Compartir esta página: 

Los bosques son esenciales para luchar contra el cambio climático, por eso los diputados quieren asegurarse de que los Estados miembros los conservan adecuadamente.

 

Bosques en la UE

 

Hay más de 180 millones de hectáreas forestales en la UE. En total, los bosques cubren el 43% de la superficie de la Unión. El 70% de ese terreno corresponde a siete países europeos (Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Polonia, España y Suecia), lo que significa que las superficies forestales varían considerablemente de unos países a otros.

Los bosques representan el 43% del espacio de la UE. 

¿Por qué son importantes los bosques?

 

Los bosques aportan mucho a los ecosistemas: protegen el suelo de la erosión, son parte del ciclo del agua, contribuyen a la biodiversidad siendo el hábitat de numerosas especies y regulan el clima local. Contar con bosques sanos es esencial para luchar contra el cambio climático porque, gracias a la fotosíntesis, toman el dióxido de carbono de la atmósfera y lo transforman en oxígeno, purificando así el aire.

 

Cambio en el uso del suelo: superficies forestales vs tierras cultivables

 

El reglamento sobre el uso del suelo, (LULUCF, en sus siglas en inglés), abarca tanto el terreno forestal como las tierras cultivadas, así como el suelo que ha cambiado de uso (por ejemplo, bosques que pasan a ser terreno para la agricultura o al revés).

Las tierras cultivadas, la deforestación y la tala de árboles emiten gases efecto invernadero, mientras que los bosques absorben el dióxido de carbono (CO₂).

 

Los bosques europeos absorben, al año, el 10,9% del total de gases efecto invernadero de la UE.

Los bosques absorben al año en la UE, hasta el 10,9% de los gases efecto invernadero. 

¿En qué consiste el nuevo reglamento?

 

Los diputados quieren evitar las emisiones derivadas de la deforestación. Para ello, proponen que sea obligatorio para los Estados miembros compensar los cambios que hagan en el uso del suelo. Es decir, si se talan bosques para dedicar más terreno a la agricultura (lo que supone un aumento en las emisiones de efecto invernadero), con el nuevo reglamento los Estados estarían obligados a compensar dichas emisiones bien plantando nuevos bosques, bien gestionando mejor los que ya existen.

 

El nuevo reglamento se aplicaría a partir de 2021 y está alineado con los objetivos climáticos pactados en el Acuerdo de París (reducir las emisiones de la UE para 2030 en todos los sectores, al menos un 40% respecto a los niveles de 1990).

Los diputados quieren que los países compensen las emisiones que producen a través de sus bosques. 

Los esfuerzos de la UE para reducir las emisiones efecto invernadero

 

Actualmente hay tres propuestas legislativas en discusión para cumplir con los compromisos que la Unión adquirió en el Acuerdo de París sobre cambio climático:

 

 

Próximos pasos

 

La resolución fue aprobada por 532 votos contra 144 y 20 abstenciones. Tan pronto como el Consejo determine su propia posición, el Parlamento podrá iniciar negociaciones con los Estados miembros sobre el acuerdo final.