La democracia digital en la Unión Europea: posibilidades y retos 

 
 

Compartir esta página: 

¿Se imagina su vida sin internet? La mayoría de los europeos, no. El 79 % de los ciudadanos se conectaron a internet al menos una vez a la semana en 2016, según la agencia comunitaria de estadística, Eurostat. Leer noticias o comentar la actualidad en las redes sociales se han convertido en prácticas habituales, pero ¿qué ocurre con el voto electrónico? ¿Es seguro? El potencial y los desafíos de la democracia digital fueron objeto de un informe votado el 16 de marzo.

Países como Holanda, Francia y Alemania celebran elecciones este año en un contexto de preocupación por la posible manipulación de la opinión pública a través de internet y el pirateo informático de los votos.

El gobierno holandés, para evitar estos escenarios, decidió modificar su sistema de recuento de votos para las elecciones generales del 15 de marzo y sustituir el sistema parcialmente electrónico por uno manual.

Lo mismo ha ocurrido en Francia. El país ha decidido que en las elecciones legislativas de junio no se permitirá el voto electrónico.

Voto electrónico y democracia digital

El eurodiputado socialdemócrata español Ramón Jáuregui, autor del informe que el pleno del Parlamento Europeo aprobó el 16 de marzo por 459 votos a favor, 53 en contra, y 47 abstenciones, explica en el texto que para que pueda haber voto electrónico lo primero que necesitan los ciudadanos es contar con elementos clave como internet de alta velocidad o una una identidad digital segura y encriptada.

La democracia digital es vista en este informe como una vía de apoyo y refuerzo de la democracia tradicional por medio de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Esta forma de democracia puede complementar y reforzar los procesos democráticos y añadirles elementos de empoderamiento de los ciudadanos.

Gobernanza electrónica y gobierno electrónico

La gobernanza electrónica, por su parte, consiste en utilizar las TIC para establecer canales de comunicación que permitan la participación en la elaboración de políticas públicas. Por ejemplo, consultar a los ciudadanos a través de internet para saber qué opinan sobre que se modifique el límite de velocidad para vehículos.

El gobierno electrónico en cambio se refiere a la aplicación de las TIC al funcionamiento del sector público y, en particular, a la prestación electrónica de información y servicios a los ciudadanos por parte de las administraciones públicas. Por ejemplo, al pago de una multa de tráfico.

Ejemplos en la UE

El Tratado de Lisboa introdujo la denominada “iniciativa ciudadana europea” en 2012 como nuevo instrumento de democracia participativa en la Unión. Permite a un millón de ciudadanos de la Unión que residan en al menos una cuarta parte de los Estados miembros instar a la Comisión a presentar una propuesta de acto jurídico para aplicar los Tratados de la Unión.


Los ciudadanos comunitarios también pueden recurrir a la comisión de Peticiones del Parlamento Europeo para presentar quejas relacionadas con el funcionamiento de la Unión. Para hacerlo pueden consultas esta página web.


El Parlamento ha adoptado el 14 de marzo otro informe relacionado con el procesamiento de macrodatos, centrado en aspectos como la privacidad y la protección.


Internet: utilización en la UE (Eurostat, 2016) 
  • 96% de los jóvenes de entre 16 y 24 años utilizan internet regularmente (al menos una vez a la semana de media). 
  • 88% de los europeos de entre 25 y 54 años usan internet regularmente 
  • 57% de los europeos de entre 55 y 74 años usan internet regularmente