Compartir esta página: 

Debate sobre acoso sexual en el pleno. 

El pleno debatió el acoso sexual el 25 de octubre tras el escándalo Weinstein y los artículos de prensa sobre las acusaciones en la Cámara.

El escándalo Harvey Weinstein, de acoso sistemático en Hollywood, y la campaña #MeToo han tenido un impacto mundial sin precedentes. El acoso sexual se produce con demasiada frecuencia y sin embargo se informa al respecto menos de lo que se debería, en ocasiones debido a la vulnerabilidad de las víctimas.

El Parlamento es consciente de las graves acusaciones formuladas en la prensa sobre el acoso en la Cámara, por lo que ha decidido debatir la cuestión inmediatamente en su sesión plenaria, y analizar con la comisaria europea Cecilia Malström las medidas con las que cuenta la UE y cómo pueden mejorarse para prevenir las agresiones.
Acoso sexual en la UE

El 55 por ciento de las europeas han experimentado una o más formas de acoso sexual a lo largo de su vida, de acuerdo con la agencia de Derechos Humanos de la UE. El 33 por ciento han experimentado violencia física y / o sexual desde los 15 años y una de cada cinco admite sentirse acosada.

Iratxe García Perez y Agnieszka Kozłowska-Rajewicz (de izquierda a derecha). 

El debate en el pleno

El Parlamento Europeo es particularmente sensible a las acusaciones de acoso sexual, tanto en la sociedad en general como en relación con sus propios miembros y personal. En el debate de hoy, los eurodiputados no solo condenaron tal comportamiento, sino que también pidieron que se adoptaran medidas e incluyeran a los hombres como parte de la solución.

El problema aún no se denuncia lo suficiente, ya que muchas víctimas tienen miedo o sienten vergüenza.

Tenemos que “ser solidarios y estar del lado de la víctimas, que no sientan vergüenza, que no tengan miedo a perder sus puestos de trabajo, que dejen de sentir culpa por algo de lo que solo es responsable quien acosa y quien agrede”, sostuvo la socialdemócrata española Iratxe García Pérez.


"Hemos llegado al límite de nuestra paciencia”, aseguró la polaca Agnieszka Kozlowska-Rajewicz, del Partido Popular Europeo, quien celebró que las víctimas hayan empezado a hablar y su voz a ser escuchada.

Jadwiga Wiśniewska y Daniela Aiuto (de izquierda a derecha). 

Algunos miembros hablaron sobre las alegaciones de mala conducta en el Parlamento. La eurodiputada polaca Jadwiga Wiśniewska, del Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos, lamentó que “en pleno corazón de la democracia europea”, haya mujeres que sufren acoso y recalcó que “el debate de hoy debería dar fuerza a las mujeres para que puedan hablar”.

"Lamentablemente, el Parlamento Europeo no es inmune a este tipo de conducta deplorable", señaló por su parte la italiana Daniela Aiuto, del Grupo Europa de la Libertad y de la Democracia Directa. La eurodiputada subrayó que la misma “tolerancia cero” debe aplicarse dentro del Parlamento Europeo como en cualquier lugar de trabajo.

Malin Björk, Terry Reintke (de izquierda a derecha). 

La sueca Malin Björk, del Grupo de la Izquierda Unitaria Europea, dijo que  se necesita que “los hombres asuman la responsabilidad” puesto que “si son parte de un problema, son parte de la solución".


Desde el grupo de Los Verdes, la alemana Terry Reintke, quien admitió haber sufrido el acoso en primera persona, se dirigió a los hombres para decirles: “sí, se trata de mujeres, pero no es un asunto (exclusivo) de mujeres. Necesitamos que los hombres hablen. Necesitamos luchar juntos”.

La comisionada Cecilia Malmström anunció que la Comisión Europea va a lanzar una nueva encuesta sobre violencia de género.

Angelika Mlinar y Mylène Troszczynski (de izquierda a derecha). 

La austríaca demócrata liberal Angelika Mlinar recordó, por otro lado, que el abuso sexual en estos ámbitos implican “un abuso de una posición de poder”.

La francesa Mylène Troszczynski, del Grupo Europa de las Naciones y de las Libertades, advirtió contra la situación que va en la dirección opuesta: "No deberíamos asumir que cada hombre o niño es un perpetrador potencial".

Debates y resoluciones hasta el momento


Este no es el primer debate que celebran los eurodiputados sobre el acoso sexual. Los eurodiputados trataron esta misma cuestión en sesión plenaria en febrero de 2016 y han aprobados varias resoluciones al respecto.

 

Ya en 2001 los eurodiputados recordaron que la creciente inseguridad del empleo crea un ambiente que fomenta el acoso y llamaron a los Estados miembros a complementar su legislación existente para combatir el problema. Otras resoluciones ven el final del acoso como un requisito previo para la igualdad de género o la emancipación económica de las mujeres.

 

La Cámara también apoya que la UE se adhiera a la Convención de Estambul del Consejo de Europa, que insta a sus signatarios a tomen medidas para garantizar que se castigue el acoso sexual.

 

Medidas internas del Parlamento contra el acoso

El Parlamento cuenta con varios mecanismos para tratar casos de comportamiento inapropiado por parte de sus miembros y personal.

El artículo 12 del reglamento de personal de la UE prevé que cualquier funcionario que trabaje para las instituciones comunitarias “se abstendrá de cualquier forma de acoso psicológico o sexual”.

 

El Parlamento cuenta con diferentes mecanismos para tratar los comportamientos inapropiados de sus miembros, entre los que se incluye una comisión consultiva para prevenir el acoso y otra que se ocupa de las denuncias de asistentes parlamentarios contra diputados, presidido por la eurodiputada popular francesa Elisabeth Morin-Chartier. A finales del año pasado, esta comisión comenzó una campaña de concienciación en el Parlamento para que se reflexionara sobre el tema.

 

A finales del año pasado, esta comisión inició una campaña de sensibilización en el Parlamento y distribuyó entre sus miembros una guía con los comportamientos que pueden considerarse inapropiados.