Pruebas de cosméticos en animales: hacia una prohibición mundial 

 
 

Compartir esta página: 

La Unión Europea eliminó la experimentación animal en productos de belleza en 2013. Ahora los eurodiputados trabajan para extrender la supresión en todo el mundo.

La eliminación de los ensayos de productos cosméticos en animales en la Unión Europea fue progresiva. En 2004, se prohibió la experimentación con animales para los productos cosméticos y en 2009, para los ingredientes cosméticos. Este mismo año también se ilegalizó la comercialización de productos cosméticos que contengan ingredientes experimentados en animales en los países de la Unión. 

En lo que se refiere a las consecuencias más complejas para la salud humana, la prohibición de comercialización se amplió en 2013.Con esta ampliación de la normativa, se pretendía evitar consecuencias como la sensibilización cutánea y la carcinogenicidad.

Europa, el mercado de cosméticos más grande del mundo

El sector de la cosmétcia en Europa crea alrededor de dos millones de puestos de trabajo. Desde jabón y champú a maquillaje y perfumes, los consumidores usan al menos siete cosméticos diferentes al día. La normativa europea garantiza que estos productos que se aplican en el cuerpo humano sean seguros para la salud y también consideran el bienestar de los animales.

El Parlamento quiere una prohibición mundial

La experimentación de cosméticos en animales y la comercialización de esos productos están prohibidos en la UE, así como en Guatemala, Islandia, India, Israel, Nueva Zelanda, Noruega, Serbia, Suiza y Turquíá. Sin embargo, se permiten en el 80% de los países del mundo.

El pleno del Parlamento Europeo adoptó, el 3 de mayo de 2018, una resolución en la que pide una supresión a escala mundial de los ensayos con animales en la industria cosmética. También establece que se impida la venta de cosméticos que hayan sido objeto de dicha experimentación antes de 2023.

La resolución solicita a la Unión Europea que defienda la supresión global dentro del marco de las Naciones Unidas y que se asegure de que ésta no va a ser desvirtuada por la normativa de la Organización Mundial del Comercio.

El Parlamento está convencido de que las pruebas de cosméticos con animales en otros países ya no pueden justificarse. “Creo que en la UE ya hemos demostrado que una prohibición puede funcionar y este es el momento de ponerse manos a la obra”, señaló la responsable de la propuesta, la eurodiputada socialista maltesa Miriam Dalli.

Según la resolución, la prohibición de la UE no ha puesto en riesgo el desarrollo del sector, y destaca el potencial para innovar e investigar métodos alternativos cuyos efectos van más allá de la industria cosmética.

Cosméticos importados

Los eurodiputados subrayaron que aunque la prohibición se respeta en Europa, se necesita una información más completa y fiable sobre todo de los cosméticos que se importan del exterior de la Unión Europea. La UE debe asegurarse de que no recibe productos que se han probado con animales en otros países.

Los diputados de la Eurocámara reconocieron que algunos ingredientes no sólo se utilizan en cosméticos, sino también en productos farmacéuticos, químicos o alimentos, y éstos pueden haber sido probados en animales. La Unión, en su opinión, debería aumentar su apoyo para desarrollar más métodos de ensayos alternativos.

El bienestar animal, una prioridad para los ciudadanos europeos

La resolución del Parlamento refleja la opinión de los ciudadanos. El 90% de ellos, según una encuesta del Eurobarómetro de 2016, están de acuerdo en que es importante establecer normas exigentes para el bienestar de los animales que sean reconocidas en todo el mundo. El 89% afirma que la Unión debe hacer más por promover una mayor concienciación de la importancia del bienestar de los animales a escala internacional.