Compartir esta página: 

Consulte nuestra infografía para saber cómo gestionan los europeos sus residuos municipales, principalmente generados por los hogares.

Aunque los residuos municipales representan menos de una décima parte del total de 2.500 millones de toneladas de residuos generados anualmente en la UE, son muy visibles y tienen una naturaleza compleja, debido a su composición, múltiples fuentes y vínculo con patrones de consumo.

 

Durante la sesión plenaria de abril en Estrasburgo, los eurodiputados votaron la actualización de las normas de gestión de residuos, que incluyen nuevos objetivos vinculantes para el reciclaje, el envasado y el vertido. El objetivo de estas nuevas reglas es promover el cambio hacia un modelo más sostenible conocido como la economía circular deseada en la Unión Europea. 


Infografía sobre la proporción de residuos por sector en la UE. 

Gestión de residuos

Evitar la creación de residuos es la opción más favorable para el medio ambiente.


Sin embargo, cada objeto que consumimos, tarde o temprano se convierte en un residuo que necesita tratamiento.


Según la "jerarquía de gestión de residuos", consagrada en las normas de la UE, la prevención y la reutilización y el reciclaje son las opciones preferidas, mientras que otras opciones como la quema de residuos para obtener energía y la eliminación a través de vertederos son las opciones más dañinas para el medio ambiente y la salud, aunque resulten baratos.

Infografía sobre los objetivos de la UE para los residuos municipales en los Estados miembros, así como la situación actual. 

Estadísticas

 

Según las estadísticas de 2016, el 47% de los residuos municipales en la UE se recicla o composta. Sin embargo, las prácticas de gestión de residuos varían mucho entre los países miembros y bastantes países siguen vertiendo grandes cantidades de residuos municipales.

Los vertederos son prácticamente inexistentes en Europa noroccidental -Bélgica, Países Bajos, Suecia, Dinamarca, Alemania, Austria y Finlandia-, donde la incineración desempeña un papel importante junto con el reciclaje.

 

Alemania y Austria también son los principales países de reciclaje de Europa.

 

Los vertederos en cambio siguen siendo populares en el este y el sur de Europa en al menos doce países.

 

Más del 80% de los residuos acaban en vertederos en Malta, Grecia, Chipre y Rumanía, frente al 60% de Croacia, Letonia, Eslovaquia, Bulgaria y a más de la mitad de España, Hungría, Chequia y Portugal.

 

Otros países como Estonia, Luxemburgo, Francia, Irlanda, Eslovaquia, Italia, Reino Unido, Lituania y Polonia envían un tercio o menos de sus residuos a vertederos y también usan incineración. Más del 40%, excepto Estonia, de los residuos domésticos de estos países son reciclados.

El vertido de residuos disminuyó sustancialmente entre 2005 y 2016 en Estonia, Finlandia, Eslovenia, Reino Unido e Irlanda, así como en Rumanía, Bulgaria y Hungría.

 

En abril, los diputados al Parlamento Europeo votarán para actualizar las actuales normas de gestión de residuos, incluidos nuevos objetivos para el reciclaje, el envasado y el vertido de residuos.