Lucha contra el fraude del kilometraje en automóviles de segunda mano 

 
 

Compartir esta página: 

El kilometraje de hasta el 50% de los vehículos de segunda mano comercializados en la UE ha sido alterado, con un impacto en consumidores, seguridad vial y medio ambiente.

Los eurodiputados están presionando para que se tomen medidas más duras para poner fin a la práctica ilegal de alteración del cuentakilómetros, que conlleva un aumento injusto del precio de vehículo entre 2.000 y 5.000 euros.

La investigación muestra que la manipulación del kilometraje es mucho más frecuente en las ventas transfronterizas de automóviles. Aproximadamente entre el 30% y el 50% de los vehículos de segunda mano importados tienen cuentakilómetros alterados, en comparación con entre el 5% y el 12% de las ventas nacionales. La probabilidad de comprar un automóvil importado con kilometraje alterado es mucho más alta en algunos países como Bulgaria, Croacia y Chipre donde puede llegar al 80%.
 

Propuesta del Parlamento

 

El Parlamento quiere medidas más estrictas para evitar la manipulación del cuentakilómetros y propone algunas recomendaciones concretas que podrían reducir la pérdida económica causada por este fraude:

  • Creación de bases de datos nacionales e intercambio obligatorio de lecturas de kilometraje en toda la UE. "Car-Pass" en Bélgica y "Nationale AutoPas" en Holanda son dos ejemplos.

  • Reconocimiento de la alteración del cuentakilómetros como un delito en toda la UE. Actualmente está prohibido en 25 Estados miembros (todos los países miembros de la Unión, excepto Chipre, Letonia y Portugal) pero las sanciones varían de hasta dos años de prisión en Francia a una multa de 226 euros en Eslovaquia.

  • Registro regular de las lecturas de kilometraje de los vehículos durante las inspecciones técnicas.

  • Integración de soluciones tecnológicas a prueba de manipulaciones por parte de los fabricantes de automóviles. Aplicar la denominada tecnología de “cadena de bloques” en este ámbito es una de las posibles medidas.

Hechos y cifras

 

El impacto del fraude en Europa se estima entre 5.600 y 9.600 millones de euros al año y afecta a los concesionarios de automóviles de segunda mano, compañías de alquiler, aseguradoras, fabricantes y consumidores.

Crea costes para los consumidores, no solo porque pagan más de lo que vale el vehículo, sino porque tienen que hacer frente a gastos inesperados de mantenimiento y reparación. Además, hay más vehículos inseguros en las carreteras, y a menudo son más contaminantes.

Una encuesta de la Comisión Europea revela que la práctica afecta negativamente la confianza de los consumidores y que el mercado de automóviles de segunda mano de la UE es uno de los sectores menos fiables.

 

Próximos pasos

 

El Parlamento debatirá (30 de mayo) y votará (31 de mayo) una nueva resolución para desarrollar nuevas garantías contra la manipulación del cuentakilómetros, tras lo cual la Comisión Europea trabajará en una propuesta legislativa.

 

Actualización

El 31 de mayo, el pleno del Parlamento Europeo votó una nueva resolución para desarrollar nuevas garantías contra la manipulación del kilometraje en los coches de segunda mano, tras lo cual la Comisión Europea trabajará en una propuesta legislativa.