Compartir esta página : 

Las mujeres de la UE siguen cobrando salarios más bajos de media que los hombres y están infrarrepresentadas en posiciones políticas y económicas y en el proceso de toma de decisiones, pese a que Europa figura entre los líderes mundiales en materia de igualdad de género. La comisión parlamentaria de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género ha aprobado este lunes 6 de febrero una resolución en la que pide a los países de la UE que intensifiquen sus esfuerzos para lograr la igualdad de género.

Si se mantiene el ritmo actual, se necesitarán otros 70 años para lograr una remuneración equitativa, según estimaciones de la Comisión.

 

“Necesitamos que la igualdad de género vuelva a estar en lo más alto de la agenda de la U”, señala el responsable de esta cuestión en el Parlamento, el eurodiputado español del grupo de Los Verdes Ernest Urtasun.


 

Índice sobre igualdad de género


UE

52,9

Bélgica

58,2

Grecia

38,3

Lituania

40,2

Portugal

37,9

Bulgaria

38,5

España

53,6

Luxemburgo

55,2

Rumanía

33,7

Chequia

43,8

Francia

55,7

Hungría

41,6

Eslovenia

57,3

Dinamarca

70,9

Croacia

39,8

Malta

46,8

Eslovaquia

36,5

Alemania

55,3

Italia

41,1

P. Bajos

68,5

Finlandia

72,7

Estonia

49,8

Chipre

44,9

Austria

50,2

Suecia

74,2

Irlanda

56,5

Letonia

46,9

Polonia

43,7

R. Unido

58,0


El índice sobre igualdad de género del año 2015 se basa en datos de 2012, y cubre seis áreas: trabajo, dinero, conocimiento, tiempo, poder y salud. Asigna puntuaciones para los países de la UE que varían entre la desigualdad total (1) y la igualdad total (100).

 

La tasa de empleo de las mujeres alcanzó un máximo histórico del 64 por ciento en 2015, aunque todavía por debajo de la tasa de empleo para los hombres (76 %).


Los datos también revelan que las mujeres son cuatro veces más propensas que los hombres a trabajar a tiempo parcial.


En cuanto a las responsabilidades, las mujeres trabajadoras suelen además asumir tres cuartas partes del trabajo doméstico y dos tercios de la atención parental.


Las mujeres ganan menos que los hombres, incluidas las pensiones: a pesar de que la media de las mujeres tiene un nivel educativo más elevado, la diferencia salarias entre ambos sexos es de un 16,1% (media de la UE en 2014).


Alarmante brecha en pensiones


La brecha de las pensiones es alarmante: las mujeres recibieron pensiones un 40,2 por ciento menores que las de los hombres (en 2014) y en la mitad de los países de la UE la diferencia ha aumentado.


En los parlamentos nacionales, la proporción de mujeres ha aumentado del 21 por ciento en 2005 al 28 por ciento en 2016; en el Parlamento la proporción ha aumentado del 30 por ciento al 37 por ciento.


El informe sobre la igualdad entre mujeres y hombres en la Unión Europea en 2014-2015 muestra la necesidad de fijar la igualdad de género como una prioridad política. Apunta también a que hay que crear un marco jurídico que ayude a conciliar mejor la vida privada y profesional (equilibrio trabajo-vida).

 

Destaca el impacto negativo de las políticas de austeridad. Por ejemplo, las mujeres se han visto particularmente afectadas por los recortes del sector público, ya que representan el 70 por ciento de la mano de obra en el sector. Los recortes en la atención pública y los servicios de salud favorecen el retorno a los roles tradicionales de género.