Economía circular: nuevos objetivos de reciclaje de la UE  

 
 

Compartir esta página: 

Las nuevas normas sobre economía circular establecen objetivos ambiciosos de reciclaje y vertederos para la UE.

La gestión de los residuos de una manera más eficiente es el primer paso hacia una economía circular, donde la mayoría, si no todos, los productos y materiales se reciclan o se vuelven a utilizar una y otra vez.

El 18 de abril, los eurodiputados respaldaron la nueva normativa sobre economía circular, que establece nuevos objetivos jurídicamente vinculantes para el reciclaje de residuos y la reducción de los vertederos dentro de unos plazos fijos.

Objetivos más ambiciosos de la UE sobre residuos


La UE contará con un objetivo común para reciclar al menos el 55% de los residuos municipales en 2025. Esta meta avanzará hasta el 60% en 2030 y al 65% en 2035.


También tendrá un objetivo común para reciclar el 65% de los residuos de envases en 2025, y el 70% para 2030, con objetivos separados para materiales específicos:

 

en 2025

en 2030

Todos los envases

65%

70%

Plástico

50%

55%

Madera

25%

30%

Metales ferrosos

70%

80%

Aluminio

50%

60%

Vidrio

70%

75%

Papel y cartón

75%

85%




Habrá, por otro lado, un objetivo vinculante para la limitar el vertido de residuos municipales en vertederos al 10% del total para 2035.


Impacto real de los residuos


El vertido de residuos tiene efectos negativos para medio ambiente, clima, salud y economía.


La presencia de residuos puede afectar a ecosistemas y diversidad. Pueden llegar a contaminar el suelo y el agua con sustancias químicas y tener graves consecuencias para los animales salvajes, especialmente a través de la ingestión de microplásticos.


Además, si los residuos no se reciclan o recuperan, las materias primas extraídas y transformadas para fabricar un producto se pierden. Aunque la gestión de los residuos en la UE ha mejorado considerablemente en las últimas décadas, más de la cuarta parte de los residuos municipales todavía se tira y menos de la mitad se recicla o composta, con amplias variaciones entre los Estados miembros.


Por otro lado, los vertederos liberan metano, un poderoso gas de efecto invernadero que resulta perjudicial para el clima.

Próximos pasos

La normativa tendrá que ser ahora aprobada formalmente por el Consejo de la UE antes de poder entrar en vigor.