Compartir esta página: 

El Parlamento exige que los plaguicidas sean inspeccionados para detectar los productos químicos que alteran el sistema endocrino.

Avioneta fumigadora ©AP Images/European Union-EP 

"La protección de los niños y las abejas es más importante que los intereses económicos a corto plazo", señala la eurodiputada Jytte Guteland.


El 4 de octubre, el Parlamento bloqueó la propuesta de la Comisión Europea, que habría eximido a algunas sustancias químicas de los plaguicidas de ser identificadas como sustancias químicas perturbadoras del sistema endocrino (ECD) pese a que algunas estuvieran diseñadas para atacar el sistema endocrino de un organismo, por ejemplo para combatir las plagas.


"Los criterios propuestos por la Comisión no pueden calificarse de científicos", afirmó la socialdemócrata sueca Jytte Guteland, una de las responsables de la negociación en el Parlamento.
El Tribunal de Justicia de la UE dictaminó en 2015 que la Comisión infringió el derecho comunitario al no establecer criterios científicos para la identificación de los ECD a tiempo, es decir, a finales de 2013. La Comisión argumentó que se debía completar la evaluación del impacto de estas sustancias, primero, pero la corte consideró que los aspectos científicos y de otra índole no debían mezclarse.


"Sabemos que el proyecto de criterios estaba listo hace muchos años, pero luego se retiró a raíz de la presión de la industria", explicó Guteland, y añadió que el retraso era completamente inaceptable.

¿Qué es un sistema endocrino?

El sistema endocrino lo forman un conjunto de glándulas que segregan hormonas. Las funciones corporales, desde el metabolismo y el crecimiento hasta la reproducción, el sueño y el estado de ánimo, dependen fundamentalmente del funcionamiento normal del sistema endocrino.


¿Químicos que alteran el sistema endocrino?


Hay productos químicos que interfieren con el funcionamiento normal del sistema endocrino. Imitan las hormonas o bloquean los receptores de las hormonas en las células, lo que provoca un desorden en el sistema endocrino.


Problemas de salud que pueden estar relacionados con la exposición a estos químicos


Los cánceres relacionados con hormonas, la obesidad, la diabetes, la pérdida de coeficiente intelectual y las destrezas motoras, las dificultades de aprendizaje, la infertilidad.


¿Dónde se pueden encontrar los alteradores?


En prendas de vestir, muebles, envases de bebidas, envolturas de comida, productos electrónicos, juguetes e incluso biberones.

Para acabar y controlar las plagas, muchos de los pesticidas y herbicidas que se rocían sobre las frutas y verduras contienen sustancias que se dirigen a los sistemas endocrinos de los organismos.

Un hombre fumiga plantas de cultivo. ©AP Images/European Union-EP 

El glifosato de Monsanto: ¿omnipresente, pero seguro?


Debido a la preocupación sobre los efectos carcinogénicos y de alteración endocrina atribuidos al glifosato, el herbicida más ampliamente aplicado en el mundo, los eurodiputados insistieron en abril de 2016 en que la Comisión renovara la autorización para su comercialización por solo 7 años. La Comisión propone renovar la aprobación durante diez años.

La actual autorización del glifosato en la UE expira el 15 de diciembre de 2017.

Ante las acusaciones de que existían avales científicos dudosos sobre la seguridad de su principal herbicida, Monsanto fue invitada a explicarse en una audiencia organizada por las comisiones parlamentarias de Medio Ambiente y Agricultura el 11 de octubre.

Hay documentos que muestran claramente una historia de engaño por parte de Monsanto, asegura Carey Gillam, una periodista de investigación de “US Right to Know”, una ONG que se centra en asuntos relacionados con los sistemas alimentarios. Gillam sostiene que la compañía ha establecido redes de científicos estadounidenses y de la UE para manipular a los políticos y presionar en favor del glifosato bajo la apariencia de entidades independientes.


Los representantes de la compañía se negaron a comparecer ante los eurodiputados, con el argumento de que la audiencia no era "un foro apropiado" para abordar el tema. La Conferencia de Presidentes prohibió en consecuencia la presencia de lobistas de Monsanto en el Parlamento.


Los documentos de Monsanto, los correos electrónicos internos y los documentos que la empresa se vio obligada a revelar en los tribunales estadounidenses que investigan los vínculos entre el glifosato y el cáncer de sangre, habían puesto en duda la credibilidad de varios estudios patrocinados por Monsanto, afirmaron los eurodiputados en junio de 2017.

Los estudios formaron parte de las pruebas utilizadas por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA) para evaluar la seguridad del glifosato.


En 2016, una compañía alemana de productos farmacéuticos y plaguicidas, Bayer ofreció 66.000 millones de dólares para comprar la estadounidense Monsanto. El acuerdo está ahora bajo el escrutinio de los abogados de la competencia de la Comisión. La fusión crearía el grupo más grande del mundo de plaguicidas y semillas en lo que ya es una industria muy concentrada a nivel mundial.


Una iniciativa de ciudadanos europeos recogió 1,3 millones de firmas para prohibir el glifosato y proteger a las personas y al medio ambiente de los plaguicidas tóxicos.