Compartir esta página: 

Nadie elige dónde o cuándo se pone malo. Evite sorpresas y pida su tarjeta sanitaria europea para tener cobertura en toda la UE como en su país.

Si ya tiene todo a punto para las vacaciones, pero no ha solicitado aún su tarjeta sanitaria europea, aún está a tiempo. Pídala y viaje seguro, por si algo se tuerce.

¿Qué es la tarjeta sanitaria europea?

Se trata de una tarjeta gratuita que permite a los ciudadanos comunitarios acceder a la atención sanitaria pública —necesaria por motivos médicos— durante una estancia temporal en cualquiera de los 28 Estados miembros de la UE, además de Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza, en las mismas condiciones y al mismo coste (la asistencia es gratuita en algunos países) que las personas aseguradas en ese país.

Esta tarjeta cubre únicamente la atención médica que se hace necesaria durante una estancia en otro país de la UE, por lo que en principio no cubre casos en los que el paciente busca deliberadamente tratamiento médico en otro Estado miembro. No es una alternativa al seguro de viaje. No cubre ningún tipo de atención médica privada o costes tales como un vuelo de regreso a su país de origen ni la pérdida de un objeto personal.

Las tarjetas son emitidas por las oficinas de la seguridad social de su país.