Compartir esta página: 

Las nuevas reglas medioambientales de la Unión fijan objetivos nacionales para reducir las emisiones contaminantes y cumplir con el acuerdo climático de París.

Vehículos en un atasco ©AP Images/European Union-EP 

Reparto del esfuerzo de reducción de emisiones

El Consejo Europeo, que reúne a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, acordó en octubre de 2014 el marco de actuación de la Unión Europea en materia de clima y energía hasta el año 2030, dirigido a evitar un cambio climático peligroso.

Los objetivos fundamentales del marco de clima y energía para 2030 son tres:

  • al menos 40% de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (en relación con los niveles de 1990)
  • al menos 27% de cuota de energías renovables
  • al menos 27% de mejora de la eficiencia energética.

Estos objetivos están en línea con los compromisos adquiridos por la UE en el marco del acuerdo de clima de París.

Para garantizar que todos los países participen en los esfuerzos de la UE para reducir las emisiones, las denominadas normas de “reparto del esfuerzo” establecen objetivos anuales vinculantes de emisión de gases de efecto invernadero para los Estados miembros para el período 2013-2020.

Los eurodiputados están trabajando ahora en una nueva normativa para el periodo 2021-2030, que establece las contribuciones mínimas de los Estados miembros a las reducciones de emisiones, y las normas para determinar las asignaciones anuales de emisiones y las relativas a la evaluación del progreso.

¿Cuáles son los objetivos nacionales vinculantes?

Cada país de la UE tiene una situación distinta, por eso se propusieron objetivos nacionales diferenciados de reducción de emisiones, vinculados al PIB per cápita de cada Estado miembro. Los objetivos de 2030 oscilan entre 0% y -40% en comparación con los niveles de 2005 y están en línea con el objetivo general de reducción de la UE del 30%.

 

País

Objetivo 2030

Luxemburgo

-40%

Suecia

-40%

Dinamarca

-39%

Finlandia

-39%

Alemania

-38%

Francia

-37%

Reino Unido

-37%

Holanda

-36%

Austria

-36%

Bélgica

-35%

Italia

-33%

Irlanda

-30%

España

-26%

Chipre

-24%

Malta

-19%

Portugal

-17%

Grecia

-16%

Eslovenia

-15%

Chequia

-14%

Estonia

-13%

Eslovaquia

-12%

Lituania

-9%

Polonia

-7%

Croacia

-7%

Hungría

-7%

Letonia

-6%

Rumanía

-2%

Bulgaria

0%

 

Para garantizar que los países logran estos objetivos se establece también una determinada progresión en la reducción de emisiones a un ritmo constante durante el período comprendido entre 2021 y 2030.

Por otro lado, se crea una reserva de seguridad con un total de 105 millones de toneladas en equivalente de dióxido de carbono (CO2), que estará disponible en 2032. Su objetivo es ayudar a los Estados miembros menos ricos que puedan tener dificultades para alcanzar sus objetivos para 2030. La reserva solo será accesible si la UE alcanza su objetivo para 2030, y en condiciones estrictas.

También se permitirán algunas flexibilidades. Por ejemplo, los Estados miembros podrán acumular, pedir prestado y transferir asignaciones anuales de emisiones entre un año y otro.

 

¿Qué propone el Parlamento?

 

Para garantizar la previsibilidad a largo plazo, los eurodiputados proponen fijar un objetivo para 2050 de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en un 80% en comparación con los niveles 2005.

La Cámara también quieren dar un mejor apoyo a los Estados miembros de la UE con menores ingresos: si toman medidas antes de 2020, serán recompensados con más flexibilidad durante la última fase del periodo.

El encargado de esta negociación en el Parlamento es el demócrata liberal holandés Gerben-Jan Gerbrandy.

 

Próximos pasos

El pleno del Parlamento Europeo votará la propuesta previsiblemente en abril.

Los esfuerzos de la UE para reducir las emisiones


La UE trabaja en otras dos legislaciones para contribuir al logro de los compromisos de la UE en virtud del Acuerdo de París sobre cambio climático, que prevé reducir las emisiones de la Unión en al menos un 40% para 2030, en comparación con los niveles de 1990, en todos los sectores económicos.


La primera normativa es el reglamento sobre el denominado “reparto de esfuerzo” en materia de recorte de emisiones, que incluirá objetivos nacionales vinculantes, para sectores no cubiertos por el mercado de carbono -como la agricultura, el transporte, la construcción y la gestión de desechos- que, en conjunto, representan el 60% de las emisiones.


En segundo lugar la UE cuenta con otro reglamento sobre la inclusión de las emisiones y absorciones de gases de efecto invernadero del uso de la tierra, el cambio de uso de la tierra y la silvicultura en el marco 2030 climático y energético, que abarca el período 2021-2030. Estos sectores no fueron incluidos previamente en el esfuerzo de la UE para luchar contra las emisiones de gases de efecto invernadero.