Respuestas de la UE al cambio climático 

 
 

Compartir esta página: 

La lucha contra el cambio climático es una prioridad para el Parlamento Europeo. A continuación detallamos las medidas en las que trabaja la UE.

Ilustración sobre los efectos del cambio climático. Foto de Ezra Comeau-Jeffrey on Unsplash. 

Limitar el aumento del calentamiento global a un máximo de 2°C

La temperatura mundial media ha aumentado significativamente desde la revolución industrial y la última década (2008-2017) fue la década más cálida registrada . De los 17 años más cálidos, 16 han transcurrido desde el 2000.

Los datos del Servicio de Cambio Climático de Copérnico muestran que 2018 también fue uno de los tres años más cálidos registrados en Europa. La mayoría de las pruebas indican que esto se debe al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por la actividad humana.

La temperatura media global es hoy 0,85°C más alta que a fines del siglo XIX. Los científicos consideran un aumento de 2°C en comparación con los niveles preindustrializados como un umbral con consecuencias peligrosas y catastróficas para el clima y el medio ambiente.

Por esta razón, la comunidad internacional está de acuerdo en que el calentamiento global debe mantenerse por debajo de un aumento de 2°C.

¿Por qué es importante la respuesta de la UE?

Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, la Unión Europea es el tercer emisor de gases de efecto invernadero más grande del mundo, después de China y EEUU. El sector energético fue responsable del 78% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE en 2015.

Los esfuerzos comunes de mitigación son clave ya que el cambio climático afecta a todos los países de la UE, aunque no de la misma manera. Se prevé que el calor extremo y las lluvias sigan afectando a la región mediterránea, mientras que los países de la región continental estarán más expuestos al desbordamiento de ríos y a los incendios forestales.

Los esfuerzos de la UE están dando sus frutos. En 2008, la Unión se fijó el objetivo de reducir estas emisiones en un 20%, en comparación con los niveles de 1990, para 2020. En 2015, la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero en la UE ya representó una disminución del 22% frente a los niveles preindustriales.

Consulte nuestras infografías sobre el cambio climático en Europa.

La UE y la política internacional de cambio climático

La UE es un actor clave en las negociaciones sobre el clima de la ONU. En 2015, ratificó el Acuerdo de París, el primer acuerdo mundial para combatir el cambio climático. Su objetivo es mitigar el cambio climático y mantener el aumento de la temperatura global en 1,5°C en comparación con los tiempos preindustrializados.

Según el Acuerdo de París, la UE se comprometió a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 40% por debajo de los niveles de 1990 para 2030.

Ha puesto en marcha varias medidas para alcanzar este objetivo.

Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero

La UE ha implantado diferentes tipos de mecanismos según el sector.

Para reducir las emisiones de las centrales eléctricas y la industria, la UE ha establecido el primer mercado importante de carbono con el Sistema de comercio de emisiones (ETS, por sus siglas en inglés), las empresas tienen que comprar permisos para emitir dióxido de carbono (CO2), por lo que cuanto menos contaminen, menos pagan. Este sistema cubre el 45% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la UE.

Para los otros sectores, como los edificios o la agricultura, las reducciones se lograrán a través de los objetivos de emisiones nacionales acordados, que se calculan, sobre la base del producto interior bruto per cápita de los países.

Con respecto al transporte por carretera, en la primavera de 2019, el Parlamento Europeo respaldó las legislaciones para reducir las emisiones de CO2 en un 37,5% para los automóviles nuevos, el 31% para furgonetas y el 30% para los camiones nuevos para 2030.

La UE también quiere utilizar el poder de absorción de CO2 de los bosques para combatir el cambio climático. El Parlamento votó en 2017 un reglamento para prevenir las emisiones resultantes de la deforestación y el cambio de uso de la tierra.

Obtenga más información sobre las medidas de la UE para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Abordar el desafío energético

La UE también lucha contra el cambio climático con una nueva política de energía limpia adoptada por el Parlamento en 2018. El objetivo es aumentar la proporción de energía renovable consumida al 32% para 2030 y crear la posibilidad de que las personas produzcan su propia energía verde.

Además, la UE quiere mejorar la eficiencia energética en un 32,5% para 2030 y ha adoptado legislación sobre edificios y electrodomésticos.

Descubra más sobre las medidas de la UE para promover la energía limpia.

Fondos de la UE para el clima

Los objetivos de mitigación y adaptación al clima se integran en los principales programas de gasto comunitario. La UE acordó que al menos el 20% de los gastos relacionados con el clima durante el periodo 2014-2020, incluido el programa LIFE de 3.400 millones de euros.