los europeos tengan unos derechos similares, según explicó en una entrevista. La socialdemócrata portuguesa es la autora de las recomendaciones que aprobó el pleno esta semana, que servirán a la Comisión Europea en la elaboración de su propuesta sobre el llamado pilar de derechos sociales de la Unión.

¿Cuál es en su definición del pilar europeo de los derechos sociales?


Es la iniciativa más importante de la Unión Europea para actualizar la dimensión social de Europa. Esto significa que necesitamos actualizar los estándares sociales para todos los ciudadanos europeos para hacer frente a los nuevos desafíos.


Estos nuevos desafíos no son sólo la competencia global y el envejecimiento, sino también la revolución digital que tiene enormes consecuencias para las condiciones de trabajo de las personas. Además de la inestabilidad financiera.


Hablamos de la dimensión social, pero ¿no se considera a la Unión Europea como una unión económica con el mercado único en su esencia?


Es cierto, pero ha llegado el momento de cambiar nuestra comprensión del proyecto europeo. La integración europea ya no puede ser sólo un proyecto de integración económica. Si se quiere tener una UE unida frente a todas las crisis y los retos, primero hay que reforzar la cohesión social.


¿Qué nos ha proporcionado hasta ahora el modelo social europeo?


En primer lugar, el mercado de trabajo está regulado de tal manera que la productividad está aumentando y eso es bueno no sólo para las empresas, sino también para las condiciones de trabajo. En segundo lugar, todos los ciudadanos pueden contar con sistemas de asistencia social que permitan el acceso universal a la educación, la atención sanitaria y un alto nivel de protección social. En tercer lugar, existe la redistribución de los ingresos mediante la tributación.


El envejecimiento de las poblaciones, el aumento de las desigualdades sociales, las altas tasas de desempleo, la afluencia de solicitantes de asilo... todo esto ha puesto a los sistemas de bienestar tradicionales bajo presión.


¿Cómo progresa la reforma del modelo social europeo?


Reconozco que necesitamos desarrollar un proceso de reforma en los diferentes componentes del modelo social europeo. En lo que respecta al sistema de pensiones, debemos garantizar que todos los ciudadanos europeos de su edad tengan acceso a una buena pensión. Esto significa que debemos garantizar la estabilidad de los sistemas de pensiones mediante el aumento de la tasa de empleo.


¿No ha generado un sistema de bienestar generalizado la competitividad de Europa? La gente prefiere permanecer lejos del mercado de trabajo?


Al diseñar el sistema de bienestar social, debe hacerse de tal manera que se siga animando a la gente a buscar nuevos puestos de trabajo. La gente va a cambiar de trabajo varias veces durante su ciclo de vida por lo que deben estar preparados para actualizar sus habilidades. Necesitamos tener sistemas de educación y formación que ofrezcan oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida.


La revolución digital significa que los trabajos son hoy mucho más fluidos y cambian en su contenido.


Es por eso que tenemos que actualizar la legislación laboral a nuevas formas de empleo que aún no están cubiertas. Esto afecta especialmente a los jóvenes.


Los eurodiputados aprobaron este jueves en sesión plenaria una serie de recomendaciones sobre cómo mejorar la cobertura de los derechos sociales de los trabajadores a escala europea, sin importar qué tarea desempeñen o qué tipo de contrato tengan.

El Presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, anunció en su discurso sobre el Estado de la Unión de 2015 su deseo de conformar un “pilar de los derechos sociales” que acompañe a la creciente convergencia en la zona del euro. El objetivo es identificar una serie de principios comunes para los países miembros de la moneda única que den respuesta a su necesidad y retos en materia de empleo y políticas sociales. La iniciativa formaba parte del programa de trabajo de la Comisión para 2016 y está previsto que sea presentada en marzo de 2017.

 


 


"La revolución digital significa que tenemos que adaptar a la legislación laboral a nuevas formas de empleo que todavía no están cubiertas. Esto concierne especialmente a los jóvenes. "

Maria João Rodrigues 
Compartir esta cita: