El presidente de la nueva comisión de Pesticidas asegura que el glifosato podría quedar prohibido antes de 2022 

 
 

Compartir esta página: 

Eric Andrieu preside la comisión especial creada en febrero para estudiar el procedimiento de autorización de pesticidas en la UE

El eurodiputado Eric Andrieu, presidente de la comisión parlamentaria de Pesticidas 

El eurodiputado francés, del grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, explica cómo funcionará esta comisión parlamentaria, en una entrevista concedida antes de la primera audiencia pública de trabajo de la misma, el 15 de mayo de 2018.

Los Estados miembros han decidido renovar la autorización para la comercialización del glifosato como pesticida hasta 2022. ¿Por qué una comisión especial del Parlamento Europeo en 2018?

El hecho de que (los gobiernos nacionales de la UE) decidieran renovar (la licencia para) el uso de glifosato no responde a la cuestión de la controversia científica. Es irresponsable haber renovado (el permiso) sin tener más elementos que prueben que la molécula del glifosato y sus componentes no son tóxicos para la salud. Para proteger la salud de 500 millones de europeos, es necesario evaluar el protocolo existente y comprobar si necesita alguna mejora.

En su opinión, ¿cuáles deberían ser las primeras tareas de esta comisión?

Primero informaremos a todos los miembros que la componen. Luego evaluaremos cada paso del procedimiento de autorización y consultaremos a los interesados de la industria, ONG, científicos. Por último, haremos propuestas concretas para mejorar el protocolo.

Hay muchos intereses encontrados: agricultores, industria, ciudadanos... ¿Cómo planean resolver las tensiones?

Para nosotros lo primero es la salud de 500 millones de europeos. Las tensiones pueden existir, pero solo hay un objetivo.
Los agricultores, ¡por supuesto que usan glifosato!, pero cuando se les dice: "Si se revela que el glifosato es peligroso para la salud humana, ¿lo dejarían?" La respuesta es sí. Encontrarán una solución.
Los científicos son críticos sobre la elección de los estudios realizados por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés). Hay que ver cómo se realiza esa selección de estudios. Tenemos un papel que desempeñar ahí.
También debemos concienciar a la industria de las cuestiones éticas y vinculadas al impacto en la salud humana. No podemos permitir todo en nombre de la financiación de la economía. Elijo proteger la salud humana. Se trata de lograr que la industria reaccione de manera diferente.

El escándalo de los llamados “papeles de Monsanto”* ha despertado el interés del Parlamento Europeo y de los ciudadanos. ¿Qué puede hacer el Parlamento Europeo para garantizar que haya estudios científicos independientes?

* El escándalo de los “papeles de Monsanto” consistió en la revelación de documentos internos de la empresa dueña y productora de Roundup®, un herbicida cuya sustancia activa principal es el glifosato, que ponían en duda la credibilidad de algunos estudios utilizados por la UE en la evaluación de la seguridad de la sustancia.


Sin duda será necesario conceder más recursos a la ciencia independiente. Necesitamos evaluar esta opción. ¿Qué garantiza hoy que el informe elaborado por la EFSA sea independiente? ¿Qué garantiza que los “lobbies” (grupos de presión) no hayan intervenido? Por lo tanto, debemos proporcionar los medios para legislar, para garantizar que no podemos poner en duda la honestidad o la independencia de los estudios y las decisiones que se toman. La fusión Monsanto-Bayer vuelve a demostrar cómo las compañías concentran en unas pocas manos el control de lo que yo llamo “el mundo de los seres vivos”. Para mí esto es inaceptable.

El eurodiputado Eric Andrieu, presidente de la comisión parlamentaria de Pesticidas 

¿Deberíamos esperar cambios en la autorización del glifosato antes de tiempo?

La decisión (acerca de la autorización) fue tomada por la Comisión y el Consejo, y hasta ahora no ha sido impugnada ante los tribunales europeos. Yo solo no tengo los medios para hacerlo, de lo contrario lo habría hecho. Pero tras nuestro trabajo (en la comisión parlamentaria), no es improbable que solicitemos una reevaluación científica antes del final del mandato. Y en este caso, el glifosato podría quedar prohibido.

¿Qué les haría decir en diciembre de 2018 que esta comisión ha logrado su objetivo?

Si en diciembre hemos encontrado propuestas concretas para decirle a la Comisión "esto es lo que se debe hacer para garantizar que mañana los 500 millones de ciudadanos europeos consuman alimentos, respiren aire y beban agua con confianza", habríamos ganado nuestra apuesta. No hay semana sin un nuevo escándalo de salud. Debemos hacer todos los esfuerzos posibles para garantizar una mejor protección de la salud de los consumidores. Es nuestra responsabilidad. Debemos cumplir. No tenemos elección.


La comisión especial de Pesticidas fue creada, por decisión del pleno del Parlamento Europeo en febrero de 2018, con el objetivo de estudiar el procedimiento de autorización de pesticidas en la UE. Su creación responde a las preocupaciones surgidas en torno al uso del glifosato como pesticida y los riesgos que entraña. Los Estados miembros renovaron la licencia de comercialización del glifosato como pesticida durante cinco años en noviembre de 2017.
El Parlamento Europeo quiere que este herbicida quede prohibido en 2022.
El 12 de marzo, los miembros de la nueva comisión eligieron a su presidente y vicepresidentes en un primer encuentro. Dos eurodiputadas españolas forman parte de los 30 miembros de esta comisión: la “popular” Pilar Ayuso y la socialista Clara Aguilera.

*Toda recomendación de la comisión especial se presentará a las comisiones permanentes competentes del Parlamento que, en su caso, le darán seguimiento.