Vehículos más seguros y menos contaminantes (vídeo)  

 
 

Compartir esta página: 

El Parlamento respalda reforzar la vigilancia y los requisitos en las pruebas de emisiones e imponer fuertes multas a los infractores.

El pleno del Parlamento Europeo dio su visto bueno, el 19 de abril de 2018, a un reglamento que refuerza los procedimientos para la homologación de los vehículos de motor y permite a la Comisión Europea evaluar el trabajo de los Estados miembros e imponer sanciones a los fabricantes.

Las reglas actualizan una directiva de 2007 y hacen que las pruebas y la aprobación de automóviles nuevos sean más transparentes.


Pruebas para vehículos nuevos


Las autoridades nacionales someten los vehículos nuevos a una serie de pruebas para certificar que cumplen con alrededor de 70 requisitos de acuerdo con su modelo, incluidos de seguridad, medioambientales y de producción, antes de que puedan comercializarse.


Más transparencia, control y sanciones


Las autoridades de homologación y los servicios técnicos ya no se financiarán con tasas abonadas directamente por los fabricantes de coches puesto que puede originar conflictos de intereses. Ahora serán los estados miembros los que cobrarán esas tasas a los países para evitar ese contacto directo con los centros de prueba y reforzar su independencia.


Las autoridades del mercado nacional deberán, por otro lado, realizar verificaciones puntuales de los automóviles que ya están en circulación para asegurar que los vehículos realmente respetan las normas.


La Comisión tendrá el poder de imponer multas de hasta 30.000 euros por vehículo a los fabricantes.


"Esta propuesta debería dar a los consumidores la confianza de que los automóviles que compran son exactamente lo que dicen que son", aseguró el eurodiputado británico Daniel Dalton, del grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos, responsable del Parlamento Europeo para esta negociación.


Aportación del Parlamento

Las nuevas reglas obligan a cada estado miembro a llevar un número mínimo de inspecciones sobre vehículos cada año, por ejemplo, al menos uno por cada 40.000 vehículos matriculados en ese país el ejercicio anterior. Al menos el 20% de esos exámenes deberán evaluar las emisiones. Para países con pocos vehículos registrados, el número mínimo será cinco.


Por último, los eurodiputados destacaron la importancia de que la Comisión Europea evalúe las medidas adoptadas y aplicadas por los Estados miembros.

La nueva regulación responde al escándalo de las emisiones de 2015.


El Parlamento Europeo constituyó a raíz de estas revelaciones una comisión especial de investigación sobre la manipulación de las pruebas de emisiones de fabricantes de automóviles como Volkswagen. Consulte el informe final de esta comisión.

Lea más detalles sobre el escándalo de las emisiones y qué hizo el PE para responder.