El Parlamento quiere condiciones laborales más flexibles y seguras 

 
 

Compartir esta página: 

Una nueva resolución del PE propone establece un conjunto de derechos para mejorar la previsibilidad y la seguridad sobre las condiciones y obligaciones de los trabajadores.

El eurodiputado liberal español, Enrique Calvet Chambon, responsable de la propuesta.  

Los eurodiputados aprobaron el 16 de abril las nuevas normas sobre la duración del período de prueba, las horas de trabajo y los contratos restrictivos. Las normas contemplan que los nuevos empleados todos, incluidos aquellos con contratos atípicos y con trabajos no tradicionales, obtengan un paquete de información ampliada sobre sus responsabilidades y condiciones de trabajo. Una vez que el Consejo las apruebe, los Estados miembros tendrán tres años para aplicarlas.

Lea nuestra entrevista con el eurodiputado liberal español Enrique Calvet Chambot, encargado de las nuevas reglas.

La flexibilidad y la digitalización cada vez mayores del mercado de trabajo conllevan tipos de empleo nuevos y diferentes.  ¿Cuáles son los beneficios y los retos de esta tendencia?

Las nuevas tecnologías y la digitalización están generando nuevas formas de empleo, relaciones de trabajo, incluso, nuevo concepto de trabajador y también, por qué no decirlo, poniendo a prueba a nuestros mercados de trabajo, los límites de las reglas de derecho del trabajo y la protección social. Beneficios puede haber muchos, no se puede cerrar los ojos ante la llegada de formas de trabajo más flexibles, más imaginativas y más adaptables. Es evidente que Europa quiere evitar la explotación y cualquier falta de protección incompatible con el modelo social europeo, especialmente la de los trabajadores destinados a estas nuevas formas de trabajo. Se trata de alcanzar un equilibrio de “flexi-protección” para los trabajadores.

Los nuevos modelos de negocios no aclaran si los trabajadores son autónomos o empleados. ¿Se aplicarán las nuevas normas a plataformas como Uber o Deliveroo?

Las nuevas reglas serán aplicables a la persona que realice un trabajo remunerado para otra, que le dirige y de quien depende. Los trabajadores de plataformas estarán incluidos y se puede decir que es un colectivo que motiva esta directiva. Con relación al tema de los autónomos, el Parlamento ha querido ser claro, recogiendo en su informe una exclusión expresa del autónomo genuino y voluntario que defendí durante las negociaciones con el Consejo.

¿Qué cambiará en comparación a las normas actuales?

La nueva directiva establece unos derechos sociales mínimos universales en Europa, esa es la gran novedad. Esos derechos podrían considerarse la semilla de un marco amplio de mercado de trabajo europeo, algo muy necesario para que el proyecto europeo gane solidez. De manera concreta destacaría la limitación temporal del período de prueba, que no podrá superar de manera general los seis meses, el derecho a trabajar para otros empleadores, con prohibición de las denominadas «cláusulas de exclusividad» o de «incompatibilidad», el derecho a recibir la formación estipulada para el desarrollo del trabajo de manera gratuita y dentro del horario laboral o el derecho a que el trabajador cuente con garantías concretas para dotar de una mínima previsibilidad a formas de empleo que, por naturaleza, son poco previsibles, como ocurre en los contratos de trabajos a demanda o similares.

Una aportación novedosa que defendió el Parlamento con relación a los contratos de trabajo a demanda, o similares, es prever que cuando se cancele unas horas de trabajo ya aceptadas por el trabajador, más allá de un preaviso, el empleador deba pagarlas como si se hubieran realizado.

Esta entrevista fue publicada por primera vez el 15 de noviembre de 2018 y actualizada el 16 de abril de 2019, después de que el pleno aprobara el acuerdo con el Consejo.

Más información sobre esta cuestión en nuestro resumen sobre cómo la UE mejora los derechos y las condiciones laborales de los trabajadores.